La desaparición de un lago antártico gigante que inquieta a los científicos

Imágenes del lago cubierto de hielo (izquierda) y la dolina después de que las aguas desaparecieron (derecha). (Warner et al., Geophysical Research Letters, 2021)

 

Un gigantesco lago en la Antártida desapareció de forma repentina durante el invierno de 2019, en una nueva muestra de los efectos del cambio climático en las zonas más frías de la Tierra.

Por Infobae

El hallazgo, realizado gracias a observaciones satelitales analizadas por un grupo internacional de científicos, fue presentado en un estudio publicado en la revista Geophisical Research Letters.

Los investigadores estiman que el lago, ubicado en la plataforma de hielo Amery en la Antártida oriental, contenía entre 600 y 750 millones de metros cúbicos de agua: más que toda el agua del puerto de Sydney o aproximadamente el doble del volumen de la Bahía de San Diego.

Varios glaciares en la Antártida oriental, incluido el glaciar Lambert, comparten la misma ruta hacia el océano a través de la plataforma de hielo Amery (Wikipedia)

 

De acuerdo a los científicos, lo más probable es que el enorme depósito se haya vuelto demasiado pesado para la capa de hielo que lo sostenía.

“Creemos que el peso del agua acumulada en este lago profundo abrió una fisura en la plataforma de hielo debajo del lago, un proceso conocido como hidrofractura, que hace que el agua drene hacia el océano debajo”, dijo al medio Science Alert el glaciólogo Roland Warner, de la Universidad de Tasmania .

Según las imágenes satelitales, el lago se vacío en tres días, con una pérdida de agua que fue comparable con el caudal de las Cataratas del Niágara, de acuerdo los científicos.

El fenómeno alarma a los científicos porque cuando estos lagos atraviesan plataformas de hielo inestables, hace que esa agua se sume directamente al volumen de agua del océano, lo que a su vez impacta directamente en el aumento del nivel del mar.

Las mediciones del satélite ICESat-2 de la NASA también registraron cambios en la elevación de la plataforma de hielo como resultado del desplazamiento del agua, con la región afectada que rodea el lago que se elevó hasta 36 metros.

La creciente aparición de lagos y arroyos de agua de deshielo en la superficie de la Antártida generalmente se considera una evidencia del cambio climático. Por eso, los investigadores dicen que, si bien por el momento aún no sabemos si los eventos de hidrofractura están vinculados al calentamiento del planeta, hay que seguir investigando el fenómeno.

“Se ha proyectado que el derretimiento de la superficie de la Antártida se duplicará para 2050, lo que genera preocupaciones sobre la estabilidad de otras plataformas de hielo”, escriben los investigadores en su estudio, señalando que “los procesos como la hidrofractura y la flexión siguen estando poco estudiados, y los modelos de capas de hielo aún no se incluye un tratamiento realista de estos procesos“.

Después de la desaparición del lago en el invierno de 2019, el lago comenzó a llenarse nuevamente cuando el deshielo se recuperó en el verano de 2020, alcanzando un flujo máximo de más de 1 millón de metros cúbicos de agua por día que fluye hacia la cavidad helada que quedó atrás, llamada dolina.

No está del todo claro si este lago más nuevo también desaparecerá a través de fracturas en el hielo, o cuándo podría ocurrir, pero es posible que el agua de deshielo acumulada en la dolina ya se esté filtrando al océano.

“Parece que la fractura se reabrió brevemente durante la temporada de deshielo del verano de 2020, por lo que ciertamente es un sistema a tener en cuenta”, dijo Warner.

“Este evento plantea nuevas preguntas sobre qué tan comunes son estos lagos profundos cubiertos de hielo en las plataformas de hielo y cómo evolucionan”, concluyó el investigador.