La teoría conspirativa que vincula el derrumbe en Miami con “pruebas de choque” cerca de la costa de Florida

Imagen del USS Gerald R. Ford (EFE/EPA/US NAVY/MCSN/Jackson Adkins)

 

Mientras aún se desconocen las causas que produjeron el derrumbe del edificio en el condominio Chambler Towers de Miami el jueves pasado, surgieron todo tipo de teorías. Una de ellas vincula la tragedia a las “pruebas de choque” de un nuevo buque de guerra de la Marina de Estados Unidos frente a la costa de Florida.

Por Infobae

Una de las preguntas que muchos se hacen es si estos tests realizados el 18 de junio en el pueblo Ponce Inlet de Florida, ubicado a unos 400 kilómetros de Surfside, pudieron haber desencadenado el derrumbe unos días después, aproximadamente a la 1:30 de la madrugada (hora local) del 24 de junio.

El USS Gerald R. Ford se encontraba a unos 160 kilómetros de Ponce Inlet, en el condado de Volusia, cuando se detonó un explosivo de 18.100 kilogramos en el agua. La explosión fue tan fuerte que registró una intensidad de 3,9 en términos sísmicos.

“(Los investigadores) van a comprobarlo”, declaró la semana pasada Abieyuwa Aghayere, profesor de ingeniería forense de la Universidad de Drexel, al diario estadounidense Miami Herald.

Paul Earle, sismólogo del Centro Nacional de Información Sísmica (NEIC, por sus siglas en inglés) del Servicio Geológico de Estados Unidos, con sede en Golden, Colorado, aseguró que no cree que los dos sucesos estén relacionados.

“Dada la magnitud de la explosión, la distancia del edificio y el tiempo transcurrido entre la explosión y el derrumbe, no vemos ningún mecanismo razonable para que la explosión de la Marina del 18 de junio haya desencadenado el derrumbe del condominio del área de Miami Beach el 24 de junio”, afirmó, de acuerdo a Miami Herald. “Cada año se producen unos 300 terremotos de tamaño similar a la explosión de la Marina en los Estados Unidos contiguos, y ninguno de ellos ha desencadenado el derrumbe de un edificio importante”, agregó.

Earled añadió que 3,9 no está clasificado como un gran terremoto. “California los tiene con bastante frecuencia”, señaló.

El lunes, la capitana de corbeta Desiree Frame, oficial de asuntos públicos del USS Gerald R. Ford, desmintió la teoría de una conexión entre el colapso y las pruebas de choque del buque frente a la costa de Florida.

“No hemos visto nada que relacione las pruebas de choque con el terrible suceso de la semana pasada en el sur de Florida”, dijo al Miami Herald.

“Puedo asegurar que cuando hacemos estas pruebas de choque hay una gran variedad de factores ambientales y de seguridad que se tienen en cuenta. Sabemos que tenemos que hacer este tipo de pruebas para el casco de nuestros principales buques, como los portaaviones, que es una oportunidad importante para evaluar la integridad estructural del casco, y su capacidad para soportar una explosión de ese tamaño, pero tenemos en cuenta la ubicación, la profundidad del agua, la hora del día, los patrones de migración de la vida marina, etc. Hay muchos factores que se tienen en cuenta para asegurarse de que sea lo más seguro posible”, explicó al Miami Herald.

En cuanto a la teoría actual sobre la causa de la tragedia, seis expertos en ingeniería declararon el sábado al diario estadounidense que, basándose en las pruebas disponibles, lo más probable es que una columna estructural o una losa de hormigón situada debajo de la cubierta de la piscina cediera y se derrumbara sobre el garaje de abajo, provocando el hundimiento de la torre.