Bill Cosby, de afable padre de familia a depredador sexual

(ARCHIVOS) En esta foto de archivo tomada el 26 de abril de 2018, el actor y comediante Bill Cosby sale del Palacio de Justicia después del veredicto en el nuevo juicio de su caso de agresión sexual en el Palacio de Justicia del Condado de Montgomery en Norristown, Pensilvania. – Un tribunal de EE. UU. Anuló la condena del comediante Bill Cosby por drogar y agredir sexualmente a una mujer hace 15 años, el 30 de junio de 2021, lo que permitió su liberación de la prisión. (Foto de DOMINICK REUTER / AFP)

 

Pionero de los afroestadounidenses en la televisión, comediante aclamado, encarnación del padre ideal, filántropo… Bill Cosby fue todo eso antes de transformarse en un paria acusado por decenas de mujeres de agresión sexual.

La Corte Suprema de Pensilvania anuló este miércoles su condena a pasar de tres a nueve años en prisión por haber drogado y abusado de una joven invitada a su casa en 2004.

Este nuevo fallo le permitió, a los 83 años, recuperar su libertad tras pasar más de dos años en una cárcel estatal. Pero se basa en cuestiones de procedimiento y no borrará la mancha que dejó su juicio.

Durante las tres semanas de audiencias en abril de 2018, se le vio cansado y dijo estar parcialmente ciego, y se mantuvo sin decir una sola palabra mientras seis mujeres relataban sus supuestos abusos, entre ellas Andrea Constand, la única que había logrado llevarlo a juicio por no estar prescritas sus acusaciones.

Una imagen que chocaba con la del hombre que había sido: lanzado, de carisma natural y voz ronca, capaz de hacer reír al público con un simple alzar de cejas.

William Henry Cosby Jr. fue el primer actor afroamericano que ocupó un rol protagónico en una exitosa serie televisiva, “I Spy”. Fue el primer afromaericano en ganar un Emmy, el mayor premio de la televisión estadounidense, por su papel en esta serie en 1966. Y ganó otros dos en 1967 y 1968, algo nunca visto en la época.

Antes de la televisión, Cosby trabajó en teatro, y fue sobre sus escenarios que comenzó a imprimir su marca en la cultura popular de Estados Unidos.

Sus shows unipersonales marcaron a varias generaciones de humoristas, con Jerry Seinfeld a la cabeza, por su capacidad de trasladar a un auditorio su universo, al tiempo que utilizaba un lenguaje desprovisto de toda vulgaridad.

Aunque pasó también por el cine (“Uptown Saturday night” con Sidney Poitier en 1974, y “Bob y Carole y Ted y Alice”, entre otras), fue en la televisión que se consagró, sobre todo con “El show de Bill Cosby” que creó y que se emitió entre 1984 y 1992.

Esta serie sobre una familia negra burguesa, unida en torno a la figura patriarcal de Cliff Huxtable, un respetado ginecólogo con un gran sentido del humor, le valió dos Globos de Oro y muchos otros galardones, y se transformó en uno de los más grandes sucesos de la historia de la televisión.

“No tendríamos probablemente” un Barack Obama en la Casa Blanca “si no hubiéramos tenido The Cosby Show”, estimó en 2013 la presentadora televisiva negra Oprah Winfrey. “Porque The Cosby Show hizo descubrir a Estados Unidos una manera de ver a los afroamericanos y la cultura negra que no conocían”.

– Padre ideal –

Con su imagen de padre ideal que fuera de pantallas hacía apología de los valores familiares y alentaba a los jóvenes afroamericanos a no abandonar sus estudios, Cosby se convirtió en un ejemplo para la comunidad afroestadounidense.

Su caída fue traumática, y muchos de sus admiradores se sintieron traicionados. Acusado por más de 60 mujeres de acoso, agresión sexual o violación, encarnaba un ascenso social increíble.

Nacido el 12 de julio de 1937 en Filadelfia (este), el actor creció con una madre que se ocupaba de tareas de limpieza, un padre que era cocinero en la Marina y tres hermanos, mientras se ganaba rápidamente una reputación de payaso en su clase.

Tras entrar a la Marina a fines de la década de 1950, obtuvo gracias a sus habilidades atléticas una beca para la Universidad Temple en Filadelfia en 1961, antes de debutar como comediante en escenarios de teatros de improvisación.

Durante largo tiempo fue administrador honorario de Temple, y fue despedido del consejo de administración en 2014, cuando comenzaban a conocerse las denuncias de agresión sexual contra su persona. A fines de 2015 fue inculpado formalmente de agredir sexualmente a Constand.

Perdió muchos otros títulos honoríficos y casi todos sus apoyos mediáticos, como el de la cantante Jill Scott o el de la actriz Whoopi Goldberg.

Durante su segundo proceso ninguna celebridad fue a apoyarlo al tribunal.

Su esposa Camille, con quien tuvo cinco hijos -uno de los cuales, Ennis, fue asesinado a balazos en 1997- aún continúa a su lado clamando por su inocencia. /AFP