Diversión, abrazos y travesuras: Así recuerdan los príncipes Harry y William a su madre

Foto archivo: Shutterstock

 

La muerte de la princesa Diana en 1997 ha marcado las vidas de sus hijos, los príncipes Harry y William, que tenían en ese momento 12 y 15 años de edad, respectivamente. Desde ese instante, nada volvió a ser igual para ellos y han tenido que cargar con el gran peso de la pérdida y el duelo durante estos 24 años que han pasado sin el apoyo y la figura fundamental de su madre. Después del trágico accidente que le costó la vida a Lady Di, los dos hermanos han recordado en numerosas ocasiones el trauma que vivieron por este doloroso suceso que marcó su niñez y juventud pero también han hablado con orgullo del legado personal y social que dejó la Princesa. “Cuando ella murió, hubo tal efusión de emoción y de amor que fue bastante impactante. Fue bonito al mismo tiempo, y fue asombroso. Ahora mirando hacia atrás, fue admirable que nuestra madre tuviera un enorme efecto en tanta gente”, recordaba el príncipe Harry en un documental para la BBC1 donde ambos participaron.

Por Hola México

Durante mucho tiempo, ninguno de los hermanos se ha sentido cómodo al hablar de su madre ni de su trágico final pero el impacto tan positivo que causó en millones de personas en todo el mundo les ha empujado a recordarla como se merece. Sobre el duelo hablaba el príncipe William en una entrevista para GQ donde reconocía que, más de 20 años después de su fallecimiento, “puedo hablar de ella más abiertamente, más honestamente y recordarla mejor”. Ambos se han sentido en la obligación de devolverle todo el cariño y el amor que les brindó y “cumplir nuestros deberes como hijos para protegerla”. Diana se convirtió en una figura de la realeza próxima al pueblo, en un ejemplo para todos aquellos que querían luchar por los derechos humanos y en un icono de estilo. Pero, si algo llevó con orgullo la princesa de Gales, fue su título de madre.

A pesar de que el dolor ha estado presente durante estos 24 años, la felicidad que provocan los buenos recuerdos ha sido mayor para los duques de Cambridge y de Sussex, quienes han descrito a su madre como “muy informal”, “inquieta” y “traviesa”. En el documental Diana, nuestra madre: su vida y legado, que se estrenó en 2017 para conmemorar su figura, los hermanos hablaron sobre alguno de los momentos más bonitos que pasaron con ella. Lady Di era fiel a todos los eventos que tenían relación con sus hijos por lo que asistía como espectadora a los partidos de fútbol en los que jugaban, a pesar de la presencia de la prensa. Ellos lo recuerdan como algo muy divertido, ya que los animaba a “traficar” con golosinas y chocolate y guardarlos para después disfrutar de un festín todos juntos.

El príncipe William contó en el documental que uno de los mejores recuerdos que tiene de su madre es cuando, con apenas 12 o 13 años de edad, la princesa Diana trajo al palacio de Kensington a personalidades icónicas como Cindy Crawford o Naomi Campbell. “Tenía carteles de ellas en mi pared y me puse rojo, no sabía muy bien qué decir y, algo torpe, creo que me caí por las escaleras”, confesaba divertido el duque de Cambridge. Su hermano pequeño explicaba que cuando la gente le pregunta por algún momento gracioso junto a su madre todo lo que puede hacer es “escuchar su risa en mi cabeza”. Aun así, la describe como “una niña de principio a fin” que les decía constantemente: “Sed tan traviesos como queráis, pero que no os pillen”.

Para leer más, ingresa aquí