Muguruza “resbala” en tercera ronda de Wimbledon

Garbiñe Muguruza // EFE/EPA/FILIP SINGER/Archivo

 

 

 

Garbiñe Muguruza no pudo prolongar su candidatura al título de Wimbledon y, en el duelo de tercera ronda, cedió ante la tunecina Ons Jabeur (5-7, 6-3 y 6-2) que logró el acceso a octavos de final.

La española, que encarriló la clasificación después de un gran primer set, no pudo meterse entre las dieciséis mejores cuatro años después, en su primer partido en la central desde que la inaugurara en la edición de 2018.

Los golpes variados y las dejadas de la tunecina terminaron por quebrar a la española, sobre todo en un agotador segundo parcial. Jabeur, que venía lanzada en hierba, con el título en Birmingham y la participación en Eastbourne, avisaba de su gran nivel en la superficie con la victoria ante Venus Williams en la ronda anterior, pero ante Muguruza se terminó por destapar.

Pese a perder un primer set con cinco roturas entre ambas y en el que Muguruza terminó por los suelos, con una caída que no tuvo consecuencias físicas, se rehizo a la perfección en el segundo, aprovechándose de una Muguruza incapaz de convertir sus oportunidades. La española perdió los seis puntos de rotura de los que dispuso en el segundo parcial y ahí se le marchó el partido. Con set iguales, Jabeur era dueña y señora del partido, mientras que Muguruza estaba cabizbaja y superada por la situación.

En cuanto el partido se alargó, no fue capaz de controlar los ritmos y de pillarle el truco a una Jabeur que estaba disfrutando sobre la pista, variando direcciones, golpeos y logrando una de las mejores victorias de su carrera para acceder por primera vez a los cuartos de final del ‘major’ londinense.

La tunecina es la primera mujer árabe en la historia en ganar un título y en meterse en los cuartos de final de un Grand Slam, después de hacerlo en el Abierto de Australia de 2020. Se enfrentará en octavos a la polaca Iga Swiatek, que pasó la tercera ronda por 6-0 y 6-1.

Muguruza cierra una participación en Wimbledon esperanzadora, la mejor desde que ganara en 2017, pero insuficiente para lo que se espera de una doble ganadora de Grand Slam y exnúmero uno del mundo.

EFE