El destino de los familiares de Hitler: De la persecución, a evitar la descendencia

Los familiares de Adolf Hitler. | Foto: Infobae

 

El padre del líder nazi no se apellidaba Hitler sino Alois Schicklgruber. Era un funcionario de aduana austríaco que en 1876, a los 39 años, pidió permiso para usar el nombre de su padrastro, Johann Georg Hiedler. Quien deformó el apellido fue el mismo Alois, quien no lo escribió de esa forma, sino Hitler. Nadie sabe por qué cambio la ortografía, pero así quedó para la historia.

Por Omar López Mato / Infobae

Después de casarse con una rica heredera, Alois tuvo varias aventuras amorosas que lo llevaron a divorciarse de su primera esposa. Una de sus amantes fue Klara Pölzl, nieta de Johann Nepomuk Hiedler, cuyo hermano Johann Georg Hiedler era el padrastro -algunos dicen que era en realidad el padre biológico- de Alois Hitler (ex Schicklgruber). Es decir, Klara y Alois eran de cierto modo parientes, aunque al día de hoy no se pueda afirmar qué tipo de parientes.

Durante su vida, Alois tuvo tres esposas. Anna Glass-Hörer -la rica heredera- de quien se divorció, y Franziska Matzelberger, que murió de tuberculosis, fueron las dos primeras. Finalmente, el 17 de enero de 1885, se casó con Klara Pölzl con quien tuvo 6 hijos, aunque solo dos llegaron a adultos: Adolf, nacido en abril de 1889, y Paula, nacida en junio 1896. Alois no se llevaba bien con su único hijo varón, que insistía en dedicarse al arte, mientras que su padre deseaba que fuese funcionario. Cuando Alois murió, en 1903, su hijo pudo iniciar su carrera artística, que claramente no fue exitosa y lo empujó hacia otros caminos.

Hitler y su hermana Paula. | Foto: Infobae

 

La relación entre Adolf y su madre era estrecha, pero un cáncer de pecho la llevó a la tumba en 1907, dejando a su hijo desolado. En cambio, con su hermana Paula la relación era distante pero cordial. Paula no estaba interesada en política ni tuvo relación con el partido nazi. Sólo en una oportunidad fue a ver en un acto de conmemoración de la fundación del partido nacional socialista en Núremberg, donde sin recurrir a privilegios parentales, adquirió su entrada como todo el mundo y permaneció en el anonimato. Nadie supo que estaba ahí la hermana del Führer.

Entre los hermanos solo intercambiaban cartas para sus respectivos cumpleaños. A veces él le mandaba algún presente. Durante los Juegos Olímpicos de 1936, Hitler le sugirió a su hermana que, para su seguridad, era mejor que se cambiase el apellido para que pudiera seguir trabajando. En ese entonces, Paula se desempeñaba en una compañía de seguros en Viena. Sin embargo, cuando terminó la guerra, la hermana del líder nazi fue capturada, interrogada y sus bienes fueron confiscados por el Gobierno estadounidense, a pesar de no haber participado del gobierno de su hermano. Una vez en libertad, volvió a Viena, y tras varios años de supervivencia con precarios trabajos, pasó en Hamburgo sus últimos días, hasta que falleció en junio de 1960.

Angela Maria Geli Raubal y Adolf Hitler. | Foto: Infobae

 

Con su media hermana, Angela Hitler, hija del matrimonio de Alois con Franziska Matzelberger, el Führer tampoco mantuvo una estrecha relación, aunque la menciona en su libro Mein Kampf. Angela se casó con Leo Raubal y tuvo dos hijos que llegaron a adultos, Leo Rudolf Raubal y Geli Raubal. Leo se parecía a su tío, razón por la cual durante la guerra hubo veces que se desempeñó como doble del Führer. Durante la batalla de Stalingrado fue tomado prisionero por los soviéticos y pasó diez años en prisión.

La relacion con Angela María Raubal, más conocida como Geli, fue más tormentosa y estrecha. Algunos sostienen incluso que el vínculo entre ella y el líder nazi fue la causante de su suicidio en 1931. Este episodio fue un escándalo en la opinión pública y estuvo cerca de impactar sobre la vida política de Hitler.

William Patrick Hitler (Wikipedia)

 

También del matrimonio de Alois y Matzelberger nació Alois Hitler II, hermanastro mayor del Führer. Alois Jr. tuvo dos hijos, William Patrick Hitler y Heinrich Hitler. William Patrick nació en Inglaterra, y su madre era una irlandesa llamada Bridget Dowling. El matrimonio con Alois se complicó por su actitud violenta, y finalmente, él volvió a Alemania donde se volvió a casar con Hedwig Heidemann. Por su doble casamiento, Alois fue enjuiciado por las autoridades alemanas. De este matrimonio alemán nació el otro hijo de Alois que se llamó Heinrich y fue el sobrino preferido de Hitler. Sin embargo, y al igual que Leo Raubal, murió a sus 21 años, luego ser capturado y torturado por los soviéticos.

Los únicos miembros de la familia Hitler que continúan vivos son los miembros de la rama inglesa, descendiente de William Patrick, quien decidió cambiar su apellido a Stuart-Houston. En 1929 Patrick viajó a Alemania y trató de beneficiarse con el ascenso político de su tío, quien le consiguió trabajo. Algunos sostienen que lo chantajeó para no contar algunos detalles escabrosos de la familia. En desacuerdo con las políticas de su tío, que irremediablemente llevarían a la guerra, volvió a Inglaterra donde escribió un artículo llamado Por qué odio a mi tío.

Jean-Marie Loret aseguró toda su vida que era hijo de Adolf Hitler. | Foto: Infobae

 

Como llevar ese apellido en Inglaterra era peligroso, lo cambió por Stuart-Houston. William viajó a Estados Unidos, dio conferencias organizadas por Randolph Hearst y se enroló en la marina americana para servir en el Pacífico. Vivió y murió en New York, donde crio a sus cuatro hijos: Alexander, Louis, Howard y Brian, quienes, al parecer, mantienen un pacto para evitar descendencia de la familia Hitler, aunque un tal Jean-Marie Loret dice ser hijo de Adolf Hitler, supuestamente concebido durante la primera guerra mundial, cuando era un cabo alemán que servía en el ejército al oeste de Lille.

Jean-Marie era muy parecido al dictador con quien compartía el mismo grupo sanguíneo. A fines de los 40?s, Jean-Marie se unió a la resistencia para luchar contra los nazis. En el 2018, uno de los hijos de Jean-Marie Loret ha pedido comparar su ADN con el de Hitler, aunque aún no se conocen los resultados.