Murió Jack Downing, el célebre espía de la CIA que reclutaba agentes en Beijing y Moscú durante la Guerra Fría

Jack Downing

 

Luego de retirarse de la actividad, volvió al ruedo en 1997 para desempeñarse como subdirector de operaciones de la agencia estadounidense a cargo de las tareas de espionaje en todo el mundo. Quienes trabajaron con él dijeron que era la “versión idealizada” de lo es un espía

Por Infobae

Jack Downing, un renombrado maestro del espionaje que se convirtió en el único oficial de la CIA que dirigió y reclutó agentes tanto en Beijing como en Moscú durante la Guerra Fría, y que luego abandonó su retiro en 1997 para revigorizar la desmoralizada rama clandestina de la agencia, murió el 27 de junio en su casa de Portland, Oregón (Estados Unidos). Tenía 80 años.

La causa fue un cáncer de colon, dijo su hija, Wendy.

Downing era el agente de campo consumado, dijeron sus colegas, un graduado de Harvard y veterano del Cuerpo de Marines que sirvió dos veces en Vietnam, hablaba chino y ruso con fluidez y se deleitaba recitando poesía china, así como desarrollando nuevas formas de evadir al KGB. “Era la versión idealizada de todo el mundo de lo que sería un espía”, señaló Jonna Mendez, antigua jefa de disfraces de la CIA.

A los 56 años, Downing fue sacado de su retiro para servir como subdirector de operaciones, encargado de supervisar las operaciones de espionaje en todo el mundo. George Tenet, que acababa de ser nombrado cuarto director de inteligencia de Estados Unidos en cinco años, recordó más tarde que la “experiencia de la agencia estaba disminuyendo”, con el servicio clandestino “en desorden”.

Imagen del logo de la Agencia Central de Inteligencia de EEUU (CIA). | Foto: Cortesía

 

La moral se había visto sacudida por las demandas por discriminación sexual y una serie de escándalos de espionaje, entre los que destacaba la revelación de que Aldrich Ames, un veterano de la CIA con 31 años de experiencia, era un agente doble que había estado espiando para los rusos durante casi una década. Fue detenido por el FBI en 1994 y posteriormente condenado a cadena perpetua, tras facilitar a los soviéticos una lista de agentes que trabajaban para las agencias de inteligencia occidentales.

A los dos años de su jubilación, Downing “tenía serias dudas sobre si volver”, declaró más tarde a The New York Times. Pero tenía un profundo apego al espionaje y a la empresa en la que había pasado casi tres décadas trabajando de forma encubierta, incluyendo giras como jefe de estación en las capitales comunistas de Moscú y Beijing.

Cuando finalmente aceptó liderar la Dirección de Operaciones, o DO, como se conoce a la división clandestina de la CIA, su nombramiento fue celebrado por los veteranos en la sede de Langley. Los periodistas lo compararon con George Smiley, el reservado protagonista de las novelas de espionaje de John le Carré, que es sacado de su retiro para ayudar a la inteligencia británica.

ENSAYO PARA EL DESFILE MILITAR DEL DÍA DE LA VICTORIA EN RUSIA

 

“Tengo una superestrella”, declaró Tenet.

Downing defendió un enfoque de vuelta a lo básico en materia de espionaje, al tiempo que intentaba aprovechar las nuevas tecnologías para mejorar la recogida de información. Entrevistó a los oficiales que habían dimitido en los dos años anteriores para averiguar el motivo, y las renuncias se redujeron al menos en un 50% durante su mandato.

Downing desarrolló una estrecha relación con el representante Porter Goss, republicano de Florida, un antiguo oficial de la CIA que presidió el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y que posteriormente fue nombrado director de la CIA por el presidente George W. Bush. Goss apoyó importantes aumentos presupuestarios, que permitieron a la agencia contratar a una oleada de nuevos oficiales y ampliar su presencia mundial, y saludó al jefe de espionaje desde el hemiciclo de la Cámara poco antes de que Downing se retirara en julio de 1999.

“Bajo el mando de Jack”, dijo, “los oficiales del DO han encontrado formas de penetrar en las células terroristas, de entrar en los gabinetes de los estados rebeldes y de detectar e interrumpir el movimiento de los narcóticos. Donde antes había malestar ahora hay un sentido de misión. Donde antes había aversión al riesgo ahora hay un sentimiento de confianza”.

Members of the cavalry parade down the Mall during the visit of China’s President Xi Jinping to London

 

A Downing no le faltaron críticas, entre ellas las que decían que estaba mal equipado para hacer frente a la amenaza del terrorismo. Más tarde afirmó que había reconocido la necesidad de mejorar los servicios de inteligencia en Irak y que “no dejaba de insistir en el tema”, según la historia de la CIA “State of War” (2006) del periodista James Risen, pero que nunca fue capaz de encontrar fuentes fiables en el país.

Aun así, aseguró que estaba orgulloso de haber aportado una nueva energía a las filas clandestinas, en parte mediante programas de formación renovados. Downing reinstauró un requisito de paracaídas, destinado en parte a fomentar la confianza y la camaradería, en el que todos los oficiales de operaciones debían saltar de un avión a 365 metros de altura.

“La gente corriente no es proclive a saltar de un avión”, declaró a The Washington Post en una entrevista de 1999, “y nosotros no buscamos gente corriente”.

La CIA o la Agencia Central de Inteligencia -recuerdan sus autores- fue fundada el 18 de septiembre de 1947 por el presidente Harry Truman. | Foto: Reuters

 

Jack Gregory Downing, el menor de dos hijos, nació en Honolulu el 21 de octubre de 1940. Su padre, oficial de la marina, sobrevivió al ataque japonés a Pearl Harbor, pero murió en combate en la batalla de Guadalcanal. Downing creció en casa de sus abuelos en Dallas, donde su madre se convirtió en compradora de alta costura en Neiman-Marcus, viajando a Europa para reunirse con diseñadores como Karl Lagerfeld y Rosita Missoni.

Tras graduarse en la Hill School, un internado de Pottstown (Pensilvania), Downing estudió chino e historia en Harvard. Obtuvo una licenciatura y un máster y fue reclutado por la CIA, pero no pasó la prueba física porque estaba enfermo, según su hija. Se alistó en el Cuerpo de Marines, alcanzó el rango de capitán y se dio de baja un viernes de 1967. El lunes siguiente se incorporó a la CIA.

Downing fue ayudante especial del almirante retirado de la Marina Stansfield Turner, director de la CIA bajo la presidencia de Jimmy Carter, y fue jefe de la división de Asia Oriental. A principios de la década de 1980, también se asoció con Tony Méndez, el jefe de disfraces de la CIA que se hizo conocido por sacar a seis rehenes estadounidenses de Irán, para desarrollar el equivalente a un curso de posgrado en espionaje.

“Se les ocurrieron nuevos engaños e ilusiones”, expresó Jonna Mendez, viuda de Tony y colaboradora en alguna ocasión. (Murió en 2019). “Al fin y al cabo, trabajábamos con la comunidad mágica de Hollywood. Si puedes desaparecer un elefante en un escenario, tal vez puedas desaparecer a un oficial de la CIA en Moscú en la calle. Y acabaron haciéndolo una y otra vez”, a menudo utilizando una técnica conocida como “transferencia de identidad”, en la que se hacía pasar a un agente u oficial por otra persona.

Embajada de EEUU en La Habana (Reuters)

 

Downing y Méndez enseñaron a los agentes a evadir la detección en ciudades como La Habana y Beijing, pero se vieron obligados a desarrollar nuevos métodos después de que uno de los graduados del curso, Edward Lee Howard, huyera a Moscú en 1985. Al año siguiente, Downing fue enviado a la ciudad como jefe de estación, durante un período traicionero en el que Ames estaba pasando información a los rusos pero aún no había sido descubierto.

Entre sus etapas en la CIA, Downing trabajó como vicepresidente en una empresa de consultoría. Más tarde se asoció con el ex director de la CIA Richard Helms para lanzar la Fundación Conmemorativa de los Oficiales de la CIA, que apoya a los hijos y cónyuges de los oficiales fallecidos en acto de servicio.

Entre los sobrevivientes se encuentran su esposa de 59 años, Suzanne Leisenring, de Portland; dos hijos, Wendy Downing, de Portland, y John G. Downing, de Truckee, California; una hermana y cuatro nietos.

Downing recibió la Medalla a la Inteligencia Distinguida y el premio Trailblazer de la CIA. En 1995, después de retirarse por primera vez, se le concedió otra clase de honor, según el libro de no ficción de Tony y Jonna Mendez “The Moscow Rules”. En una aparente propina a un digno adversario, recibió un libro de mesa impreso por los rusos, que consistía enteramente en fotos de vigilancia que lo mostraban conduciendo o caminando por las calles de Moscú.