Ola de calor provoca incendios e inundaciones en Canadá

Una foto de la entrada del “centro de enfriamiento” de emergencia del ayuntamiento de Toronto, el martes 12 de julio de 2005. EFE/Julio César Rivas/Archivo

 

Decenas de incendios forestales y varias inundaciones se han declarado en las últimas horas por las elevadas temperaturas en partes de Canadá, donde las autoridades de la costa del Pacífico siguen intentando establecer el número exacto de fallecidos por la ola de calor extremo iniciada hace una semana.

Pese a que la “cúpula de calor”, como se ha denominado este fenómeno meteorológico, se ha desplazado del oeste al interior del país, la provincia occidental de Columbia Británica, la más afectada, se enfrenta todavía a las consecuencias de las elevadas temperaturas.

Solo en las últimas 24 horas se han iniciado más de 60 incendios forestales en Columbia Británica, que también ha registrado más de 29.000 relámpagos en el mismo periodo de tiempo, según datos dados a conocer por las autoridades provinciales.

En total, hay en estos momentos unos 119 incendios forestales activos en la provincia, una cifra muy superior a lo normal para estas fechas y que anticipa graves problemas en las próximas semanas. El mayor, en los alrededores de la ciudad de Kamloops, tiene una extensión de 31.000 hectáreas.

LYTTON, DESTRUIDA

La pequeña localidad de Lytton, en el interior de Columbia Británica, donde el martes el termómetro rompió todos los récords históricos del país al alcanzar los 49,6 °C, quedó destruida en la últimas horas por un incendio que obligó a evacuar en pocos minutos a sus 250 habitantes.

Las autoridades dijeron este viernes que están investigando la muerte de un matrimonio en esa población. En un dramático video difundido por la radiotelevisión pública canadiense, CBC, y grabado por el hijo de la pareja muerta se puede ver cómo el fuego consume la vivienda de la familia.

En el video, el hijo Jeff Chapman, que buscó refugio en una vía férrea que pasa cerca de la propiedad, implora por sus padres sexagenarios, que intentaron protegerse en una trinchera excavada para reparar el sistema séptico. Cuando Chapman pudo volver a donde estaban sus padres solo descubrió sus restos calcinados.

La directora forense de Columbia Británica, Lisa Lapointe, señaló este viernes que las autoridades todavía no han podido confirmar esas muertes, porque no es posible acceder a Lytton con garantías de seguridad.

Mientras, la Policía intenta localizar a unas 1.000 personas que tuvieron que huir de la zona cuando se desencadenó el incendio en la noche del miércoles, que arrasó el 90 % de los edificios de Lytton.

Pese a la bajada de las temperaturas en Columbia Británica, las autoridades siguen manteniendo este viernes avisos de calor extremo en algunos puntos, porque las temperaturas todavía son más elevadas de lo habitual en estas fechas, con una sensación térmica por encima de los 40 °C cuando se contabiliza la humedad.

El Servicio Meteorológico de Canadá indicó en un comunicado que “este suceso con temperaturas récord aumentará el potencial de enfermedades relacionadas con el calor e incrementará el riesgo de incendios forestales por las condiciones de sequedad”.

Las autoridades de Columbia Británica siguen evaluando el número de muertes causada por la “cúpula de calor”, como se conoce el fenómeno meteorológico consistente en una montaña de aire caliente que “se ha quedado atascada” en las capas altas de la atmósfera.

El miércoles, Lapointe dijo que el número de muertes súbitas en Columbia Británica se había triplicado desde el pasado viernes hasta alcanzar las 486 y señaló que la mayoría podrían haber sido causadas por las temperaturas extremas.

PELIGRO DE DESBORDAMIENTO DE RÍOS

El calor en Columbia Británica también está haciendo que la nieve en las montañas se esté derritiendo a gran velocidad, lo que está empezando a provocar inundaciones.

Las autoridades han advertido que los dos principales ríos del interior de esa provincia, Upper Fraser y Chilcotin, están a punto de desbordarse.

Mientras la situación todavía es crítica en Columbia Británica, la “cúpula de calor” se encuentra estos momentos en el interior de Canadá, sobre las provincias de Alberta, Saskatchewan y Manitoba.

Esas áreas están hoy bajo una alerta de calor intenso, con temperaturas por encima de los 35 grados en localidades como Regina, Winnipeg y Saskatoon. El Servicio Meteorológico ha avisado que las condiciones extremas se mantendrán por lo menos hasta el sábado, aunque las temperaturas no volverán a lo que es normal hasta el lunes.

En la población de Lynn Lake, en el norte de Manitoba y en el borde con las regiones árticas de Canadá, la temperaturas han alcanzado los 38 °C casi ocho grados más que el anterior récord establecido en 1981.

En Churchill, también en Manitoba y conocida como la capital de los osos polares por la facilidad con que se pueden ver estos plantígrados, los termómetros se han situado en las últimas horas en 34 °C , tres grados más que la anterior máxima de 1976.

Y la ciudad de Winnipeg, que en el invierno habitualmente alcanza temperaturas inferiores a 30 grados °C bajo cero, se ha visto obligada a establecer centros de refrigeración para la población de la ciudad, ya que muchas viviendas no están preparadas para proteger a sus inquilinos de este calor.

EFE