Semana: Gustavo Bolívar, el Diosdado Cabello de Colombia

– Foto: león darío peláez-semana

 

 

 

Hoy, en plata blanca, el senador Gustavo Bolívar le hace más daño que bien a la candidatura presidencial de Gustavo Petro para 2022. Aunque es uno de sus hombres de confianza y defensor a ultranza de la Colombia Humana, sus constantes salidas en falso lo tienen en la picota y convertido en el Diosdado Cabello de Colombia. Cabello es la mano derecha de Nicolás Maduro, y el hombre más radical y polémico de ese régimen, así lo reseñó la revista SEMANA.

Bolívar fue denunciado por apoyar la financiación de la primera línea, un grupo de jóvenes encapuchados, algunos de los cuales, presuntamente, están involucrados de manera directa en hechos de violencia, tal como lo advirtió la alcaldesa de Bogotá, Claudia López. La situación podría ser más grave de lo que parece. Hay quienes aseguran que el senador petrista estaría en serios problemas si la Corte Suprema concluye que, al ayudar a la primera línea, financió a un grupo delincuencial o terrorista, algo que es delito en el Código Penal en su artículo 345.

“Los hechos y acciones que hemos visto por parte de la primera línea son actos terroristas, de eso no queda ninguna duda, y si un senador o cualquier ciudadano está financiando dicha organización, el Código Penal establece que eso es un delito y debe ser investigado por las autoridades, en este caso por la Corte Suprema de Justicia”, advirtió el senador Ciro Ramírez, del Centro Democrático.

“Yo no estoy financiando la primera línea. Actuar por convicciones, como proteger la vida y la salud de los jóvenes, no da para arrepentimiento”, le contestó Bolívar a SEMANA. Afirmó que se ha asesorado jurídicamente y, en su criterio, no ha cometido ningún delito.

En la corte avanzan las investigaciones por estos hechos, y el abogado Víctor Mosquera deberá acudir en agosto para ampliar su denuncia. La Procuraduría también indaga sobre estos sucesos. La exdiputada Juanita Cataño radicó una queja disciplinaria en la que argumenta que el senador Bolívar habría cometido faltas graves al Código Disciplinario.

“Por uno no pueden pagar todos. Censuramos desde todo punto de vista, sin atenuantes, la violencia. No vamos a patrocinar ni aplaudir, ni estamos de acuerdo, con la violencia que se ejerce desde la primera línea, independientemente de las causas que existan”, se defendió Bolívar.

Lee la nota completa en SEMANA