Cómo saber si un hombre es bueno en la cama: Nueve señales que todos cumplen

Aunque hay mujeres que tienen ese especial ‘ojo’ para detectar a los hombres que son buenos en la cama, otras, la mayoría, no. Por eso, ahora que las restricciones por el covid son cada vez menos y que el cuerpo va pidiendo alegría, es importante aprender a identificar a estos buenos amantes.

Por vozpopuli.com

Puede distinguirse a estos varones fácilmente, pues sólo hay que fijarse en una serie de señales de su personalidad y de su trato con los demás. Esto indicará si merece la pena intentar ligártelo o simplemente aceptar tener una cita con él.

Aunque este listado es útil para las mujeres –hetero o bisexuales–, también puede ser de gran ayuda para los hombres, pues pueden sacar poderosas conclusiones acerca de su buen hacer marital:

1. Un hombre que es buen amante se interesa por el día a día de la mujer

“Si hace muchas preguntas sobre ti (qué te importa, por qué tuviste un día duro en el trabajo, etc.), está tratando de descubrir qué te hace feliz. Y si está haciendo eso, probablemente estará igualmente interesado en descubrir qué te gusta en la cama y cómo complacerte”, detallan los expertos en sexo de Cosmopolitan UK.

2. Hace deporte

Los que hacen deporte (tampoco mucho pero sí algo) son mejores amantes (por razones obvias de condición física óptima) y también disfrutan más del sexo. La explicación nos la proporciona la doctora Vicenta Llorca: “El deporte aumenta los niveles de testosterona, endorfinas, serotonina, favoreciendo el deseo, placer y bienestar

“Además, hacer ejercicio mejora el sistema cardiocirculatorio, metabólico, respiratorio y muscular, ayuda a la pérdida de peso y a mantenerse en forma, por tanto estaremos en una mejor condición física, emocional y mental que, sin duda, mejorarán nuestra vida sexual“, añade.

Llorca recomienda los deportes de intensidad moderada (como por ejemplo running, natación, spinning, tenis, cardio, pesas, baile…) y el yoga (“es muy bueno para coordinar cuerpo y mente, y si se practica en pareja favorece las relaciones sexuales). “Los ejercicios de Kegel ayudan a mantener en forma los músculos pélvicos en las mujeres y las erecciones en los hombres, mejorando los orgasmos”, añade.

3. Sabe cómo tocar

Un hombre que es bueno en la cama sabe exactamente cómo tocar y dónde, ya sea en una cafetería, en el autobús o en un cómodo sofá. Y no hablamos de tocamientos sexuales, sino de algo tan santo como acariciar una mano.

4. Le gusta el sexo, en general

Las personas pueden tener sus propias ideas o conceptos de lo que es buen sexo, pero otro de los indicadores clave de si uno es buen amante radica, simplemente, en cuánto le gusta practicarlo.

Los hombres ‘cachondos’, entendido como que siempre tienen ganas de intimar, piensan mucho más en el sexo que los otros, se interesan más, por eso suelen leer libros o artículos como este, ver vídeos, etc. para seguir informándose de uno de sus principales hobbies.

5. Es un hombre ambicioso

Suele haber una conexión entre la ambición en la vida y el poder de hacer disfrutar a una mujer en la cama. Hay excepciones, obviamente, pero si un hombre quiere más es que aspira a hacerlo mejor y a vivir mejor, y por ello tratará siempre de dar la mejor versión de sí mismo, tanto vestido como desnudo.

6. Es generoso

Un hombre al que le gusta ver feliz a los que le rodean suele ser muchísimo mejor amante que alguien ególatra, egocéntrico y egoísta. ¿Por qué? Porque las personas generosas suelen empeñarse mucho en que su compañero de aventura se lo pase bien y goce tanto o más que ellas mismas.

Los buenos amantes siempre están dispuestos a dar más de lo que reciben, es así. De hecho, el que es bueno en la cama no se queda a gusto si percibe que su compañero o compañera no ha disfrutado del todo. Cuando en una pareja ambos son generosos se genera una química sexual difícil de romper.

7. Mira a los ojos con interés

Si un hombre no suele mirar a los ojos a sus interlocutores, como si estuviera pensando en mil cosas a la vez y le costara concentrarse o prestar un mínimo de atención, tiene muchas probabilidades de ser malo en la cama. Si un varón ni siquiera puede pasar unos minutos en mantener contacto visual con otro humano, ya sea hombre o mujer, mucho menos podrá concentrarse en la cama, y todos sabemos que eso es un problema para controlar el final de la fiesta y que no acabe antes de tiempo.

8. Usa bien sus manos

Un hombre que es buen amante suele utilizar las manos con pericia. Sólo hay que observar cómo coge la taza de café o la copa de vino, cómo agarra el móvil, cómo teclea. Sólo una mujer sabrá de lo que estamos hablando.

9. Tiene confianza en sí mismo

Los individuos seguros de sí mismos, que no tienen tabúes y que en la cama les gusta probar y experimentar son, sin duda, los mejores amantes. Ya no sólo porque proponen diferentes posturas, no tienen problemas con los juegos de rol y siempre quieren sacar el máximo partido a la relación sexual, sino porque están tan seguros de sí mismos que no tienen nada que les frene a la hora de disfrutar.