Crecimiento y expectativas de los bonos verdes en el mundo

 

Las Naciones Unidas llamaron al cambio climático un “multiplicador de amenazas” y es un problema a escala global urgente. Las principales iniciativas se centran en la reducción de huellas de carbono, desde donde han surgido los bonos verdes.

lapatilla.com

En los últimos años hubo un incremento en la emisión de bonos verdes debido a la preocupación por el cambio climático, como lo explica Prableen Bajpai en un artículo en Nasdaq.com

Haciendo un poco de historia

Los bonos verdes son valores de renta fija emitidos por países, instituciones y empresas. Los ingresos se destinan a financiar proyectos medioambientales y respetuosos con el clima, como proyectos de energía renovable, edificios ecológicos o conservación de recursos. Los bonos verdes son un segmento del paraguas más amplio de bonos sostenibles, que también incluye bonos sociales y de sostenibilidad.

El primer bono verde del mundo fue emitido en 2007 por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). El BEI fue pionero en el mercado de bonos verdes bajo la etiqueta Climate Awareness Bond (CAB). A esto le siguió el Banco Mundial que emitió su primer bono verde en 2008 en asociación con SEB (Skandinaviska Enskilda Banken AB). Desde 2008, el Banco Mundial ha emitido casi 16 mil millones de dólares en bonos verdes.

En marzo de 2013, la Corporación Financiera Internacional (IFC) emitió un bono verde de mil millones de dólares para apoyar proyectos de IFC amigables con el clima en países en desarrollo. El bono estaba muy suscrito en exceso, lo que confirma la “demanda de un número creciente de inversores interesados en oportunidades relacionadas con el clima”.

También en 2013, Vasakronan, la compañía inmobiliaria más grande de Suecia, emitió el primer bono corporativo verde del mundo. En 2018, dieron el siguiente paso y emitieron el primer papel comercial ecológico del mundo, con los fondos destinados a activos ecológicos. El mismo año, Bank of America Corporation (BAC) anunció la emisión de un bono verde para promover iniciativas de energía renovable y promover la eficiencia energética.

En 2014, Unilever declaró el primer bono de sostenibilidad verde de la historia. Fue el primer bono verde de la firma en el mercado de la libra esterlina y el primero de una empresa del sector de bienes de consumo. Durante el mismo año, SolarCity (ahora Tesla TSLA) lanzó la primera oferta pública registrada de bonos solares de la nación, creando una manera simple para que las personas en los EE. UU. Obtengan retornos atractivos de sus inversiones mientras participan en la transformación de la nación hacia energía limpia.

El año 2014 también fue testigo del bono verde respaldado por activos de la industria automotriz introductoria de Toyota. Los bonos se emitieron para respaldar la venta de vehículos amigables con el medio ambiente y sirven para avanzar en su amplio compromiso ambiental. Hasta diciembre de 2020, emitió bonos verdes por un total de 6.1 mil millones de dólares.

La participación e implicación de las empresas, que comenzó en noviembre de 2013, fue impulsada por el histórico acuerdo del Acuerdo de París de 2015, ya que cientos de empresas se comprometieron a contribuir a la causa.

Apple emitió su primer bono verde por 1.500 millones de dólares en febrero de 2016. En junio de 2017, el entonces presidente Donald J. Trump anunció la retirada de Estados Unidos del Acuerdo Climático de París. Luego se dijo que Estados Unidos “comenzará negociaciones para reingresar o negociar un acuerdo completamente nuevo con términos más favorables para Estados Unidos”.

Sin embargo, las corporaciones continuaron con su compromiso con la causa. Apple presentó una segunda ronda de seguimiento de 1 mil millones de dólares después del anuncio del ex presidente de los Estados Unidos de su intención de retirarse. En noviembre de 2019, emitió su tercer conjunto de bonos verdes y el primero en Europa, con dos bonos cada uno a 1.000 millones de euros (por un total de aproximadamente 2.200 millones de dólares). Estos bonos se dedicaron a iniciativas globales que abordan su huella de carbono.

Durante el mismo año, Verizon se convirtió en la primera empresa de telecomunicaciones de EE. UU. en emitir un bono verde. La oferta de bonos recaudó casi 1 mil millones de dólares en ingresos netos para energía renovable, eficiencia energética, edificios ecológicos, gestión sostenible del agua y conservación. En octubre, Pepsi emitió su primer bono verde por mil millones de dólares.

En mayo del presente año, Amazon anunció la emisión de un bono centrado en la sostenibilidad de mil millones de dólares. Además está buscando utilizar los ingresos para iniciativas en las que ha trabajado a lo largo de los años, que incluyen energía renovable, transporte limpio y edificios sostenibles. En 2019, lanzó el Compromiso Climático, que tiene como objetivo cumplir con el Acuerdo Climático de París en 2040, 10 años antes del objetivo oficial del acuerdo de 2050.

¿Cuál es el estado actual de los bonos verdes en el mercado en el mundo?

Según un informe de Moody’s, la emisión de bonos sostenibles (ecológicos, sociales y de sostenibilidad) puede superar los 650.000 millones de dólares en 2021, lo que representa un crecimiento del 32% con respecto al año anterior. La emisión de bonos verdes se estima en 375 mil millones de dólares, mientras que el resto se divide entre bonos sociales y de sostenibilidad. Según la base de datos de bonos ecológicos de Climate Bonds, el mercado de las finanzas ecológicas alcanzó su hito más importante hasta el momento, con 1.002 billones de dólares en emisiones acumuladas desde el inicio del mercado en 2007.

Actualmente, Europa es el mercado más grande de bonos verdes del mundo. Sin embargo, se espera que el mercado de bonos verdes se fortalezca en los EE. UU. con la nueva administración, que es más consciente del clima. A principios de 2021, Estados Unidos se reincorporó oficialmente al Acuerdo de París.

“Abordar las amenazas reales del cambio climático y escuchar a nuestros científicos está en el centro de nuestras prioridades de política nacional y exterior”, dice el comunicado oficial.

Además, China e India serán actores clave en el futuro. China se ha comprometido a lograr cero emisiones netas para 2060 e India se ha asociado con los EE. UU. en la “Alianza de la Agenda 2030 para el Clima y la Energía Limpia”. India y EE. UU. han establecido ambiciosos objetivos para 2030 para la acción climática y la energía limpia.