La delegación de la Unión Europea en Venezuela expresó su preocupación por la detención de tres activistas

La delegación de la Unión Europea (UE) en Venezuela manifestó este domingo su preocupación por la detención de los tres activistas venezolanos detenidos el viernes, uno de ellos, Javier Tarazona, principal voz de denuncia de un conflicto entre las Fuerzas Armadas y disidencias de las FARC en una zona fronteriza.

“Expresamos preocupación por la detención de 3 miembros de la ONG FundaRedes, incluido su Presidente Javier Tarazona. Hacemos un llamado a que se respete el derecho de los detenidos al debido proceso, particularmente la asistencia jurídica”, indicó la delegación de la UE en su cuenta de la red social Twitter.

En otro mensaje pidió que “se notifique a sus familiares acerca de su paradero”.

“La labor de defensores de derechos humanos es fundamental para una sociedad democrática y plural”, agregó la delegación de la Unión Europea.

Tarazona y sus dos compañeros, Rafael Tarazona y Omar García, fueron detenidos el viernes cuando acudieron a la sede del Ministerio Público en el estado noroccidental de Falcón para denunciar que el líder de la ONG estaba siendo “víctima de acoso y persecución por funcionarios” de la Policía de esta entidad, el Servicio de Inteligencia y “funcionarios sin identificar”.

Junto a ellos también se encontraba el director del Comité Nacional de Familias Víctimas de las Desapariciones y Trata en las Costas de Venezuela, Jhonny Romero, quien fue puesto en libertad el mismo viernes.

Sin embargo, los tres activistas de FundaRedes fueron presentados ayer ante tribunales e imputados por los delitos de “traición a la patria, terrorismo e incitación al odio”.

Según denunció el director vicepresidente de la ONG Foro Penal, Gonzalo Himiob, a los activistas se les impidió ser “asistidos por sus abogados de confianza”, y se les impuso un defensor público.

Los tres activistas fueron trasladados hasta Caracas y permanecerán recluidos en la sede del Servicio de Inteligencia en Caracas conocida como “El Helicoide”.

La detención de los tres activistas ha sido condenada por decenas de ONG y la oposición venezolana, que también exigen su liberación al alegar que defender derechos humanos “no es un delito”.

Tarazona fue una de las voces fundamentales para informar acerca del conflicto que comenzó en marzo pasado entre las Fuerzas Armadas y disidentes de las FARC en el estado Apure (fronterizo con Colombia) y que se prolongó por aproximadamente dos meses con un saldo indeterminado de fallecidos.

Al frente de FundaRedes, se convirtió en una fuente clave para conocer lo que sucedía en la zona ante la falta de datos oficiales.

FundaRedes acusa al régimen de Maduro de amparar a líderes de la disidencia de las disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio venezolano.

La ONG informó en marzo pasado de enfrentamientos en el estado fronterizo de Apure (oeste) entre militares venezolanos e irregulares colombianos antes de que lo hicieran las propias autoridades.

Y en mayo, la ONG dio cuenta del secuestro de ocho militares en la frontera, liberados unos días después.

De acuerdo con cifras oficiales, 16 efectivos de la Fuerza Armada han muerto en los combates. La situación en la zona, asimismo, ha forzado el desplazamiento de miles de civiles.

El representante diplomático de Estados Unidos para Venezuela, James Story -quien trabaja desde Colombia-, pidió este sábado la liberación de los activistas de FundaRedes. ”Un estado democrático respetaría la libertad de la sociedad civil de informar a la ciudadanía. Los venezolanos tienen derecho a informar, libres de intimidación, y detenciones arbitrarias como represalia. Liberen a activistas de FundaRedes y a su director Javier Tarazona”, indicó el funcionario norteamericano en su cuenta de Twitter.

Con información de EFE y AFP