Líderes de comunidades de Miranda descontentos con políticas gubernamentales exigen atención al sistema de salud

Líderes de las comunidades, trabajadores del sector salud y cultores del estado Miranda se reunieron en un intento por articularse para exigir soluciones a sus problemas que, sienten, han sido ignorados desde el gobierno de Maduro. El debate giró en torno a la salud y a la cultura en el estado, uno de los temas que más preocupa es el manejo de la pandemia de COVID-19, específicamente la vacunación.

“Lo que estamos viendo es que hay una forma de vacunarse que no está clara y no hay certeza de cuándo vamos a ser vacunados. Necesitamos un plan de vacunación concreto, por sectores, porque hoy no hay claridad. A algunos les ha llegado el mensaje, pero vas y tampoco hay garantía de que te vayan a vacunar. Actualmente es un problema de prioridad, es un derecho. El derecho a la salud, es el derecho a estar vacunados”, expresó una militante del PSUV que prefirió no ser identificada.

“Yo conozco a muchas enfermeras y profesionales técnicos de la salud que no han sido vacunados y por miedo no denuncian, por ejemplo, que en el CDI de la Dolorita se están vacunando solo personas afines a la política del gobierno”, denunció al respecto Jimmy Pérez, de la Zona Descarga.

Ante este escenario valoran la prevención como su única posibilidad de estar protegidos contra el COVID-19 y otras enfermedades. Ramón García, fundador de una organización de ayuda al paciente renal dijo que “estamos viviendo una situación de salud que nos obliga a buscar las herramientas que tenemos a la mano, que es la prevención, porque el acceso a los medicamentos es difícil”.

Sin embargo, no todas las patologías pueden evitarse simplemente tomando previsiones. Pacientes crónicos sufren las condiciones del sistema de salud, quizás, hasta la muerte. “Yo renuncie al ente que se encargaba de trasplante y órganos, y renuncié por mi salud mental, tenía casos que en una semana murieron ocho niños por falta de un trasplante de médula ósea, así como de riñón”, reveló Ramón García.

Son proactivos, no se limitan a quejarse. En esta reunión algunos líderes locales demostraron que no se sientan a esperar por las soluciones y ya tienen propuestas, pero saben que avanzar en ellas requerirá de voluntad.

Ingrid Báez, representante de la comuna Alicia Benítez, comenzó por poner el foco en lo que se puede hacer por las personas con discapacidad, como elevar al 10% su incorporación al sector laboral, simplificar los trámites para la emisión del carnet de discapacidad, y carnetizar a las personas que cuidan a personas con discapacidad.

Reconocen que la Misión Barrio Adentro y los CDI requieren de una inversión para su rehabilitación y que la formación de nuevos médicos ha sido politizada.

Los cultores también se quejaron

Tras debatir sobre la situación de la salud, que resulta común a todos, los trabajadores de las artes también pusieron sobre la mesa sus críticas. A ellos no solo les afecta la situación general de los servicios, su modo de supervivencia, el entorno de la cultura, ha sido abandonado, dicen. Falta de apoyo durante la pandemia, monopolio de la cultura por parte del gobierno y opacidad en el manejo de los fondos destinados a las artes, son solo algunas de sus denuncias. Solo exigen que se cumplan las leyes que protegen las expresiones de la cultura en el país.

Nota de prensa