Los CDC de EEUU investigan la muerte de un niño que murió luego de recibir la vacuna contra el Covid-19

Jacob Clynick, de 13 años, recibió la segunda dosis de la vacuna Pfizer y se quejó de problemas estomacales antes de fallecer mientras dormía.GoFundMe

 

Un niño de Michigan de 13 años murió mientras dormía tres días después de recibir la vacuna contra el coronavirus en junio y los Centros para el Control de Enfermedades abrieron una investigación sobre la muerte, dijo un informe el domingo.

Por New York Post 

Jacob Clynick, que se estaba preparando para ingresar a la escuela secundaria en el otoño, recibió su segunda dosis de la vacuna Pfizer en un Walgreens en Zilwaukee, Michigan, el 13 de junio, dijo su tía al Detroit Free Press .

Jacob estaba sano y no tenía problemas de salud subyacentes. En los dos días siguientes al segundo pinchazo, los únicos efectos secundarios que había experimentado eran los mismos con los que la mayoría de los demás tenían que lidiar: fatiga y fiebre.

El 15 de junio, dos noches después de recibir la segunda dosis, Jacob se quejó de dolor de estómago antes de irse a dormir y nunca se despertó.

“Falleció en medio de la noche en su casa”, dijo su tía, Tammy Burages.

La investigación de los CDC fue confirmada por el departamento de salud del condado. El médico forense realizó una autopsia, aunque no se ha determinado la causa de la muerte.

Los Centros para el Control de Enfermedades han abierto una investigación sobre la muerte de Clynick.
AFP a través de Getty Images

 

“La investigación sobre si existe una correlación entre su muerte y la vacunación se encuentra ahora a nivel federal con los CDC”, dijo el director médico del Departamento de Salud del condado de Saginaw a Free Press en un comunicado.

“Mientras tanto, el departamento de salud sigue animando a las familias a hablar con sus médicos para sopesar sus propios riesgos y beneficios de la vacuna”.

La muerte de Jacob se informó un mes después de que los CDC recibieran “relativamente pocos” informes de miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, entre adolescentes y adultos jóvenes que recibieron la vacuna, aunque la mayoría de los casos fueron menores.

La Academia Estadounidense de Pediatría estuvo de acuerdo y calificó la dolencia como “un efecto secundario extremadamente raro”, y agregó que la mayoría de los casos no son graves y las personas normalmente se recuperan sin tratamiento.

Mientras la familia de Jacob continúa lamentando el fallecimiento prematuro del niño, su tía expresó la importancia de determinar si la vacuna era completamente segura para los niños.

“Si hay factores que pueden hacer que sea más riesgoso para algunos niños (recibir una vacuna), espero que los funcionarios de salud puedan averiguar cuáles son”, dijo.