Los mejores países para vivir en la reapertura por Covid-19

La sanitización constante es fundamental en la lucha contra el virus SARS-CoV-2 (Shutterstock)

 

La vacunación más grande de la historia esta permitiendo que varias partes del mundo deroguen los mandatos de usar cubrebocas, relajen las restricciones y desmantelen los bordillos fronterizos, haciendo de la magnitud de reapertura una clave para la calidad de vida. El control de los casos y muertes alguna vez fue primordial, además de garantizar un sistema de salud sólido. Ahora, la capacidad de retroceder esencialmente el reloj y regresar a los tiempo pre pandemia está adquiriendo una importancia cada vez mayor.

Por Infobae

Para ello es fundamental la reapertura de la economía en el mundo, y es por eso que introdujeron un nuevo elemento- el Progreso de Reapertura- en el Ranking de Resiliencia Covid de Bloomberg. Dos nueva métricas capturan la facilidad de entrar o salir de un lugar y cuánto se ha recuperado el transporte aéreo, junto con nuestras otras 10 medidas que rastrean las tasas de mortalidad hasta el recuento de infecciones, la libertad de movimiento y el crecimiento económico.

Este giro ha marcado un cambio dramático en las filas. Los Estados Unidos es ahora el primer lugar con una rápida y costoso lanzamiento de vacunas, dominado por las inyecciones de ARN Messenger altamente efectivas, que detiene lo que alguna vez fue el peor brote del mundo.

Sumérjanse en la metodología del Ranking de Resiliencia Covid de Bloomberg.

Los restaurantes están llenos, las mascarillas ya no son necesarias para las personas vacunadas y los estadounidenses salen de vacaciones otra vez, envalentonados por una tasa de vacunación que cubre a la mitad de la población. Estados Unidos está preparado para un crecimiento económico vertiginoso este año gracias a un paquete de estímulo de 1.9 billones de dólares y la confianza del consumidor impulsada por la inoculación.

Debido al cambio de enfoque, no estamos comparando directamente con el mes pasado. Algunas conclusiones son:

-Países europeos como Suiza, Francia y España están en el top 10 porque ya abren sus fronteras a los turistas al mismo tiempo que reducen las hospitalizaciones por la inoculación.

-Partes de la región del Pacífico asiático que se mantenían bien en el Ranking – como Singapur, Hong Kong y Australia- cayeron por las estrictas restricciones fronterizas que mantienen y un enfoque de cero tolerancia a los pequeños brotes del virus que limita su capacidad de reapertura; Taiwan se desplomó a la mitad inferior del Ranking por la misma razón, acentuada por una campaña de vacunación rezagada y un brote resurgente.

-India, Filipinas y algunos países de América Latina caen a los últimos lugares en medio de una tormenta perfecta de brotes de variantes, vacunaciones lentas y aislamiento global.

Aunque el fracaso de las economías más poderosas para frenar el coronavirus sigue siendo un legado de la pandemia y dejó una profunda cicatriz -Estados Unidos, Reino unidos y partes de Europa tienen algunas de las tasas de mortalidad per-capita más altas del mundo- estos lugares están demostrando ser más rápidos y mejores para salir de la era del Covid, principalmente por el dominio que tienen de los suministros de vacunas.

En contraste, las economías de Asía- Pacífico, que han ocupado los lugares más altos del Ranking desde que se dio a conocer en noviembre pasado, han tenido que ver como su fortuna se desvanece.

Imagen: Infobae.

 

Los “paraísos Covid”, como Nueva Zelanda que está en el número dos y Singapur en el número 13 usan los bordillos fronterizos y las largas cuarentenas para mantener los casos positivos cercanos al cero. Si bien, gran parte de la vida interna ha vuelto a la normalidad, permanecen cerrados al mundo exterior con un puñado de casos que desencadenan el tipo de restricciones que los lugares altamente vacunados están abandonando. Sidney fue bloqueada dos semanas luego de detectarse una docena de casos de infecciones de transmisión local, y los australianos no tienen permitido dejar la ciudad desde marzo del año pasado.

A medida que otros aceptan que el Covid es endémico y siguen adelante, estos lugares están en riesgo de estancarse en ciclos de bloqueos, un golpe especial para las economías más pequeñas que dependen de los viajes. Sin embargo, la supresión de Covid y las libertades internas que ofrece ha mantenido a lugares como Nueva Zelanda, Australia y China entre los 10 primeros.

El Ranking de Resiliencia Covid hace una captura instantánea del tiempo. No hay garantía de que los cambios realizados por Estados Unidos y Europa se mantengan mientras los brotes en el resto del mundo continúan arrojando temibles mutaciones. Debido a la propagación de la variante Delta, el Reino Unido ha retrasado los planes de reapertura un mes, mientras que Israel, que ocupa el número cuatro por su envidiable tasa de vacunación, reinstauró el uso de cubrebocas.

Ahora, con la reapertura como mayor componente del Ranking, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyeus dijo que el “catastrófico fracaso moral” se ha solidificado.

Mientras algunas partes del mundo desarrollado están inundadas de vacunas, los suministros son escasos, en algunos casos inexistentes, en franjas de América Latina, África y el sureste de Asia. Con las infecciones que aumentando, las restricciones que aún están en vigor y la vacilante implantación de las vacunas, Argentina ocupa el último lugar de las 53 economías, y Filipinas, Malasia e India completan los cuatro últimos puestos.

¿Es efímera la luz al final del túnel del Covid o más y más economías dejarán atrás la pandemia? Ese sería el enfoque del Ranking al que avanzamos para julio. La capacidad de vuelo calcula el número de asientos de avión ocupadas en las últimas cuatro semanas frente al mismo periodo de 2019.

APERTURA

Para capturar cuál de las 53 economías esta reabriendo mejor, nos fijamos en el progreso de vacunación, la severidad de los bloqueos. más las dos nuevas métricas de seguimiento de viajes. Mientras la Ruta de Viaje Vacunadas- derivada de la base de datos de viaje de Sherpa- Reflejan la libertad de movimiento que tienen las personas vacunadas alrededor del mundo.

Estados Unidos en el primer lugar general del ranking refleja el mejor de los casos con un alto nivel de vacunación, un brote que disminuye, una capacidad de vuelo cercana a la recuperación total y pocas restricciones a los viajes de las personas vacunadas.

En el cuarto lugar de Israel, donde se han administrado vacunas que cubren al 60% de la población, el teatro en vivo y los eventos deportivos se reactivaron con las muertes por COVID-19 disminuyendo en pocas semanas, en comparación con el pico de la enfermedad que llegó a más de 400. Pero el aumento en la transmisión de la variante Delta ha retrasado la reapertura de las fronteras a turistas extranjeros.

En el Reino Unido, que se encuentra en el lugar nueve, las piscinas públicas están repletas y las personas pueden viajar a algunos destinos en las “lista verde”, aunque también se ha pospuesto una mayor flexibilización por la variante Delta.

Los Estados miembros de la Unión Europea -donde se han administrado suficientes vacunas para el 40% de la población- son los más rápidos en adoptar la entrada sin cuarentena para los viajeros vacunados: Rumanía, Suiza y España son los más conectados con el mundo según el nuevo indicador de Rutas de Viaje Vacunadas.

Economías que han mantenido en gran medida sus fronteras abiertas a lo largo de la pandemia, como Egipto y México, también puntúan alto en esta métrica, aunque otros lugares prohíben la entrada a sus viajeros debido a los malos brotes y la baja vacunación en estos países.

La región de Asia-Pacífico, que ha confiado en el aislamiento del mundo para acabar con el Covid-19 -dando lugar a tasas de mortalidad mucho más bajas- obtiene una mala puntuación en la reapertura. El cierre de fronteras y los onerosos requisitos de cuarentena para viajar ayudan a mantener el virus a raya, pero los dejan cada vez más aislados. La ausencia de COVID-19 ha provocado una falta de urgencia en la vacunación en algunos lugares, y tanto Nueva Zelanda como Australia han administrado dosis para cubrir a menos del 15% de su población.

Aunque las fronteras internacionales de China están efectivamente cerradas, su puntuación es alta en cuanto a capacidad de vuelo, ya que los datos -proporcionados por el especialista en datos de aviación OAG- premian a las economías más grandes en las que los vuelos locales han compensado la ausencia de viajes globales. Por el contrario, las economías pequeñas y dependientes de los viajes, como Hong Kong y Singapur, que no tienen mercados aéreos nacionales, obtienen una de las peores puntuaciones.

LAS DOS VÍAS DE LA PANDEMIA

Es en la vacunación de lugares como Estados Unidos y Reino han recuperado el terreno perdido, escalando rápidamente en el Ranking de Resiliencia Covid a medida que la inversión en investigación y la atención a la rapidez de los lanzamientos resultan fundamentales. La operación “Warp Speed” de Estados Unidos supuso la inversión de 18,000 millones de dólares en el desarrollo de las primeras vacunas Covid-19.

Economías que avanzaron rápido en la vacunas tienen la ventaja de estar mayormente- y en el caso de Israel, completamente- inoculadas con vacunas de ARN, que parecen no solo prevenir que una persona desarrolle Covid, sino que lo contraiga y lo transmita. Si bien, la evidencia aun es temprana, las vacunas que se basan en tecnología más tradicional no parecen hacer esto en el mismo grado, aunque están demostrando ser efectivas para evitar que las personas se enfermen gravemente y mueran a causa del virus.

En los lugares donde la mayoría esta inoculada, el vínculo entre el número de infecciones y muertes parece debilitarse, y los legisladores reformulan la forma en la que ven los casos de COVID-19.

Mientras tanto, la mayor parte del mundo en desarrollo aún no ha empezado a vacunar de forma significativa, ya que carece del poder adquisitivo necesario para llegar a acuerdos que los sitúen a la cabeza de la cola. Covax, la iniciativa respaldada por la OMS para ayudar a los países más pobres a adquirir dosis, no empezó a distribuir vacunas hasta finales de febrero y se enfrenta a un déficit de suministro que ha hecho que muchos lugares se queden sin vacunas por completo.

“El fracaso mundial en el reparto equitativo de las vacunas está alimentando una pandemia de dos vías que se está cobrando la vida de algunas de las personas más pobres y vulnerables del mundo”, declaró Tedros de la OMS a principios de este mes.

Las disparidades en la inmunidad representan una amenaza para el mundo: cuánto más se propaga sin control el coronavirus, más oportunidades tiene de desarrollar nuevas mutaciones peligrosas. No se puede descartar la posibilidad de que una nueva cepa entre en un lugar vacunado y provoque una nueva oleada. Líderes de las economías occidentales que han reabierto, como Estados Unidos, están advirtiendo a su población no vacunada que es más vulnerable a la rápida propagación de la variante Delta.

La creciente crisis en el mundo en desarrollo está presionando a las economías avanzadas para que hagan más por ayudar. Imágenes de estadounidenses disfrutando de reuniones sociales se yuxtaponen con multitudes en la India que se agolpan para conseguir cualquier dosis de vacuna.

En Junio, el Grupo de Siete Líderes (G7), incluyendo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Reino Unido Boris Johnson, prometieron donar cientos de millones de dosis, pero los países en desarrollo necesitan miles de millones de inyecciones. China está llenando parte de ese vacío, desplegando sus vacunas autóctonas a través de acuerdos bilaterales con lugares como Brasil, Indonesia y Chile.

FÓRMULA DE CONTENCIÓN

El bajo rendimiento en algunas de las democracias más importantes para contener el coronavirus, que contrasta con el éxito de países autoritarios como China, ha planteado la cuestión de si las sociedades democráticas están preparadas para hacer frente a las pandemias.

El Ranking de Resiliencia Covid de Bloomberg cuenta una historia diferente: Las democracias han constituido la mayor parte de nuestro top 10 desde el debut de la medida en noviembre. El éxito al contener el Covid con menor perturbación parece depender menos de la capacidad de ordenar a la gente que se someta y más de que los gobiernos fomenten un alto grado de confianza y conformidad social.

Cuando los ciudadanos confían en las autoridades y en su orientación, es posible que no se necesiten cierres, como demostraron Japón y Corea del Sur durante la mayor parte de 2020, aunque las feroces olas invernales desafiaron definitivamente esos enfoques más abiertos.

b>Nueva Zelanda, que ahora ocupa el segundo lugar tras perder la primera posición en favor de Estados Unidos, hizo hincapié en la comunicación desde el principio, con un sistema de alerta de cuatro niveles que ofrece a la población una imagen clara de cómo y por qué actuó el gobierno a medida que evolucionaba el brote.

La inversión en infraestructuras de salud pública también es importante. Infravalorados en muchos lugares antes de 2020, los sistemas de rastreo de contactos, las pruebas efectivas y la educación sanitaria reforzaron los lugares que han obtenido buenos resultados en el Ranking, ayudando a socializar el lavado de manos y el uso de mascarillas. Esto ha sido clave para evitar bloqueos económicamente paralizantes en el primer año de la pandemia, antes de que las vacunas estuvieran disponibles.

Aunque las naciones ricas que apostaron por la vacunación están viendo que la estrategia da sus frutos, su fracaso a la hora de controlar el coronavirus con medidas de salud pública deja una profunda cicatriz, con más de 600,000 personas muertas por COVID-19 en Estados Unidos. y algunos supervivientes lidiando con secuelas debilitantes.

¿QUÉ SIGUE?

El Ranking de Resiliencia Covid de Bloomberg ofrece una idea de cómo se desarrolla la pandemia en las 53 economías más importante de este momento. Al girar más hacia la reapertura y la reactivación de los viajes, brindamos una ventana a cómo la suerte de estas economías puede cambiar el futuro a medida que los lugares salgan de la pandemia a distintas velocidades.

No es el veredicto final -nunca podrá serlo, dadas las imperfecciones en los datos del virus y vacunas y el ritmo acelerado de la crisis. Las circunstancias y la pura suerte también juegan un papel, pero es difícil de cuantificar.

Las nuevas variantes preocupantes, seguirán apareciendo a medida que se produzcan brotes en el mundo en desarrollo, son también un comodín: los científicos temen que las mutaciones puedan superar la vacunación existente e impulsar una nueva fase de la pandemia.

Aun así, tras haber soportado un año y medio de lucha contra el COVID-19, los gobiernos y las poblaciones tienen ahora un mejor conocimiento del patógeno, de cómo mitigar los daños que inflige y de cómo desarrollar inoculaciones contra sus diversas cepas.

E incluso mientras algunas partes del mundo disfrutan ahora del regreso de los viajes de verano, les espera un invierno crucial.

El invierno en el hemisferio norte será la próxima gran prueba real para ver la eficacia de los altos niveles de vacunación”, dijo Peter Collignon, profesor de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Australia en Canberra.

A medida que los datos cambien, la clasificación también lo hará: seguiremos actualizando el panorama cada mes, a medida que vaya evolucionando.

Bloomberg