Parosmia, una de las secuelas del coronvirus que distorsiona el gusto y el olfato

Foto archivo por EFE/Ernesto Guzmán Jr

 

El coronavirus dejó muchos efectos secundarios a su paso entre las personas que lo padecieron: pérdida del olfato y gusto, la conjuntivitis, las lesiones cutáneas en forma de urticaria o la pérdida del cabello de una forma rápida y masiva fueron algunos de las situaciones médicas que debieron sobrellevar aquellas personas que se recuperaron.

Por Clarín

Entre estas consecuencias producidas por la enfermedad, la pérdida del olfato y del gusto generó secuelas que, meses después, todavía persisten en hombres y mujeres recuperados del coronavirus.

Muchos pacientes están sufriendo un trastorno llamado “parosmia”, un fenómeno que hacen que los olores y sabores se distorsionen, que se comiencen a oler “cosas raras”.

La pérdida parcial o completa del olfato, o anosmia, suele ser el primer síntoma del coronavirus. La pérdida del gusto, o ageusia, también puede ser un síntoma.

Para leer más, ingresa aquí