Cerca de 30 tiroteados en Nueva York durante el puente del 4 de julio

Cerca de 30 personas fueron tiroteadas en Nueva York durante el puente del 4 de julio, festivo por la conmemoración del Día de la Independencia de Estados Unidos, según datos difundidos este lunes.
EFE/Archivo

 

Cerca de 30 personas fueron tiroteadas en Nueva York durante el puente del 4 de julio, festivo por la conmemoración del Día de la Independencia de Estados Unidos, según datos difundidos este lunes.

Al menos dos de las víctimas fallecieron por las heridas recibidas: un hombre de 33 años que recibió disparos en el pecho y cabeza este domingo en El Bronx y otro de 22 años que, en un suceso separado en ese mismo distrito, fue alcanzado en el torso, según recoge el canal local Pix 11.

Además, una joven de 19 años estaba en condición crítica tras ser tiroteada en la noche del domingo por un hombre vestido de negro que se acercó a ella y su pareja y huyó tras disparar.

En total, 13 personas resultaron heridas de bala en Nueva York este 4 de julio, fiesta nacional de Estados Unidos, a las que se sumaron otras cinco el viernes, cuatro el sábado y, por ahora, otras tres este lunes, que es festivo.

El violento fin de semana se produce en un momento de preocupación en Nueva York y otras ciudades estadounidenses por el aumento de los tiroteos, que llevan al alza desde poco después del estallido de la pandemia de la covid-19.

En Nueva York, el número de heridos de bala entre el viernes y el domingo, que ascendió a 26, fue ligeramente inferior al de ese mismo fin de semana el año pasado, cuando hubo 30 víctimas en 25 incidentes.

El puente del 4 de julio de 2020 es visto por algunos analistas como un punto de inflexión, a partir del que los tiroteos no han dejado de aumentar en la Gran Manzana, a pesar de que otros tipos de delitos como los robos continúan en descenso.

Según los datos oficiales más recientes, de la última semana de junio, 826 personas habían sido alcanzadas por disparos este año en Nueva York, un 36 % más que en esas fechas del año pasado, que ya había sido más sangriento que los anteriores.

EFE