Gustavo Coronel: Las dos independencias

Gustavo Coronel

En mi condición de ciudadano dual venezolano- estadounidense he llegado a rememorar los dos días de la independencia de ambos países, los cuales vienen seguidos. El 4 de Julio de 1776 fue el día en el cual el llamado segundo Congreso Continental adoptó de manera unánime la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos, el cual señaló la separación de 13 colonias británicas de la corona y el inicio de la guerra de independencia en este país. 35 años después, el 5 de Julio de 1811 fue el día en el cual los venezolanos firmaron la declaración de su independencia. El Congreso reunido para debatir sobre este tema aprobó lista declaración, llamando a la nueva república Confederación Americana de Venezuela y nombraron una comisión para decidir sobre la bandera y la redacción de una Constitución. El diputado Juan Germán Roscio y el secretario del Congreso, Francisco Isnardi, elaboraron el Acta de la Declaración de Independencia. ? La misma fue aprobada por los diputados el 7 de julio. ? El 13 de julio de 1811 se aprobó la bandera de Venezuela, la cual se basó en el diseño realizado por Francisco de Miranda en 1806. El 21 de diciembre de 1811, el Congreso aprobó la Constitución Federal de los Estados de Venezuela de 1811, redactada esencialmente por Juan Germán Roscio.

Ambas declaraciones de independencia fueron seguidas de una dura guerra de liberación. Ambas repúblicas ganaron su independencia como consecuencia de esa guerra pero la historia post-bélica de ambos países transitó por caminos diferentes.

En primer lugar la constitución escrita en 1776 por los padres fundadores de los Estados Unidos es la que hoy existe, con algunas modificaciones pero intacta en lo esencial. Venezuela ha tenido unas 30 constituciones después de la escrita por los padres fundadores.

En segundo lugar, es interesante observar que ninguno de los dos héroes militares, líderes de las guerras de independencia de sus países, George Washington y Simón Bolívar, firmó las declaraciones de la independencia de sus repúblicas, por estar ausentes del sitio en asuntos de la guerra. En el momento, el firmante de la declaración de la independencia de Venezuela, Francisco de Miranda, era el líder militar reconocido, más que Bolívar.

En tercer lugar, hay una diferencia significativa en la naturaleza del liderazgo que emerge en los dos países después de la independencia. En el caso estadounidense, con la excepción de George Washington, dos de los tres primeros presidentes de la república fueron héroes civiles firmantes del acta, Jefferson y Adams, y el otro fue el jefe militar, Washington. En el caso venezolano, ninguno de los firmantes del acta de la independencia, los padres fundadores civiles, llegó a la presidencia del país. Francisco de Miranda fue el primer líder de la nueva república, la cual duró apenas un año. Luego, el liderazgo político en Venezuela iría a manos de los líderes militares, Bolívar y Páez. La historia en los Estados Unidos sería una de consolidación de la república civil, de progresiva fortaleza republicana y de adquisición de nuevos territorios. En Venezuela la historia sería una de progresiva disgregación, rompimientos con la Gran Colombia y de llegada al poder de una sucesión de líderes, unos muy breves, otros autoritarios y de baja preparación política, con algunas breves excepciones, quienes mantuvieron al país en la pobreza, la discordia y la ignorancia.

En cuarto lugar, probablemente como consecuencia de la diversidad de las dos historias, las celebraciones del día de la independencia en ambos países son muy diferentes. En los Estados Unidos el día de la independencia es una fiesta cívica. En Venezuela es una celebración del gobierno, con fuertes matices militares. En los Estados Unidos hay competencias para comer perros calientes, picnics y grandes concentraciones en los parques y plazas para oír música y para ver los impresionantes fuegos artificiales que alumbran ciudades y pueblos en todo el territorio. Los fuegos artificiales de anoche en Washington DC fueron impresionantes por su hermosura. En Venezuela hay una visita al Panteón Nacional a poner una corona de flores ante la tumba de Simón Bolívar, abren el acta de la independencia para echarle una mirada (Hugo Chávez hizo que se añadiese su firma a la de los padres fundadores), alguien da un discurso lleno de patriotismo en el Congreso (últimamente el ministro de la defensa), luego todos se van a Los Próceres a ver un desfile de la chatarra militar comprada a los rusos, el cual es liderado por un general cuya adiposidad en ocasiones no le permite salir del tanque y hasta el año próximo. Por muchos años en el desfile militar figuraban componentes del ejército británico, para agradecer el papel protagónico de la legión británica en la guerra de la independencia. Ahora, cuando hay desfile, hay componentes cubanos y rusos, países que nunca tuvieron papel alguno en nuestra gesta independentista y si en el embrutecimiento y humillación de nuestro pueblo.

4 y 5 de Julio: días para recordar que los pueblos dignos deben rebelarse para ganar su libertad. Sentarse a la mesa a negociar con los ingleses y los españoles no fue la estrategia que seleccionaron los padres de la patria Washington/Jefferson/Adams o Miranda/Bolívar/Roscio/Ustáriz.