Trump y Melania son tratados como “animales de zoológico” según el libro de Michael Wolff

Diario NY

 

El expresidente Donald Trump y su esposa y Melania suelen almorzar, comer o cenar en una mesa acordonada en el restaurante de Mar-a-Lago, donde la gente puede verlos a los lejos.

Por: Diario NY

“Son tratados como animales de zoológico”, dice el nuevo libro de Michael Wolff, titulado “Los últimos días de la presidencia de Trump” (“The Final Days of the Trump Presidency”), donde se indica que la expareja presidencial se sienta sola a la mesa mientras 50 o 60 mesas de comensales miran fijamente el restaurante del patio.

“Quizás Melania viva aquí”, dice el adelanto dado a conocer por Daily Mail. “Durante cuatro años en la Casa Blanca, nunca estuvo del todo claro cuánto tiempo pasaba en la Casa Blanca o en una casa en Maryland donde había establecido a sus padres”.

La portavoz de Trump, Liz Harrington, no dio comentario al autor.

“Michael Wolff se sentó durante más de dos horas en entrevistas con el presidente Trump, quien nunca le preguntó sobre… afirmaciones falsas que Wolff ha estado haciendo”, dijo Harrington a Daily Mail.

Según el reporte, la expareja presidencial puede comer en una mesa acordonada, pero también recibe un aplauso cuando llega a cenar, según el libro.

Incluso, los clientes del restaurante suelen levantarse de sus asientos para recibir a los Trump, a lo que se califica como una “actuación bien practicada”, es decir planeada, ya que la pareja suele ingresar al espacio cuando está completamente lleno.

Actualmente, el expresidente Trump reside entre Nueva Jersey y su torre en la Quinta Avenida en Manhattan, pero su esposa se habría quedado en Mar-a-Lago, junto con su hijo Barron, pero se desconoce si ambos seguirán al exmandatario ahora que las clases terminan.

Wolff dijo que Melania tenía “una vida de club a la antigua” en Mar-a-Lago, es decir, atendiendo catas de vino y noches de comida temática.

El autor del libro incluso bromea sobre los “nuevos requisitos” de acceso al famoso club.

“El único motivo para la membresía ahora, más allá del costo real ($250,000, en comparación con $150,000 antes de la presidencia, más una considerable tarifa anual), es ser un abyecto admirador de Trump”, dice Wolff.