La OMS no pidió excluir a los menores de la vacunación porque fuera peligroso

Se muestra un logotipo fuera de un edificio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante una reunión de la junta ejecutiva sobre la actualización del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Ginebra, Suiza, el 6 de abril de 2021. REUTERS / Denis Balibouse / Foto de archivo.

 

Es falso que la OMS pidiera excluir a los menores de la vacunación contra la covid-19 porque sea peligroso para su salud, como afirman mensajes difundidos en redes sociales, porque la organización defiende en realidad reorientar esas dosis a colectivos de mayor riesgo en países con menos recursos.

Desde hace días circulan en webs y redes sociales mensajes que acusan a Gobiernos y farmacéuticas de “experimentar con menores” a costa de poner en grave riesgo su salud al haberlos incluido en la campaña de vacunación contra la covid-19 pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) “recomienda no vacunar a los niños”.

Muchos de estos mensajes van acompañados de una imagen de la web de la OMS en la que destaca la frase “Los niños no deben vacunarse por el momento” junto a la precisión de que “todavía no hay suficiente evidencia” sobre el uso de estas vacunas en menores como para “hacer recomendaciones de que los niños se vacunen”.

DATOS: En realidad, la OMS aconsejó no vacunar aún a los niños porque su riesgo de infección es bajo y consideraba prioritario destinar esas dosis a inmunizar a colectivos con grave riesgo de contagio en países con escasos recursos, pero nunca porque las vacunas pudieran ser peligrosas.

VACUNAS SEGURAS Y EFICACES PARA MENORES DE EDAD

Para empezar, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) respaldó el 28 de mayo la extensión del uso de la vacuna de Pfizer/BioNTech a adolescentes entre doce y quince años, tras concluir que este fármaco era seguro y eficaz en esa franja de edad.

Pfizer y BioNTech habían probado su vacuna durante la fase III de un ensayo clínico en 2.260 adolescentes y habían concluido que su efectividad era del 100 % y con una “sólida” respuesta inmunológica.

El 2 de junio, Rumanía se convirtió en el primer país de la UE que comenzaba a inmunizar a adolescentes de esas edades y unos días más tarde empezó en España un ensayo clínico, también con la vacuna de Pfizer, en menores de 12 años. El objetivo era que participaran niños de edades cada vez más bajas, hasta llegar a bebés de 6 meses.

FRENAR EL VIRUS Y LOGRAR LA INMUNIDAD DE GRUPO

En EEUU también pueden recibir vacunas anticovid los menores de edad, de momento solo a partir de 12 años, una franja para la que, tras Pfizer, solicitó autorización Moderna y a la que ambas farmacéuticas aspiran a sumar la de niños de 6 meses a 11 años, objetivo para el que los dos laboratorios han comenzado ensayos clínicos.

Los últimos datos conocidos en EEUU muestran que un 17,2 % de todos los positivos por coronavirus detectados la primera semana de junio eran niños, frente al 2,6 % de la primavera de 2020, mientras que las infecciones han disminuido drásticamente entre adultos mayores.

Esa evolución refleja la eficacia de las vacunas para prevenir contagios, según destacaba el doctor Sean O’Leary, vicepresidente del comité de enfermedades infecciosas de la Asociación de Pediatría de EEUU (AAP).

Y ese es el motivo fundamental por el que se extiende la campaña de vacunación a edades cada vez más bajas: para frenar de manera más eficaz la expansión del virus y poder alcanzar la deseada inmunidad de grupo.

OMS: NO INMUNIZAR AÚN A NIÑOS PARA DONAR VACUNAS A OTROS PAÍSES

¿Por qué entonces la OMS desaconsejó la vacunación de menores de edad? El director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió expresamente el 14 de mayo a los países que no vacunen a los niños y adolescentes contra la covid. Pero no porque su salud corriera riesgo con las vacunas, sino porque consideraba prioritario destinar esas dosis a las naciones con menos recursos.

Tedros se expresó en estos términos: “Entiendo que algunos países quieran vacunar a sus niños y adolescentes, pero les urjo a que lo reconsideren y, en lugar de ello, donen más dosis a COVAX” (el programa creado por la OMS y la alianza público-privada GAVI para buscar un reparto igualitario de dosis en todo el mundo).

COVAX, que hasta ahora ha distribuido más de 88 millones de vacunas a 131 países, sobre todo economías de bajos y medios ingresos, cuenta con el apoyo de más de 90 Estados, entre ellos todos los miembros de la UE, donde se mantienen los planes para vacunar a menores de edad.

Tedros apelaba a ese “puñado de países ricos que compraron la mayor parte del suministro de vacunas” para que renuncien a inmunizar a “grupos de menor riesgo” como son los “niños y adolescentes” y donen esas dosis a COVAX, porque “en los países de ingresos bajos y medianos bajos el suministro de vacunas no ha sido suficiente siquiera para inmunizar a los profesionales sanitarios”.

LA WEB HA RETIRADO EL CONSEJO DE QUE NO DEBEN VACUNARSE

En ese contexto, la OMS incluyó hace meses en el apartado de su web sobre consejos de vacunación anticovid la frase destacada “Los niños no deben vacunarse por el momento”, antes de la siguiente precisión: “Todavía no hay suficiente evidencia” sobre el uso de estas vacunas en menores como para “hacer recomendaciones de que los niños se vacunen”.

Los avances en los ensayos clínicos aconsejaron a la OMS sustituir el 22 de junio esa precisión por esta otra: “Se necesita más evidencia sobre el uso de las diferentes vacunas covid-19 en niños para poder hacer recomendaciones generales sobre la vacunación infantil”. Y la organización retiró ese mismo día de su web la frase “Los niños no deben vacunarse por el momento”.

Desde entonces, la web de la OMS completa además sus consejos con la siguiente argumentación: “Los niños y adolescentes tienden a pasar una enfermedad más leve en comparación con los adultos, por lo que, a menos que formen parte de un grupo con mayor riesgo de covid-19 grave, urge menos vacunarlos que a las personas mayores, las que padecen enfermedades crónicas y los trabajadores sanitarios”. EFE