Robert Zumwalt: El impuesto corporativo mínimo global expone la hipocresía del G-7

 

Los economistas de la escuela austriaca llevan mucho tiempo demostrando que los monopolios sólo tienden a formarse como resultado de la intervención gubernamental, y que los «monopolios naturales» prácticamente nunca han existido. Sin embargo, los «expertos» políticos y académicos nos dicen continuamente que las economías no reguladas dan lugar inevitablemente a monopolios, consorcios empresariales y cárteles, que, según nos aseguran, tienen consecuencias desastrosas para la gente corriente. Por lo tanto, se nos dice que los gobiernos están justificados para tomar medidas enérgicas para evitar que se desarrollen los monopolios o para deshacerse de ellos.

En este debate, los intervencionistas se enmarcan en la oposición a las fuerzas anticompetitivas de las grandes empresas que tienen demasiado control sobre la vida de la gente común. Cabe destacar, entonces, que estos mismos intervencionistas apoyan tipos similares de prácticas anticompetitivas, y el mayor control sobre la vida de las personas que conllevan, cuando son empleadas por los gobiernos.

Para ello, los líderes de las naciones del G-7 se han reunido recientemente para proponer un impuesto corporativo mínimo global que permitiría a los gobiernos nacionales ejercer una forma de poder de monopolio propio sobre la tributación de las empresas dentro de sus fronteras. Un elemento importante de la propuesta, si se lleva a cabo, es el requisito de que cada nación imponga un tipo mínimo del impuesto corporativo de al menos el 15%. El objetivo claro de esta parte de la propuesta es eliminar la llamada carrera a la baja en los impuestos corporativo, que es un eufemismo para las esperanzas de las naciones con impuestos altos de protegerse de la competencia de las naciones con tipos impositivos bajos que buscan atraer a las empresas fuera de ellas.

Para que esta propuesta tenga el efecto deseado, varias naciones fuera del G-7 tendrían que elevar voluntariamente sus tipos impositivos para las empresas. Irlanda, por ejemplo, fija el impuesto corporativo en un 12,5%, y una parte sustancial de su base imponible se encuentra allí específicamente porque es un paraíso fiscal comparativo. Por lo tanto, otras partes de la propuesta parecen estar pensadas para inducir a participar a países de baja tributación como Irlanda, que probablemente no estén dispuestos a subir sus tipos impositivos y perder el principal atractivo que tienen para las empresas multinacionales que tienen allí su sede. Por ejemplo, la propuesta también reorientaría el pago del impuesto corporativo para garantizar que las mayores empresas del mundo paguen algunos impuestos a las naciones en las que hacen negocios, en lugar de donde están físicamente ubicadas. Estas disposiciones parecen diseñadas para compensar a las naciones de baja tributación por la pérdida de base fiscal que seguramente sufrirán si adoptan la propuesta del G-7.

En resumen, las naciones ricas saben que sólo pueden gravar a las empresas hasta cierto punto antes de que a éstas les resulte rentable trasladarse a jurisdicciones competidoras con tipos impositivos más bajos, y los líderes del G-7 están intentando abiertamente coludirse con otras naciones para poner fin a esa competencia. Hay poca diferencia significativa entre esto y las supuestas prácticas anticompetitivas de las empresas privadas -completadas con «sobornos» prometidos a los participantes que cooperan- que los mismos gobiernos vilipendian continuamente.

Los gobiernos siguen oponiéndose a los monopolios privados

A pesar de esta aparente aceptación de las prácticas monopolísticas, el gobierno federal sigue tratando de purgar lo que considera monopolios privados a cada paso. En la última salva, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de EEUU aprobó recientemente una serie de proyectos de ley antimonopolio que aplican varias recomendaciones presentadas por el subcomité antimonopolio del Poder Judicial en un informe titulado Investigación de la competencia en los mercados digitales, publicado en octubre de 2020 tras una investigación de un año de duración. Como era de esperar, el subcomité recomendó una mayor intervención del gobierno en las prácticas comerciales de las plataformas digitales, incluida la promulgación de medidas que prohíban a «determinadas plataformas dominantes» operar en líneas de negocio adyacentes y que prohíban futuras fusiones y adquisiciones por parte de esas plataformas a menos que puedan demostrar a los reguladores que la fusión o adquisición no sería anticompetitiva.

Puede que no simpaticemos con las grandes empresas tecnológicas en sus enfrentamientos con el Estado; ahora está bien documentado que esas empresas obtuvieron su dominio en gran medida a través de la colusión con el Estado en primer lugar. Sin embargo, el informe del subcomité sobre este tema proporciona una visión directa de lo que los gobiernos encuentran tan objetable en este tipo de prácticas cuando son empleadas por empresas como Google, Apple, Amazon y Facebook.

Por ejemplo, el subcomité descubrió que el «dominio de algunas plataformas en línea ha contribuido al declive de las fuentes de noticias fiables», citando la preocupación de los editores de noticias por la «significativa y creciente asimetría de poder» entre las plataformas dominantes y ellos mismos. También informan de la preocupación por el dominio de las grandes plataformas digitales que debilita la innovación y el espíritu empresarial, citando la existencia de una «zona de muerte» de la innovación porque algunos capitalistas de riesgo dicen que son reacios a invertir en nuevas empresas que competirían con las plataformas dominantes. El subcomité también consideró que la capacidad de las plataformas dominantes para entrometerse o violar la privacidad de sus clientes es un «indicador del poder del mercado en línea».

Aunque hay mucho que criticar sobre la forma en que el subcomité caracteriza cada una de estas preocupaciones, revela lo que el Estado afirma que es tan preocupante sobre las prácticas monopolísticas, al menos en lo que respecta a las plataformas digitales: según ellos, las grandes empresas limitan el acceso de las personas a la información, impiden la innovación y amenazan la privacidad.

Los monopolios estatales no son mejores que los privados

Pero si el gobierno de Estados Unidos cree realmente que el casi dominio de estas empresas tecnológicas es un peligro para sus ciudadanos, ¿cómo puede creer también que su propio dominio total dentro de su propia jurisdicción no es suficiente?

La diferencia entre la propuesta anticompetitiva del G-7 y el supuesto comportamiento anticompetitivo de las grandes plataformas digitales es sólo superficial. En ambos casos, el objetivo final es crear condiciones en las que los «proveedores» puedan exigir un «precio» más alto por sus «productos y servicios» de lo que sería posible en un mercado abierto. La propuesta del G-7 prohibiría a cualquier nación cobrar un «precio» más bajo (es decir, un tipo impositivo) por sus «productos» (es decir, el permiso para hacer negocios en su jurisdicción).

Ludwig von Mises escribió en su obra de 1944, Gobierno omnipotente, que:

Casi todos los monopolios que son atacados por la opinión pública y contra los que los gobiernos pretenden luchar son hechos por el gobierno. Son monopolios nacionales creados al amparo de los derechos de importación. Se derrumbarían con un régimen de libre comercio.

El tratamiento común de la cuestión del monopolio es completamente mendaz y deshonesto. No se puede utilizar una expresión más suave para caracterizarlo. El objetivo del gobierno es elevar el precio interno de las mercancías en cuestión por encima del nivel del mercado mundial, con el fin de salvaguardar a corto plazo el funcionamiento de su política de prolación. Las manufacturas altamente desarrolladas de Gran Bretaña, Estados Unidos y Alemania no necesitarían ninguna protección contra la competencia extranjera si no fuera por la política de sus propios gobiernos de elevar los costes de la producción nacional. (p. 71)

Las mismas fuerzas que impiden la formación de monopolios naturales en el mundo de los negocios se aplican también a los intentos de los gobiernos de ejercer un poder fiscal ilimitado en el ámbito internacional. Los gobiernos de las naciones ricas desean elevar el precio de sus productos -la tasa impositiva que pueden cobrar por el «privilegio» de hacer negocios dentro de sus fronteras- por encima del «nivel del mercado mundial», pero no es ningún secreto que los impuestos elevados tienden a hacer que los ricos y las empresas eviten esos impuestos huyendo a jurisdicciones con impuestos más bajos. De la misma manera que las industrias protegidas buscaron el refugio de los aranceles de importación impuestos por el gobierno, las naciones ricas están tratando de buscar el refugio de los acuerdos internacionales para hacer prácticamente lo mismo.

Los intervencionistas probablemente responderían que deberían ejercer este poder de monopolio precisamente porque ellos, y sólo ellos, pueden evitar los males de los monopolios comerciales. Pero todas las preocupaciones expresadas en el informe del subcomité sobre las empresas privadas son igual de aplicables, si no más, a las acciones de los gobiernos.

Que el Estado es el enemigo de la innovación no necesita ser elaborado por cualquier lector habitual de mises.org. El propio impuesto corporativo que pretenden globalizar representa una barrera para los innovadores que carecen de recursos para organizar sus participaciones empresariales de la forma más ventajosa desde el punto de vista fiscal que han hecho empresas como Amazon.

En cuanto a la supresión de las ideas y la expresión, ¿qué puede hacer una empresa, incluso un gigante de los medios digitales, que no puedan hacer los gobiernos? Es fácil encontrar ejemplos de supresión de la expresión por parte del Estado, pero para los fines actuales, vale la pena preguntarse si someter a estas plataformas a controles estatales más dominantes podría inducirlas a ser más complacientes con las demandas del gobierno de suprimir las opiniones que considera anticientíficas, antidemocráticas o amenazantes para sus propósitos.

Y deberíamos hacer la misma pregunta respecto a la privacidad. En 2019, Facebook informó de que había recibido 50.741 demandas de datos de usuarios solo por parte del gobierno de EEUU, el 88% de las cuales Facebook dice haber cumplido. Parece demasiado optimista esperar que las protecciones de la privacidad se fortalezcan cuando empresas como estas se encuentran cada vez más sujetas al control del Estado.

Conclusión:

La propuesta del G-7 es digna de mención por el hecho de que los líderes de las naciones más poderosas del mundo, al tiempo que acusan a las empresas comerciales de abusar del poder monopólico, intentan ahora ampliar su propio uso del poder monopólico contra esas mismas empresas a nivel internacional. Sin embargo, lo más preocupante es la posibilidad de que esta tendencia se extienda más allá de los impuestos de las empresas y llegue directamente a la vida de los individuos. Si los gobiernos del mundo pueden monopolizar con éxito el impuesto corporativo, ¿sobre qué otras libertades individuales podrían estar dispuestos a ejercer un control similar?


Robert Zumwalt es un abogado con títulos universitarios en economía y ciencias políticas.

Este artículo fue publicado originalmente en Instituto Mises el 3 de julio de 2021