Así fue el tributo a las víctimas del Champlain Towers tras dos semanas de la catástrofe en Miami

En el tributo a las víctimas del derrumbe también participaron los funcionarios de otros países que trabajan en el lugar

 

Solo piedras, polvo y escombros quedan sobre la Calle Collins de Miami, donde antes estaba uno de los edificios emblemáticos de la ciudad. Dos semanas pasaron ya desde que el edificio Champlain Towers South colapsó parcialmente en plena madrugada del 24 de junio.

Por Infobae

Desde entonces los cuerpos de rescate han mantenido sus labores en el lugar, ante la mirada del mundo que observa con horror el avance del operativo. Con el paso de los días las esperanzas de supervivencia eran cada vez menores. Después de 15 días, son simplemente nulas.

Antes de entrar en una nueva fase de los trabajos en el lugar, los cuerpos de rescate homenajearon a las víctimas con un minuto de silencio interrumpido por las oraciones, el sollozo y el llanto de los presentes. A partir de ahora los esfuerzos estarán centrados en intentar recuperar los restos de las víctimas.

“Tomamos la decisión extremadamente difícil de pasar de una operación de búsqueda y rescate a la recuperación” de cuerpos, declaró Daniella Levine Cava en un tono de voz quebradizo y visiblemente afectada.

“Nuestros corazones se rompen por los que están de luto y por aquellos que aún están esperando”, dijo Daniella Levine Cava, mientras daba el parte diario sobre las tareas de rescate y el nuevo balance de muertos.

“Nuestro compromiso con esta misión es profundamente personal. Esta es nuestra comunidad, son nuestros vecinos y nuestras familias. Y nuestros socorristas realmente han buscando en esa pila (de escombros) todos los días desde el colapso como si estuvieran buscando a sus propios seres queridos”, añadió, visiblemente emocionada, antes de quebrarse hacia el final del parte.

El mismo anuncio se había hecho más temprano en una reunión a puertas cerradas a familiares y amigos, que recibieron la noticia entre llantos mientras abandonaban las esperanzas de encontrar a alguien con vida.

Fueron las autoridades de los bomberos las que confirmaron que, en efecto, ya no hay esperanzas de hallar sobrevivientes del colapso de Surfside ocurrido el 24 de junio pasado.

El Jefe de Operaciones de Bomberos de Miami-Dade, Ray Jadallah, dijo a las familias que el anuncio era “una de las noticias más difíciles que he tenido que dar en mi carrera profesional”. “Nuestra única responsabilidad en este momento es lograr un cierre”, dijo, mientras los familiares lloraban de fondo.

Durante dos semanas, los equipos de rescate han buscado espacios en los escombros lo suficientemente grandes como para albergar a los sobrevivientes. Pero ahora dicen que la probabilidad de encontrar a alguien con vida es casi nula.

“Nos dimos cuenta por el estrés, y la fuerza de la presión en las paredes y en los pisos que simplemente no tenían ninguna posibilidad de vida”, dijo Jadallah.

SIN CAUSAS CLARAS DEL DERRUMBE

Después de 15 días del colapso del edificio, continúan las investigaciones para determinar las causas del hecho. Diversas teorías han surgido durante estas dos semanas: desde socavones hasta intrusiones de agua salada que debilitaron el hormigón. Muy diversos son los argumentos sostienen las hipótesis respecto a las razones del derrumbe del complejo.

El edificio Champlain Towers en Surfside, que debió ser demolido por completo la semana pasada ante el riesgo de derrumbe, estaba en medio de un proceso de recertificación que suele ordenar el gobierno local al cumplirse los 40 años de la estructura.

Sin embargo la mirada está puesta sobre un informe de 2018 de la firma de ingeniería Morabito Consultants -la misma que hizo la inspección de 40 años- en el que se identificaron numerosos problemas con el edificio, incluyendo “daños estructurales importantes” en una losa de hormigón debajo de la cubierta de la piscina que necesitaba ser reparada extensamente.

Los expertos señalaron que el proceso de evaluación de las posibles causas que produjeron el colapso podría llevar meses. El mismo incluye una revisión de los componentes individuales del edificio que ahora pueden estar enterrados en los escombros, la realización de pruebas de hormigón para evaluar su integridad y un examen de la tierra que se encuentra debajo para ver si un socavón u otro hundimiento fue el responsable del derrumbe.