La historia de la niñera de la familia presidencial paraguaya: Sigue desaparecida tras el derrumbe en Miami

Leidy Luna Villalba, de 23 años, se encuentra entre los desaparecidos en Surfside, Florida. Cortesía de la familia Luna Villalba

 

A Leidy Luna, de 23 años, solo le faltaban 300 dólares para poder graduarse de enfermería. Luego, con un sueldo de enfermera planeaba mantener a su familia en Eugenio Garay, su aldea rural en la provincia de Guairá, en el sureste de Paraguay. Hace unas semanas, se le presentó una oportunidad que le permitiría lograr eso: cuidar a los hijos de la hermana de la primera dama de Paraguay, Silvana López Moreira, durante un viaje a Miami, al lado de la playa. La noche que llegó a Florida, sin embargo, el edificio de 12 plantas en la localidad de Surfside donde se hospedaban se desplomó. Hasta la fecha han muerto 46 personas y 94 continúan desaparecidas.

Por Noticias Telemundo

No se sabe de Leidy Luna desde ese 28 de junio. Silvana López Moreira, su esposo Luis Pettengill y sus tres hijos también se encuentran entre los desaparecidos. Leidy había trabajado con ellos desde hacía un año.

“Demasiado duro, no puedo hablar”, dijo su madre Juana Villalba a Noticias Telemundo, quien se encuentra en Miami desde hace unos días, con la esperanza de tener noticias de su hija. Más tarde, su sobrina Lourdes Luna agregó: “Ella está literalmente partida en mil pedazos, como el edificio que se cayó”. Y no son solo ellas, en Paraguay, Leidy Luna se ha convertido en un símbolo de las víctimas invisibles, que por alguna u otra razón, no figuran en los noticieros.

Su primer viaje fuera del país

Durante días, la familia esperó angustiada la poca información que recibía del Gobierno de Paraguay.

“Nos enteramos por las noticias, esperando que fuera un error porque escribieron mal su nombre”, le dijo Juana Villalba, la madre de Luna, al diario The Washington Post.

Su historia conmovió a muchos, pues representa a los millones de latinoamericanos de pocos recursos que buscan superarse a través de la educación, a pesar de la adversidad y con la meta de ayudar a otros. Según le dijeron quienes la conocen a la prensa, a Leidy le gusta cuidar a la gente, a niños y animales. Esta era la primera vez que viajaba al exterior y que conocía el mar.

Su primer viaje fuera del país

Durante días, la familia esperó angustiada la poca información que recibía del Gobierno de Paraguay.

“Nos enteramos por las noticias, esperando que fuera un error porque escribieron mal su nombre”, le dijo Juana Villalba, la madre de Luna, al diario The Washington Post.

Su historia conmovió a muchos, pues representa a los millones de latinoamericanos de pocos recursos que buscan superarse a través de la educación, a pesar de la adversidad y con la meta de ayudar a otros. Según le dijeron quienes la conocen a la prensa, a Leidy le gusta cuidar a la gente, a niños y animales. Esta era la primera vez que viajaba al exterior y que conocía el mar.

Su primer viaje fuera del país

Durante días, la familia esperó angustiada la poca información que recibía del Gobierno de Paraguay.

“Nos enteramos por las noticias, esperando que fuera un error porque escribieron mal su nombre”, le dijo Juana Villalba, la madre de Luna, al diario The Washington Post.

Su historia conmovió a muchos, pues representa a los millones de latinoamericanos de pocos recursos que buscan superarse a través de la educación, a pesar de la adversidad y con la meta de ayudar a otros. Según le dijeron quienes la conocen a la prensa, a Leidy le gusta cuidar a la gente, a niños y animales. Esta era la primera vez que viajaba al exterior y que conocía el mar.

Otra expatriada paraguaya, Evelina Lowenthal, propietaria de una agencia de viajes en Bay Harbor Islands, sugirió a Eastern Airlines, que vuela directamente entre Asunción y Miami, que donara los boletos de avión a Miami para la familia de Leidy.

Su madre, Juana Villalba, finalmente viajó este sábado a Miami y se reunió con la alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levina Cava. Era la primera vez que salía del país y que conseguía un pasaporte. Recibió una visa de emergencia para poder venir a ver en carne propia las labores de rescate que quizá saquen a su hija con vida de los escombros. Con cada día, sin embargo, y el hallazgo de más cuerpos, la esperanza se evapora.

Con Villalba viajó también una prima de Leidy, Lourdes Luna, quien le ha estado ayudando a traducir del español al guaraní a Villalba.

“Parece que Leidy se ha convertido de repente en una causa común”, le dijo Lourdes, que es maestra, a WLRN. “Ahora es más que una simple ayudante contratada. La gente quiere que su tragedia signifique algo”.

Tras la demolición del domingo de lo que seguía en pie del edificio de 40 años, los rescatistas ahora pueden buscar en más áreas sin una estructura inestable que amenace sus esfuerzos, le dijeron las autoridades a Lourdes, según NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo. Ella espera que eso signifique que pronto se enterarán de lo que le sucedió exactamente a su prima.

“La familia tenía muchas esperanzas cuando nos despedimos”, le dijo Lourdes, de 38 años, a NBC News. “Ellos esperaban que íbamos a traer a Leidy de regreso a casa. Pero ahora que estamos aquí, la realidad es diferente”.

En la Universidad San Lorenzo, donde Leidy estudiaba, era conocida como “la luz de la clase”, le dijo al Post su amiga Gloria Silvero. Durante sus cuatro años en la escuela de enfermería, Leidy era admirada por su esfuerzo, ética de trabajo y determinación. De lunes a viernes, estudiaba intensamente. Los fines de semana, trabajaba limpiando casas y cuidando niños.

“Trabajaba duro, pero siempre con una sonrisa en su cara”, dijo Silvero. “También era la mejor niñera. Movía cielo y tierra para hacer felices a los niños”.

Los paraguayos en Estados Unidos como Bosch y Lowenthal se movilizaron para apoyar a la familia de Leidy en Paraguay. Su apoyo ha sido crucial para Villalba y su familia en un momento tan difícil, le dijo Lourdes a NBC News.

“Su apoyo constante y sus mensajes de aliento han sido uno de los factores más importantes desde que ocurrió esta tragedia”, dijo. “No nos hubiera sido posible venir aquí sin ellas. Todavía estaríamos en Paraguay con incertidumbre, por lo que estamos muy contentas de estar aquí a pesar de las circunstancias”.

Los paraguayos en Estados Unidos como Bosch y Lowenthal se movilizaron para apoyar a la familia de Leidy en Paraguay. Su apoyo ha sido crucial para Villalba y su familia en un momento tan difícil, le dijo Lourdes a NBC News.

“Su apoyo constante y sus mensajes de aliento han sido uno de los factores más importantes desde que ocurrió esta tragedia”, dijo. “No nos hubiera sido posible venir aquí sin ellas. Todavía estaríamos en Paraguay con incertidumbre, por lo que estamos muy contentas de estar aquí a pesar de las circunstancias”.