Niño se disparó en una pijamada con sus amigos en Los Ángeles

Diario NY

 

Una pijamada infantil terminó en una tragedia que enluta a la comunidad hispana en San Diego. Y es que un niño de 12 años murió al dispararse por accidente con un arma que un invitado de 15 años llevó a la reunión.

Por: Diario NY

Max Mendoza invitó a sus amigos al departamento donde vivía junto a su madre en Chula Vista. Todo se desarrollaba con normalidad hasta que la familia escuchó un disparo en la habitación y corrió de inmediato. Era sábado por la mañana.

Aida, la mamá de Max, encontró a su hijo sangrando y de inmediato lo llevó a un hospital, donde murió minutos más tarde.

La policía interrogó al niño que llevó el arma y lo entregó más tarde a la familia. Se investiga cómo obtuvo la pistola y a quién pertenece.

“Lo extraño… Tenía un gran corazón, y un gran corazón”, contó Aida a San Diego Tribune el domingo.

La tragedia impactó a la comunidad que colocó un memorial improvisado afuera de los condominios de Woodland Hills donde vivía. “Larga vida a Max”, se lee en el tributo.

“Es el chico más inteligente, guapo y dulce que podrías haber conocido”, contó al diario californiano Eliadora Foster. De acuerdo a los vecinos, Max cuidaba a sus cuatro hermanas menores y las ayudaba a andar en bicicleta, patineta y nadar.

“Era el hombrecito de la casa”, agregó Foster.

“Todo el vecindario lloró porque es tan especial. Duele que se haya ido. Nos lo quitaron demasiado pronto”, concluyó.

“Aunque solo tenía 12 años, hablabas con él y te sentías como si estuvieras hablando con alguien de tu edad. Era tan maduro para su edad. Era tan sabio para su edad”, contó a Fox News, Macy, su hermana mayor de 16 años.

“¿Quién va a casa y piensa que su hermano de 12 años se ha ido? Es surrealista. Sólo tenía 12 años. Tenía mucho por lo que vivir. Todavía le quedaba toda la vida por delante”, agregó.

La familia de Max estableció una campaña en GoFundMe para recaudar fondo para los gastos funerarios.

“Era encantador y divertido. Tenía un corazón dos veces más grande que el de un niño promedio. Siempre estaba dispuesto a compartir lo poco que tenía con sus compañeros de clase, incluso si no eran sus amigos más cercanos”, se lee en la campaña que hasta el jueves había recaudado poco más de $10,000 de los $25,000 que tiene de objetivo.