El G20 advirtió que las variantes del coronavirus pesan sobre la reactivación económica

La zona peatonal vacía se ve a primera hora de la mañana en Dortmund, en el oeste de Alemania, el 17 de diciembre de 2020, en un cierre parcial para frenar la propagación de la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19) en curso. – Alemania entró en un bloqueo parcial desde el 16 de diciembre con tiendas y escuelas que no son esenciales para cerrar, mientras la economía más grande de Europa lucha por detener un “crecimiento exponencial” en las infecciones por coronavirus. Las nuevas restricciones se aplicarán hasta el 10 de enero de 2021, y se insta a las empresas a permitir que los empleados trabajen desde casa u ofrecer vacaciones prolongadas de la empresa, en virtud de las nuevas medidas acordadas por la canciller Merkel con los líderes regionales de los 16 estados de Alemania el 13 de diciembre (Foto de Ina FASSBENDER / AFP)

 

Los ministros de Finanzas del G20 advirtieron este sábado de los “riesgos” que pesan sobre la recuperación de la economía mundial debido a la “propagación de nuevas variantes de Covid-19 y el diferente ritmo de vacunación”.

Aunque la situación económica mundial “ha mejorado, principalmente gracias al aumento de la vacunación” en los últimos meses, el G20 recordó en su comunicado final que la crisis aún no ha terminado.

La variante Delta del coronavirus, muy contagiosa, continúa socavando la recuperación de la actividad en todo el mundo y ha provocado repuntes de la epidemia en Asia y África y hecho que los casos en Europa y Estados Unidos aumenten notablemente.

Los ministros del G20 reiteraron el sábado en su comunicado su intención de “seguir apoyando la recuperación, evitando abandonar de forma prematura las medidas de apoyo a la economía”.

Pero, en un contexto de temor creciente por la subida de la inflación, el G20 advirtió que ese apoyo no debería afectar a que la política económica vaya en “coherencia con los mandatos de los Bancos Centrales, también en materia de estabilidad de los precios”.

Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los Bancos Centrales se comprometieron, además, a “preservar la estabilidad financiera y la viabilidad presupuestaria a largo plazo”, aludiendo a las medidas de reactivación, que mermaron las arcas públicas.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), los países del G20 se han gastado 16 billones de dólares en reimpulsar sus economías desde que empezó la pandemia.

AFP