Hombre vive como un cerdo en la casa de los sobrevivientes del holocausto en los Hamptons

Genya Markon tiene palabras de pelea para el ocupante ilegal que se niega a dejar la querida casa de Hampton Bays de su familia, una casa comprada con una herencia de una tía que sobrevivió a dos campos de concentración nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Por NY Post

“Vete de aquí. No te mereces esta casa. No es tuyo ”, dijo Markon, de 78 años, a The Post el sábado por la mañana, después de que se despertó en la casa de un amigo. “Has hecho todo lo posible para arruinar mi vida”.

Julie Rinke, una corredora de bienes raíces de Century 21, alquiló por primera vez la casa de Markon de 120 metros cuadrados, tres habitaciones y dos baños en septiembre de 2019. Se suponía que debía desocupar el 18 de junio. Pero cuando Markon regresó el mes pasado de Israel, donde pasa sus inviernos, Rinke se negó a irse, citando las dificultades provocadas por la pandemia.

El abogado de Markon dice que Rinke está actuando de una “manera deshonesta y manipuladora para explotar la pandemia de COVID-19”.

“Vive como un cerdo”, le dijo Markon a The Post, notando barriles de basura volcados, muebles esparcidos por el patio y un interior desaliñado que pudo ver por solo dos minutos cuando regresó a Hampton Bays el mes pasado.

Markon, quien está demandando a Rinke en la Corte Suprema de Suffolk en un intento por sacarla, ahora está enfrascada en una batalla para reclamar su casa, valorada en $ 675,000, sin mencionar la dignidad de su familia.

Los padres de Markon escaparon de la Francia ocupada por los nazis y llegaron a los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Su padre y su madre, Sasha y Raya Markon, desarrollaron una afinidad por Hampton Bays cuando todavía era una ciudad “adormecida” y se hicieron amigos de artistas locales como David Burliuk.

Compraron esta casa cerca de Shinnecock Bay en 1967 con dinero que heredaron de la tía materna de Markon, Katia Magid, quien sobrevivió a los campos de concentración de Hitler en Kaiserwald y Stuffhof.

“Mi mamá no había sabido nada de su hermana en años. Uno de mis principales recuerdos de la infancia es que mi madre recibió el telegrama que decía que mi tía estaba viva y la alegría y la histeria que siguió ”, dijo Markon, quien pasó 19 años trabajando para el Museo del Holocausto en Washington DC mientras representaba a la organización en Israel también. .

Ahora Rinke se ha negado a renunciar a la casa donde Markon alberga muchos de esos preciados recuerdos.

“Mi casa no era del todo un museo de arte, pero era una pequeña joya y ahora está en ruinas”, dijo Markon. Entre otras indignidades, dice que el ocupante ilegal ha quitado de las paredes las obras de arte que ella y su familia habían coleccionado a lo largo de los años.

“Casa ordenada y ordenada cuidada por la decoradora de interiores que dice ser. Qué broma ”, dijo Markon, citando fotos del desastre. “Tal vez ella se avergüence”.

Rinke no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.