La Fiscalía de Haití interrogará a dos magnates y dos ex senadores por el asesinato del presidente Jovenel Moïse

Cientos de haitianos se congregan hoy frente a la sede de la embajada de Estados Unidos con la esperanza de que les concedan un visa para abandonar su país, ante la incertidumbre de lo que pueda ocurrir después del asesinato de presidente Jovenel Moise, en Puerto Príncipe (Haití). EFE/ Orlando Barría
Cientos de haitianos se congregan hoy frente a la sede de la embajada de Estados Unidos con la esperanza de que les concedan un visa para abandonar su país, ante la incertidumbre de lo que pueda ocurrir después del asesinato de presidente Jovenel Moise, en Puerto Príncipe (Haití). EFE/ Orlando Barría

 

 

 

 

 

Los empresarios Réginald Boulos y Dimitri Vorbe fueron acusados por el fallecido mandatario de financiar las protestas que desestabilizaron el país desde 2018.

Por infobae.com

Un fiscal haitiano convocó este viernes a declarar por el asesinato del presidente Jovenel Moise a dos magnates, Réginald Boulos y Dimitri Vorbe, y a los exsenadores opositores Youri Latortue y Steven Benoît.

Los cuatro, conocidos opositores de Jovenel Moise, fueron convocados para el próximo lunes por el fiscal Bed-Ford Claude, del Tribunal de Primera Instancia de Puerto Príncipe.

Boulos, dueño de un conglomerado de empresas, y Vorbe, cuya familia es dueña de la compañía que controla el sector eléctrico, fueron acusados por el Gobierno de Moise de financiar las protestas que desestabilizaron el país desde 2018.

El exsenador Steven Benoît ha puesto en tela de juicio la versión oficial sobre el magnicidio en varias entrevistas y ha sugerido que Moise fue asesinado por su cuerpo de seguridad.

El fiscal también ha llamado a declarar la próxima semana a cuatro de los jefes policiales y militares responsables de la seguridad de Jovenel Moise.

Armas, teléfonos, pasaportes y otros artículos junto con los sospechosos del asesinato del presidente Jovenel Moïse, quien fue asesinado a tiros la madrugada del miércoles en su casa, Puerto Príncipe, Haití, 8 julio 2021. REUTERS/Estailove St-Val

La Policía haitiana afirma que el ataque fue perpetrado por un comando compuesto por 28 personas, de los cuales 26 son de nacionalidad colombiana y otros dos son estadounidenses de origen haitiano.

Por el momento, 20 personas han sido detenidas por su supuesta participación directa en el ataque, entre ellos 18 colombianos y los dos estadounidenses.

El Gobierno colombiano confirmó que varios de los detenidos son exmilitares y ofreció su colaboración a las autoridades haitianas en la investigación.

Por otra parte, Haití pidió a Estados Unidos y la ONU el envío de tropas para proteger sus puertos, aeropuerto y otros sitios estratégicos tras el asesinato de Moise, dijo el viernes un ministro del gobierno haitiano.

Dos días después de que Moise fuera brutalmente asesinado en un ataque armado contra su residencia, “pensamos que los mercenarios [a los que se acusa del crimen] podrían destruir alguna infraestructura para crear caos en el país”, dijo a la AFP el ministro de elecciones, Mathias Pierre.

En la imagen, el presidente provisional de la República de Haití, Joseph Lambert (d), actual titular de la cámara alta. EFE/Valerie Baeriswyl/Archivo
En la imagen, el presidente provisional de la República de Haití, Joseph Lambert (d), actual titular de la cámara alta. EFE/Valerie Baeriswyl/Archivo

Durante una conversación con el secretario de Estado de Estados Unidos y la ONU hicimos esta solicitud”, agregó.

El Departamento de Estado y el Pentágono confirmaron haber recibido una solicitud de “asistencia de seguridad e investigación” y dijeron estar en contacto con Puerto Príncipe, pero no especificaron si se desplegarían tropas militares.

Una fuente diplomática de la ONU dijo que recibieron el pedido, pero que se necesita una resolución del Consejo de Seguridad para enviar un contingente.

Washington ya dijo que enviará lo antes posible al FBI (policía federal) y a otros agentes a Haití, donde el magnicidio dejó un vacío de poder en la atribulada y empobrecida nación caribeña.