¿Por qué la variante Delta del coronavirus provoca una explosión de casos entre los no vacunados?

Una mujer llena una jeringa con la vacuna Covid-19 Janssen en Nieuwegein, el 25 de junio de 2021. (Foto de Sander Koning / ANP / AFP) / Holanda OUT

 

Justo cuando millones de personas en los Estados Unidos sienten que la vida ha vuelto a la normalidad, la variante delta del coronavirus surgió como la más prevalente en el país esta semana, lo que una vez más elevó la preocupación en la lucha para sofocar la pandemia.

Por Infobae

Los nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran que más de la mitad de todos los casos nuevos de COVID-19 en los EEUU son a causa de la variante delta, que se cree se transmite más fácilmente. “Aproximadamente un tercio de los estadounidenses no están completamente vacunados y son vulnerables a la variante delta. Nuestra lucha contra este virus no ha terminado”, aseguró el presidente Joe Biden durante una conferencia de prensa el martes.

Por otra parte, el experto epidemiólogo y asesor de la Casa Blanca, Anthony Fauci, indicó que en los condados donde las tasas de COVID son actualmente las más altas, existe una correlación directa con el hecho de que la gran mayoría de los residentes no están vacunados. “Más del 99 por ciento de las personas que murieron por causas relacionadas con COVID en junio no estaban vacunadas”, precisó Fauci, y el aumento de delta significa que “estamos viendo un incremento de las hospitalizaciones y muertes entre las personas no vacunadas”, dijo la directora de los CDC, la doctora Rochelle Walensky.

¿Qué tiene de diferente delta?

Desde que se identificó por primera vez en octubre de 2020, la variante delta se ha distinguido como la variante conocida más transmisible del coronavirus. Sin una vacunación generalizada y una adherencia rígida a las medidas de salud pública, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, se ha permitido que el SARS-CoV-2 mute y evolucione con el tiempo y seguirá haciéndolo.

Los datos sugieren que esta variante es tres veces más infecciosa que la cepa de coronavirus original, según Tom Frieden, ex director de los CDC que fundó Resolve to Save Lives. Pero no está claro si este virus es más letal o conduce a una enfermedad más grave, dijo la doctora Yvonne Maldonado, jefa de la División de Enfermedades Infecciosas Pediátricas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Algunos datos sugieren que los síntomas asociados con una infección de la variante delta (secreción nasal y dolor de garganta) pueden ser ligeramente diferentes a los de antes en la pandemia. Por ejemplo, la pérdida del sentido del olfato se informa con menos frecuencia.

La variante devastó India esta primavera, rompiendo récords mundiales de tasas diarias de nuevas infecciones y amenazando con colapsar partes del sistema de atención médica de esa nación. Desde entonces, la Organización Mundial de la Salud ha dicho que esta variante está en camino de dominar todas las infecciones conocidas. Frieden agregó que ha movido las metas de las tasas de vacunación. “El umbral de inmunidad colectiva es más alto con delta que antes”, dijo Frieden.

A nivel mundial, esos esfuerzos están “fallando” en vacunar a las personas contra el virus y siguen siendo “miles de millones por debajo” de lo que se necesita para contener la propagación del virus y prevenir más mutaciones y variantes, dijo Frieden. La OMS ha proyectado el objetivo de vacunar al 70 por ciento de la población mundial contra el COVID-19 para el próximo año, pero Frieden dijo que las tasas actuales son “inaceptables” y que millones de personas sufrirán si no se toman medidas más agresivas para incrementar la vacunación. Campañas

Algunas estimaciones sugieren que aproximadamente el 10 por ciento de la población mundial está actualmente inmunizada. En la mayoría de los países, los trabajadores de la salud y las poblaciones en riesgo todavía están expuestos a posibles infecciones, hospitalizaciones y muertes debido al virus. Un escenario que temen los expertos en salud es que eventualmente, si la transmisión continúa sin restricciones en muchas partes del mundo, pueda surgir otra variante que evada las vacunas altamente efectivas disponibles actualmente. Para satisfacer la demanda, Frieden dijo que las empresas deben compartir su propiedad intelectual y conocimientos técnicos de manera más amplia para que más países de todo el mundo puedan tener acceso a las vacunas, prevenir muertes y reducir la propagación del virus. “Necesitamos movernos mucho más rápido de lo que lo estamos haciendo”, precisó.

Riesgo para los no vacunados

El suministro de vacunas no es el problema en los EEUU. El 67 por ciento de los adultos están al menos parcialmente vacunados, lo que no alcanza el objetivo de la administración Biden que era de tener al 70 por ciento de las personas de 18 años o más al menos parcialmente vacunadas para el 4 de julio, un punto de referencia basado en estimaciones anteriores de cuándo Estados Unidos podría alcanzar la inmunidad colectiva. A partir del 19 de abril, EEUU expandió el acceso a las vacunas a prácticamente todos los adultos, y luego permitió que niños de hasta 12 años se vacunen. Sin embargo, algunos estados con bajas tasas de vacunación han devuelto las dosis no utilizadas al gobierno federal, un reconocimiento de la cuesta cuesta arriba que aún enfrentan los funcionarios de salud pública para convencer a millones de estadounidenses de que el coronavirus representa más que una amenaza casual. La gente está renunciando a la vacunación a su propio riesgo, dijo Frieden.

En todo EEUU, 173 condados han informado altas tasas de infección por COVID-19 de más de 100 casos por cada 100.000 personas, señaló Walensky durante la reunión informativa del Grupo de Trabajo COVID-19 de la Casa Blanca el jueves. En el 93 por ciento de esos condados, los funcionarios de salud pública dicen que las tasas de vacunación son extremadamente bajas: 40 por ciento o menos. “Este es un momento muy, muy peligroso para no estar vacunado con esta variante circulando”, indicó el doctor Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de Brown. El personal del hospital se está quedando sin ventiladores y terapeutas respiratorios en Missouri y zonas del país que están soportando brotes localizados, condiciones que la nación ha visto anteriormente en algunos de los peores picos del virus durante el último año, antes de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles.

Los datos crecientes continúan respaldando que las vacunas, particularmente Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, que han sido autorizadas para uso de emergencia en los EEUU, son en gran medida efectivas para prevenir enfermedades graves y muerte, incluso contra la variante delta, dijo Fauci durante la sesión informativa del jueves. Horas más tarde, Pfizer anunció que pediría a la FDA que aprobara una tercera inyección de refuerzo desarrollada para mejorar la inmunidad contra la variante delta. Más tarde, los CDC y la FDA emitieron una declaración conjunta, diciendo que las personas que están completamente vacunadas no necesitan refuerzos y agregando: “Estamos preparados para dosis de refuerzo siempre y cuando la ciencia demuestre que son necesarias”.

Algunos adultos dicen que necesitan poder ausentarse del trabajo para vacunarse o recuperarse (algo que la administración de Biden ha trabajado para abordar a través de incentivos fiscales recientes para los empleadores) y Jha dijo que requerirán herramientas e intervenciones de políticas diferentes a las de otros que optar por no vacunarse por razones motivadas por la política o la desinformación sobre las vacunas y el virus. Las personas peligrosamente vulnerables a esta variante no se limitan a quienes no están vacunados por elección o acceso, sino que también incluyen a aquellos que aún no tienen la edad suficiente para recibir sus vacunas.

Los niños menores de 12 años deben seguir tomando precauciones, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, dijo Maldonado. Si bien las comunidades y los hogares son los lugares principales de transmisión, dijo que los niños llevarán esa exposición con ellos al aula. El viernes, los CDC anunciaron que los maestros y estudiantes vacunados podrían ir sin máscara dentro de los edificios escolares. Surgieron consultas sobre cómo hacer cumplir ese cambio de política, incluida la forma en que los administradores escolares podrían verificar el estado de vacunación de los estudiantes.

¿Qué sigue?

Para las próximas semanas y meses, Frieden advirtió sobre una dinámica que ya estamos viendo: “Una historia de dos países: vacunados y no vacunados”. Las infecciones por COVID-19 seguirán siendo bajas, con aumentos ocasionales, en lugares altamente vacunados. Pero en las comunidades donde la mayoría de la gente permanece sin vacunar, sostuvo Frieden, “ya se están viendo tasas mucho más altas: cinco, 10, 20 veces más altas”. Señaló que eso es inferior “en comparación con la primavera mortal”, pero que los casos están aumentando rápidamente.

“Lo que hace la variante delta es acortar el fusible entre el comienzo de la propagación y la propagación explosiva”, dijo Frieden. “Esta variante es como yesca en un bosque seco”, esperando una chispa entre los no vacunados, aseguró el doctor F. Perry Wilson, epidemiólogo que dirige el Acelerador de Investigación Clínica y Traslacional en la Facultad de Medicina de Yale. En esta fase de la pandemia, el concepto de inmunidad colectiva se ha vuelto hiperlocal, agregó. Incluso si las cifras nacionales se ven bien, oscurece cuán vulnerables siguen siendo algunos condados a los devastadores brotes. Para las personas que están vacunadas pero viven en áreas donde la mayoría de sus vecinos no lo están, Wilson recomendó usar una mascarilla cuando estén junto a otras personas en ambientes cerrados.

Eso puede ser particularmente problemático en las zonas rurales del país, donde el sistema de atención de la salud ya estaba limitado incluso antes del surgimiento del COVID-19. En partes de Missouri o Arkansas, donde aproximadamente un tercio de las personas están vacunadas, Wilson dijo que el aumento de la transmisibilidad de la variante delta, y otras que pueden mutar y ascender para ocupar su lugar, podrían abrumar aún más a los hospitales rurales.

Wilson dijo que duda de que algún estado tenga la capacidad de seguir controlando los brotes a ese nivel. “La mejor elección que puede hacer por sí mismo es la vacunación”, dijo.

Este artículo fue publicado por Laura Santhanam, periodista de la cadena PBS (C)