María Fernanda Cabal y Fergus Hodgson: Colombia es asediada por narcoterroristas marxistas

Presidente Iván Duque inspecciona helicóptero atacado. – Foto: Presidencia de la República.

 

Guerrillas organizadas y un régimen totalitario intentan derrocar al gobierno legítimo de Colombia, el aliado más importante de Estados Unidos en América Latina.

Financiada con narcodólares y motivada por el poder y la ideología marxista, esta alianza terrorista ha propagado una percepción errónea: que su violencia masiva en las ciudades colombianas, que se disparó el 28 de abril, comenzó como una oposición espontánea a una propuesta sobre los impuestos. El presidente Iván Duque anuló la reforma el 2 de mayo, pero los asedios ilegales y los ataques a las comisarías de policía no dejaron de producirse.

El disfraz pasó inadvertido en una audiencia del 1 de julio en el Congreso de la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos. Lo que los participantes en la audiencia no lograron comprender fue la barbarie, la capacidad y la astucia del enemigo. Antifa y la Zona Autónoma de Capitol Hill de Seattle son un juego de niños comparados con las guerrillas reincidentes, los ricos cárteles de la droga y los regímenes antiamericanos. Recientemente, bloquearon Cali, una ciudad con más de 2 millones de habitantes. Esto paralizó el 90% del transporte público y el acceso al aeropuerto y al puerto de Buenaventura.

El ímpetu de la violencia en Colombia —tras levantamientos similares en Bolivia, Chile y Ecuador— proviene especialmente de la dictadura de Venezuela, cuya miseria ha provocado el mayor éxodo de la historia de América Latina. El régimen lleva mucho tiempo intentando dominar Colombia, y en 2004 Hugo Chávez, de Venezuela, y Fidel Castro, de Cuba, crearon la Alianza Bolivariana como contrapeso a la influencia regional de Estados Unidos.

Ahora, con Nicolás Maduro en el poder, el primer objetivo del régimen venezolano es el derrocamiento del gobierno de Duque. El segundo objetivo es una asamblea constituyente similar a la de Venezuela en 1999 y a la de Chile este año. El tercero es la instalación de testaferros políticos de narcotraficantes y de guerrillas como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El 7 de abril, Diosdado Cabello, vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, advirtió: “Si nosotros tenemos una guerra (…) con Colombia, se la vamos a hacer en su territorio”.

Colombia no es ajena a los terroristas marxistas y a los narcotraficantes —a menudo son uno— y estuvo a punto de sucumbir a ellos desde la década de 1980 hasta principios de la de 2000. El Plan Colombia, respaldado por Estados Unidos, iniciado en 1999, y un presidente asertivo, Álvaro Uribe, en el cargo entre 2002 y 2010, obligaron a los narcoterroristas a retirarse.

En 2016, los votantes colombianos rechazaron cualquier acuerdo con las FARC, que no merecen otra cosa que castigo. Sin embargo, el entonces presidente Juan Manuel Santos cedió ante los guerrilleros y los premió con amnistía y beneficios, incluso con escaños en el Congreso, por dejar públicamente las armas. El acuerdo con las FARC transmitió el mensaje de que la violencia funciona, y las llamadas FARC disidentes retomaron el camino donde lo dejaron sus compañeros. Las FARC 2.0 han ampliado sus operaciones y han encontrado refugio en Venezuela, al igual que el ELN.

Negociar con los terroristas fue un error entonces, y lo sería ahora. Sin embargo, las instituciones colombianas —especialmente la policía y los escuadrones antidisturbios— están sobrepasadas. Colombia se enfrenta a una guerra, no solo por la violencia, sino por el costo económico. El Ministerio de Hacienda calcula que las pérdidas diarias de la revuelta, que ya está en su segundo mes, ascienden a 125 millones de dólares, 2800 millones en total.

Las noticias falsas fomentan el discurso enemigo

Como señala Joseph Humire, de Center for a Secure Free Society, “esta es una amenaza que Colombia no puede resolver sola”. El problema internacional obliga a una solución internacional, que requiere derrotar a la desinformación en los medios de comunicación.

Aquí es donde entidades extranjeras con mucho dinero han respaldado el levantamiento. En tres días desde la convocatoria de protestas del 28 de abril, más de 7000 bots de Rusia y Bangladesh plagaron las redes sociales y amplificaron el discurso socialista. Distorsionaron la realidad creando cientos de noticias falsas, incluidos videos manipulados, para enfrentar a las organizaciones de derechos humanos con la policía.

Además de pedir reformas policiales, los agresivos sindicatos se aprovecharon de la indignación y cosecharon la simpatía internacional con la retórica de las propuestas progresistas: una renta básica universal, una universidad gratuita y una teoría monetaria moderna, entre otras.

Duque ya ha apoyado las reformas policiales, por lo que ya son incongruentes. No pueden ocurrir en un día, y golpear a la policía cuando está siendo literalmente bombardeada es una receta para socavar el estado de derecho por completo.

El dinero de la droga paga las facturas

Detrás de la cortina de humo de estas propuestas y acontecimientos está el narcotráfico. Maduro, según las autoridades estadounidenses, dirige el Cártel de los Soles, el más poderoso de la región, respaldado por el Estado venezolano. Los narcotraficantes pretenden unificar sus operaciones en un territorio que abarque los océanos Atlántico y Pacífico, lo que significa apoderarse de Colombia.

Los flujos ilícitos por tierra, en medio de una anarquía similar a la de Venezuela, aumentarían significativamente. Si Colombia cae en manos de los narcotraficantes, socavará la seguridad de toda la región.

Colombia está asediada por una mafia de guerrilleros urbanos que se escudan en el espejismo de protestas progresistas. Aunque los medios de comunicación internacionales no han presentado la situación con exactitud, los legisladores no pueden permitirse observar a Colombia con el punto ciego sobre los usurpadores.


María Fernanda Cabal es senadora colombiana y Fergus Hodgson es el director de Econ Americas.

Este artículo se publicó originalmente en The Epoch Times en español el 8 de julio de 2021