Representantes de la izquierda en La Guaira ya no creen en Maduro

Encuentro de líderes de izquierda en La Guaira

 

 

 

La decepción de estos dirigentes que creyeron en la llamada Revolución ya es evidente. En La Guaira decenas de líderes sociales y miembros de movimientos de izquierda en las comunidades descubrieron que ahora tienen en común el descontento.

Consejos comunales, representantes de Izquierda Unida, Voces Antiimperialistas, Movimiento Somos Lina, Compromiso País, Partido Revolucionario del Trabajo, Patria Para Todos, Vencedores Independientes Bolivarianos, entre otras agrupaciones con origen en el chavismo, decidieron hablar en una reunión en la que dejaron claro que la Revolución de hoy tiene elementos que no se parecen a lo que fue su sueño.

“Se supone que nosotros íbamos a transformar una cultura rentista a un modelo productivo sostenible, y estamos peor, te das cuenta que el problema es el gobierno. Todo cambio, aquí lo que manda es un partido, en todos los sectores de la vida popular, aquí está haciendo liquidada la República, aquí los funcionarios públicos se fueron para la empresa privada porque están pagando 80 dólares mensuales”, dijo Carlos Terorte, dirigente del PPT en La Guaira.

Denuncian que se han quedado sin voz, que han sido desplazados por estructuras que se dedican a la adulación, porque la crítica se castiga con el veto.

“No existe una política que es para que el pueblo pueda ejercer, ya nosotros como poder popular no tenemos voz ni voto. No podemos ir a un programa de televisión porque uno está vetado porque no apoyo Maduro, entonces si no puedo hablar, entonces esto no es una democracia. Muchas comunidades no hablan porque les quitan la bolsa, uno busca hablar en las comunidades y no puede porque las UBCH los tienen sectorizados”, señaló Marilyin Cartaya de Izquierda Unida en La Guaira.

Francys López de Izquierda Unida en La Guaira, agregó: “yo apoyé el proceso formativo de las comunas, no podemos ser comunas de papel, ni un apéndice del partido. Pero ahora con las UBCH nos desplazan. Ahora somos líderes que estamos llevando carajazos”.

La conclusión de estos dirigentes sociales es que no se quedarán de brazos cruzados y que si hay una solución al problema político del país es el cambio de gobierno. En ese sentido harán esfuerzos.

“Hay que levantar la voz, hasta cuándo vamos a seguir siendo permisivos. Ahora son leales a sus bolsillos y traidores al pueblo”, sentenció Luis Pérez, dirigente de Izquierda Unida.

Acordaron establecer nuevas reuniones para articular al movimiento popular para iniciar una agenda de acciones en reclamo por sus derechos.

Nota de Prensa