Samuel murió cuatro horas después de la brutal paliza

Una semana después del crimen de Samuel Luiz, la Policía busca a más jóvenes implicados en la «turba» que le golpeó hasta la muerte, tras seis detenciones que han llevado a tres jóvenes a prisión y a dos menores a un centro de internamiento.

Por larazon.es

Han sido numerosos los actos de repulsa en toda España por este asesinato que sus amigos y el movimiento LGTBI consideran homófobo, pero la investigación todavía está en curso y las autoridades policiales no confirman esta motivación.

La investigación de la Brigada de la Policía Judicial de A Coruña se centra ahora en el análisis de cámaras de seguridad de la Avenida de Buenos Aires, tanto públicas como de entidades privadas, y sobre todo el rastreo de redes sociales.

Por otro lado, según publica La Voz de Galicia, el joven murió en el hospital a las 7.25, más de cuatro horas después de la paliza. Padeció «golpes en la boca, la nariz y la oreja» y sufrió «un golpe en la cabeza, en la parte derecha del cráneo por encima de la oreja, de diez centímetros».

La brutalidad de la paliza es más que evidente. La Policía no encaja este crimen, por el momento, con un delito de odio motivado por homofobia, ya que a la víctima le gritaron «maricón» inicialmente pero no se tiene constancia de que los agresores le conocieran y pudieran agredirle por su condición sexual. No obstante todas las hipótesis se contemplan.

A raíz de los testimonios de varios de los testigos que observaron la mortal paliza y de las cámaras de vigilancia, tanto de la zona como de algún comercio cercano. El hilo común entre los seis: se conocían entre ellos y todos eran violentos. Uno de los menores, incluso tenía antecedentes penales.

«Sabían lo que hacían aunque hubieran tomado alguna copa, eso está claro». La Policía ha logrado determinar el papel que cada uno de los detenidos jugó en la muerte por apaleamiento de Samuel. No sólo los vídeos, algunos no difundidos, sino el testimonio de algunas personas, han resultado relevantes para el esclarecimiento de los hechos.

El papel de auxilio y el testimonio que prestaron ante la Policía los dos senegaleses que intervinieron en la agresión para defender al joven ha sido determinante, ya que los presuntos autores del homicidio o asesinato (está por determinar judicialmente) no quisieron declarar ante la Policía, según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto.

A día de hoy se han hecho públicas las imágenes de tres de esos participantes, quizás los más violentos de todos los que agredieron a Samuel. Tres jóvenes de entre 20 y 25 años considerados violentos.

No en vano, los vídeos publicados sobre la agresión muestran como los agresores le persiguieron y le apalearon hasta dejarle inconsciente. Tras más de una hora de lucha por salvar la vida de Samuel sin moverlo del suelo, los médicos deciden que es el momento de subirlo a la ambulancia. Cuatro horas después, el joven murió en el hospital fruto de la paliza.