Víctor Madero: Maduro siembra el terror y se protege con “El Koki”

Organizaciones criminales, lideradas por Carlos Revete, apodado “El Koki”  en el oeste de Caracas, capital de Venezuela,  han sido protagonistas de balaceras que se iniciaron en el sector la Cota 905 y se han extendido hacia El Valle, Cementerio, La Vega, San Juan, entre otros.

Estos delincuentes armados cuentan con la permisología de las fuerzas policiales del país y han mantenido en zozobra y terror a la ciudadanía, los últimos años.

La población venezolana está llegando a niveles de desespero en contra del régimen y ellos lo saben. Este repudio al sistema,  tiene las características propias para un estallido social, como respuesta a la grave crisis que agobia al país.

Su mecanismo para calmar las protestas, el problema de la gasolina, el gas, el alto costo de la vida y de las medicinas, tiene como única metodología, frenar a la población, amparándose en estos grupos armados.

El régimen se protege con estos movimientos antisociales, porque les permite actuar y reprimir sin tener la responsabilidad jurídica ante organismos internacionales, para convertirla en una guerra de pueblo contra pueblo.

El gobierno tiene el control de estas mafias que están subsidiadas por el Estado, el armamento que estos usan y sus municiones son suministradas a estas organizaciones porque el mismo régimen lo permite.

Han sembrado muerte y terror al país, desarmaron a la población pero armaron a los delincuentes. Debemos tomar en cuenta que viene un proceso de elecciones y qué mejor manera de neutralizar cualquier aspiración política, a través de estas acciones. Esta política de terrorismo es un mensaje muy claro al ciudadano común y a quien aspire ser candidato a algo.

A los malandros hay que combatirlos de la misma forma que ellos aplican. Estos movimientos no tienen diplomacia, educación, sino la “ley del quieto”. Esa toma de Caracas de las últimas horas, es  solo un aviso, de lo que está por venir.

La reciente detención de Javier Tarazona, junto a otros activistas de la ONG Funda Redes por la investigación que han desarrollado, donde vinculan a funcionarios de gobierno con los grupos guerrilleros, que tienen tomado parte del sur de Venezuela,  es la mejor manera de bajar el volumen a este terrible hecho.

La agenda informativa, la ocupa la dictadura de Maduro a su antojo, logrando así, distraer no sólo la realidad social y económica del país, sino mantener su control absoluto del país, propio de estos sistemas totalitarios.

Con esto, quiero dejar dicho, que Maduro miente, censuran y confunden descaradamente, bajo el mismo guión novelero de siempre, al acusar a líderes opositores y ocultar su complicidad con estos grupos, mientras El Koki y sus líderes, siguen en libertad. ¡Saquen ustedes sus propias conclusiones!