Biden presentará su estrategia para proteger el derecho al voto en EEUU

El presidente Joe Biden habla durante una reunión sobre la reducción de la violencia armada, en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca, el lunes 12 de julio de 2021 en Washington D.C.AP Photo/Evan Vucci

 

El presidente estadounidense, Joe Biden, criticará este martes durante un discurso en Philadelphia, Pennsylvania, la oleada de cambios en las leyes estatales de votación respaldados por los republicanos que restringen el acceso a las urnas de las minorías afroamericana y latinas del país.

Por Noticias Telemundo 

El mandatario expondrá la estrategia de su Gobierno para proteger el derecho al voto en Estados Unidos y calificará las acciones de la oposición como los intentos “más atroces de dañar la integridad de la democracia del país desde la Guerra Civil”, con la intención de formar una amplia coalición para “superar esta tendencia antiestadounidense”.

Biden, que ha enfrentado una creciente presión de activistas demócratas e incluso aliados cercanos para hacer un uso más agresivo del megáfono presidencial sobre los derechos de voto, argumentará en un discurso prometido y esperado desde hace mucho tiempo que el esfuerzo republicano para promulgar nuevas leyes estrictas de votación es “antidemocrático, antiestadounidense y antipatriótico”.

El mandatario hablará junto al Independence Hall en Filadelfia y planea vincular las nuevas leyes de votación con otras tácticas históricas de privación del derecho al voto de los votantes, incluidos los impuestos electorales, las pruebas de alfabetización y las estrategias de intimidación de votantes por parte de grupos como el grupo supremacista Ku Klux Klan, según explicó un funcionario de la Casa Blanca.

Y se espera que señale los cambios que amenazarían a los administradores electorales independientes a favor de los actores partidistas como la amenaza más grave para la democracia de Estados Unidos.

Dado que la votación en sí se ha convertido en un punto álgido partidista, el discurso de Biden será analizado de cerca en ambos partidos, quizás sobre todo por sus compañeros demócratas. Ningún área puede demostrar mejor el estado de la tregua cada vez más incómoda entre Biden y la base activista de su partido que la división táctica entre ellos sobre el tema.

Los líderes progresistas, e incluso algunos de los aliados tradicionales de Biden, han hecho cada vez más pública su frustración por lo que ven como la inacción de Biden al defender la legislación federal para contrarrestar los cambios en la ley de votación liderados por los republicanos.

La Casa Blanca defiende los esfuerzos de Biden en nombre de la Ley For the People y dice que volverá a pedir su aprobación el martes. Pero los funcionarios han tenido cuidado con la forma en que usa su capital político, viendo un mejor uso para movilizar a los demócratas para que pongan el derecho al voto al frente y al centro en las elecciones de mitad de período del próximo año.

“La gente constantemente no le da crédito al presidente Biden por ser estratégico y saber exactamente qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo”, señaló el asesor principal de la Casa Blanca, Cedric Richmond, en una entrevista.

Muchos demócratas dicen que los derechos de voto son urgentes a corto plazo, pero no creen que esa opinión prevalezca en la Casa Blanca, donde Biden tiene una visión a largo plazo.

“Lo que le enfatizamos al presidente es que tenemos la espalda contra la pared”, dijo a los periodistas Sherrilyn Ifill, presidenta del Fondo de Educación y Defensa Legal de la NAACP. “Debemos tener legislación. Debemos hacer que el presidente use su voz, su influencia, su poder”.

Los grupos progresistas han sido más abiertamente críticos, exigiendo que Biden use su púlpito de intimidación no para trabajar hacia victorias electorales el próximo otoño, sino para defender ahora la enmienda de las reglas del filibusterismo del Senado -una táctica de objeción parlamentaria que ha derivado en la necesidad de obtener 60 votos para pasar algunas leyes en el Senado- y la promulgación de la Ley Para el Pueblo.

“No creo que la crisis número uno que enfrenta este país en este momento sean nuestras carreteras y puentes. Creo que la principal crisis que enfrenta el país en este momento es el aumento del fascismo y un ataque directo a la democracia”, opinó Ezra Levin, cofundador de Indivisible, una organización progresista.

Levin dijo que Biden debe ofrecer más que una advertencia severa sobre lo que está en juego y un “respaldo pasajero” de la Ley For the People, pidiendo “el lanzamiento de una campaña dirigida por la Casa Blanca para reunir a la opinión pública a favor de esta idea popular”. ”

James Clyburn, representante por Carolina del Sur, el tercer demócrata de rango en la Cámara de Representantes, ofreció esta severa advertencia cuando pidió a Biden que apoyara el fin del filibusterismo.

Para continuar leyendo, haga clic en el siguiente link.