Cubanos en Miami planeaban navegar a la isla para respaldar las protestas

Exiliados cubanos se reúnen en el restaurante Versalles, en el barrio de La Pequeña Habana de Miami, en apoyo a los manifestantes en Cuba, lunes 12 de julio de 2021, en Miami. Las protestas del domingo en Cuba marcaron algunas de las mayores muestras de sentimiento antigubernamental en el país fuertemente controlado en años. (AP Foto/Marta Lavandier)

 

La Guardia Costera de Estados Unidos en Miami está monitoreando cualquier actividad destinada a aumentar los cruces “inseguros e ilegales” entre Florida y Cuba en respuesta a las raras protestas callejeras en la isla.

Por AP

El contraalmirante Eric C. Jones emitió una declaración de advertencia el lunes por la noche cuando grupos de inmigrantes cubanos dijeron que planeaban viajar en botes llenos de suministros a Cuba para mostrar su apoyo a los manifestantes cubanos. El sur de la Florida tiene la mayor población de cubanoamericanos del país.

En Miami, personalidades de las redes sociales cubanas publicaron el lunes que harían el viaje en bote de 10 horas a Cuba para mostrar su apoyo después de que estallaron raras protestas callejeras durante el fin de semana, informóel Miami Herald.

Los influencers dijeron que traerían ayuda —y armas— e instaron a la gente en Miami a ofrecer sus botes.

Un grupo se reunió el lunes por la noche en Pelican Harbor Marina, cerca de North Bay Village de Miami, y la gente trajo cajas de agua embotellada, linternas y cajas de pasta enlatada del Chef Boyardee, informó el periódico.

“Agua, alimentos, medicinas, todo lo que podamos llevar a Cuba. Todo lo que podamos tomar para ayudar es bueno”, dijo el organizador Dennis Suayero a WSVN.

El grupo no llegando muy lejos en una lluviosa noche de lunes.

Un mensaje publicado en la cuenta de Instagram del organizador Santiago Rivera la madrugada del martes dijo que la Guardia Costera impidió que su grupo cruzara el Estrecho debido a “problemas con las armas de fuego”. Prometió que intentarían nuevamente salir el miércoles por la mañana “con el permiso de las autoridades de este país”.

La declaración de la Guardia Costera sugirió que ese permiso no llegaría. Señaló que el viaje es “peligroso e implacable”, con casi 20 cubanos muriendo mientras intentaban cruzar en las últimas semanas. Dijo que la Guardia Costera está trabajando con socios estatales, locales y federales para monitorear “las salidas de embarcaciones no permitidas de Florida a Cuba”.

La publicación de Rivera agradeció a las personas que apoyan la misión y dijo que los cubanos están determinando su destino y perdiendo el miedo. “Esto no es política, esto es hermandad, esto es humanidad y sentido común, orgulloso de ser cubano por mi tierra le doy la vida”, decía su post.

Miles de cubanoamericanos también se reunieron en la Pequeña Habana durante el fin de semana, expresando su apoyo a los cubanos que se unieron a las marchas callejeras contra los altos precios y la escasez de alimentos en la isla. Este tipo de protestas no autorizadas son extremadamente raras, y la policía cubana estaba en vigor el lunes para controlarlas.

Las últimas manifestaciones de este tipo en La Habana ocurrieron hace casi 30 años, en 1994. El presidente Miguel Díaz-Canel acusó a los cubanoamericanos de usar las redes sociales para ponerles huevos.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, un cubanoamericano, tuiteó que nunca ha “sentido una emoción tan cruda del pueblo de Miami desesperado por la intervención del gobierno y de ellos mismos en nombre de Cuba”. Agregó que “este es el momento de la libertad” para Cuba.