David Mendoza: Entrevistas a Rómulo Betancourt y a Raúl Leoni (1era. parte)

En la selección de los “Escritos Periodísticos” de Miguel Otero Silva, realizada por Jesús Sanoja Hernández y editada por “El Nacional” en el año 1.998, se recogen las entrevistas que éste le hiciera a los “Presidentes” Rómulo Betancourt, el 21 de febrero de 1.963 y a Raúl Leoni, el 10 de marzo de 1.969. Por su vigencia actual, te traigo querido lector, extractos de aquellas sendas entrevistas. Quiero subrayar la maestría de Miguel Otero Silva, no sólo a la hora de preguntar asuntos punzantes, de una forma muy respetuosa sin sacrificar la agudeza, sino también, la bella fusión que hace entre entrevista y biografía del entrevistado.  Si está a tu alcance, mi querido lector busca ese libro. Con mucho respeto, le pido al Doctor Miguel Enrique Otero, que entre su generosa entrega gratuita de libros electrónicos, incluya este, si es que no lo ha incluido ya.   

¿Empezamos con Rómulo Betancourt?

Betancourt: ¿Cómo van las apuestas a que termino el periodo?

Otero: A la par y no hay quien coja

Otero: Al cumplir cuatro años de gobierno y hacer balance del trecho andado, ¿cuál le parece a  usted el hecho más positivo o significativo de ese gobierno? 

Betancourt: Considero lo más significativo la circunstancia misma que habíamos comenzado a conversar medio en broma, que el gobierno constitucional haya durado cuatro años y no se especule ya en torno a cuánto va a prolongarse su vida, sino que exista una conciencia pública, a pesar de todas las dificultades y problemas, según la cual no solamente se terminará este periodo sino que también se iniciará constitucionalmente el próximo.  

El gran logro de Rómulo Betancourt fue darle viabilidad política, en una muy difícil circunstancia, a la democracia venezolana. Haber hecho del voto directo, secreto y universal, el mecanismo de selección de gobernantes y proyectos para nuestra nación, pero por sobre todas las cosas, haber civilizado la lucha por el poder político. 

Otero: Y a la hora de hacerse una autocrítica, ¿cuál señalaría usted como falla más lamentable durante sus cuatro años de gobierno? 

Betancourt: Creo que se siguió en el año 1960 una política fiscal y económica inadecuada lo cual determinó que la recesión económica sufrida en esa época adquiriera mayor profundidad e intensidad. Pero – y aquí reside una de las ventajas del régimen democrático- se oyó la opinión pública, se vio que era necesario rectificar los rumbos y los rumbos fueron rectificados. Hubo que adoptar medidas, que no tengo inconveniente en calificar de impopulares…

  El gobierno de Betancourt tuvo una capacidad de re direccionar su política económica de forma ágil.  Y si tomamos en cuenta la frágil situación política de su gobierno, hay que coincidir que fue una decisión valiente. Ningún gobierno populista hubiera asumido semejante responsabilidad. Por otra parte, asumió sus errores, no buscó culpables fantasmagóricos como hoy pasa en el gobierno: “guerra económica”, “imperialismo”, “oligarquía”, “sabotaje”… Aprovecho la oportunidad para decir que la situación actual es responsabilidad de las políticas del gobierno (pésimo gobierno). Sin embargo, la política de sanciones debe ser levantada porque agrava la ya tremenda situación existente. También, quiero explicitar las tramas de corrupción alrededor del actual gobierno en los últimos veinte años. Hay estimaciones que superan la estrafalaria cifra de  trescientos mil millones de dólares extraídos en este periodo producto de la corrupción gubernamental. 

Otero: En la calle se especula y se discute con respecto a la política petrolera del gobierno. Hay quienes dicen, inclusive, que usted no aprueba totalmente la política de no concesiones del Ministro de Minas Pérez Alfonso. ¿Es cierto eso?

Betancourt: En lo absoluto. Esa política de no concesiones la he sostenido, no solamente en mensajes presentados al Congreso, sino que la he defendido en un libro mío escrito en el exilio y titulado Venezuela, política y petróleo. Por otra parte, esa política fue aplicada durante mi gobierno de 1945 a 1948 (aquí el libro presenta errores: dice de 1845 a 1918). Debo añadirte que esa política de no concesiones debe presentar una alternativa para que continúen las exploraciones y para asegurar un caudal de reservas probadas suficientes. Tal alternativa son los contratos de servicio…

Aquí vemos como el gobierno de Betancourt sabía de las limitaciones técnicas del país para el tema petrolero, pero no renunció nunca a terminar con la figura de las concesiones petroleras. Una política nacionalista. Por eso, consciente de  tales limitaciones, presenta la figura de “contratos de servicio”. Hoy el gobierno nacional, ha puesto en una situación tan huérfana a la economía, que está revirtiendo muchos de los logros de los gobiernos de Acción Democrática. Todo aquello de lo cual fue acusada la oposición, está siendo planteado y ejecutado hoy por el gobierno: “Zonas Económicas Especiales”, “Privatizaciones”, “Concesiones” interminables…

Otero: ¿Se puede preguntar sobre Cuba?

Betancourt: ¿Por qué no?


Continuará…

Comunícate con nosotros a través de instagram: @termometro.economico o por nuestra página web: http://termometroeconomico.com