Inflación interanual en EEUU registró su mayor aumento desde 2008

Clientes en un supermercado en Bradford, Pensilvania (Reuters)

 

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos reportó este martes una inflación en junio de 0,9%, lo que da un repunte interanual de 5,4%, el mayor aumento de precios en 12 meses desde la crisis del 2008.

Por Infobae

La cifra superó ampliamente la estimación de los analistas consultados por Blooomberg, que esperaban un aumento mensual de 0,5 por ciento (un descenso frente al 0,6% registrado en mayo). Excluyendo los volátiles precios del petróleo y el gas, la llamada inflación subyacente aumentó un 4,5% en el último año, el mayor incremento desde noviembre de 1991.

El repunte de la inflación, que se debe en gran medida a la rápida recuperación de la economía tras la recesión pandémica, ha aumentado la preocupación de que la Reserva Federal pueda sentirse obligada a empezar a retirar sus políticas de bajos tipos de interés antes de lo previsto.

De ser así, se correría el riesgo de debilitar la economía y hacer descarrilar la recuperación. Sin embargo, los funcionarios de la Reserva Federal han dicho en repetidas ocasiones que consideran el aumento de la inflación como una respuesta temporal a la escasez de suministros y a otras perturbaciones a corto plazo, mientras la economía se recupera rápidamente.

La reanudación de la economía ha llevado a los consumidores a viajar, salir a cenar y comprar cada vez más después de haber evitado las multitudes durante un año. Esta explosión de gasto ha hecho subir los precios de las comidas en restaurantes, la ropa y los billetes de avión. La escasez de semiconductores ha encarecido mucho los vehículos nuevos y usados, y los precios de los autos de alquiler se han disparado.

Hasta ahora, los inversores han aceptado en gran medida la perspectiva de la Reserva Federal de que el aumento de la inflación será de corta duración, y los rendimientos de los bonos indican que la preocupación por la inflación en Wall Street se estuvo desvaneciendo. Los inversores en bonos esperan ahora una inflación media del 2,4% en los próximos cinco años, frente al 2,7% de mediados de mayo.

La opinión de los estadounidenses sobre la inflación a largo plazo también se ha estabilizado. Una encuesta del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, publicada el lunes, reveló que los consumidores esperan que la inflación se mantenga cerca del 5% dentro de un año. Pero esperan que la inflación sea del 3,5% dentro de tres años, lo que supone un ligero descenso respecto al mes pasado. Los consumidores suelen sobrestimar la inflación futura.

Las expectativas de inflación del público son importantes, porque pueden autocumplirse. Si los consumidores prevén un aumento de los precios, es probable que exijan mayores salarios, y las empresas tratarán de cobrar más para compensar sus mayores costes.

La Fed pretende que la inflación supere su objetivo del 2% durante algún tiempo para compensar el hecho de que la inflación estuvo por debajo de ese nivel durante la mayor parte de la última década. La Fed quiere que la inflación se sitúe en una media del 2% a lo largo del tiempo para evitar que las expectativas de inflación de los estadounidenses sean demasiado bajas.