Recorrió 500 mil kilómetros buscando a su hijo secuestrado en 1997: Así fue su reencuentro 24 años después (VIDEO)

Guo Xinzhen se reúne con sus padres

 

 

El Ministerio de Seguridad Pública chino realizó una campaña en la que halló más de 2.600 niños que habían sido raptados. esta es la historia de Guo Xinzhen, que inspiró una película y ahora conmueve al país.

Por infobae.com

El Ministerio de Seguridad Pública de China informó este martes que 2.609 niños que se encontraban desaparecidos durante años fueron encontrados, entre ellos Guo Xinzhen, un pequeño secuestrado en 1997 cuyo padre emprendió una búsqueda por todo el país que llegó a inspirar una película en 2015.

La campaña llamada “Reunión”, puesta en marcha a finales de 2020, se apoya en una base de ADN para reunir menores desaparecidos o secuestrados con sus familias.

Según el Ministerio, el hallazgo de estos menores, muchos ya adultos por haberse alargado su caso durante años, ha dado como resultado el arresto de 372 sospechosos de secuestro y trata.

El ADN fue decisivo para encontrar a Guo Xinzhen en la provincia central de Henan e identificarlo como hijo de Guo Gangtang.

 

Guo Xinzhen fue secuestrado a los dos años y medio, el 21 de septiembre de 1997 cuando jugaba con desconocidos en la puerta de su casa en la provincia de Shandong, contigua a Henan.

Su padre, Guo Gangtang, comenzó una búsqueda por toda China.

Según la descripción de su página web personal, Guo Gangtang recorrió en veinte años “más de 500.000 kilómetros a lo largo de veinte provincias en diez motocicletas” que se le averiaron durante el trayecto.

Tras encontrar a Guo Xinzhen la Policía arrestó a dos personas sospechosas de su secuestro hace 24 años, delito que cometieron presuntamente con la intención de vender al menor.

La historia del padre se hizo popular y en 2015 se estrenó la película “Lost and Love”, protagonizada por la estrella hongkonesa Andy Lau y basada en sus vivencias.

Por lo conocido del caso, el hallazgo de Guo Xinzhen ha sido muy comentado en las redes sociales chinas.

 

 

En la red social Weibo, abundan los mensajes de felicitación al padre, pero también las peticiones de un duro castigo para los secuestradores.

El secuestro de niños es un problema social persistente desde hace décadas

Tecnologías como las de análisis de ADN o el reconocimiento facial han ayudado en los últimos años a resolver numerosos casos que llevaban años atascados.