Veterinarios curaron a un elefante bebé herido y abandonado por su manada en China

Manada de elefantes en China.

 

 

 

Un pequeño elefante de la manada cuyo peregrinaje mantiene en vilo a China se lesionó gravemente una pata, pero los veterinarios lograron curarlo, informó este martes la televisión pública.

La manada integrada por 15 elefantes abandonó su reserva natural, en el suroeste del país, de manera inhabitual y ha estado trasladándose durante varios meses por la provincia sureña de Yunnan, fronteriza con Laos y Birmania.

Este insólito viaje tiene fascinados a los chinos, al punto que la televisión oficial CCTV transmite en directo por internet hasta los más mínimos gestos de los paquidermos.

Drones y agentes de seguridad vigilan constantemente a la manada con el objetivo de evacuar a las poblaciones por donde pasan y así poder limitar los daños, que ya ascienden a más de un millón de euros (casi 1,2 millones de dólares).

El sábado, unos aldeanos informaron sobre la presencia de un elefante bebé herido en una pata, que deambulaba solitariamente en una plantación de té.

El animal de 180 kg de peso, nacido durante el peregrinaje, había sido abandonado por el resto, de acuerdo con CCTV.

En las imágenes, varios socorristas rodean al animal, agitados y debatiendo entre ellos. Luego lo cargan en una camioneta para ser trasladado a un centro veterinario.

La herida del elefantito podría haber sido fatal si no la hubieran tratado a tiempo, según la cadena.

“Le administramos medicamentos antibacterianos y antiinflamatorios debido a que su herida aún es bastante grave”, indicó al medio televisivo Bao Mingwei, del Asian Elephant Center.

El mamífero “probablemente se lastimó con espinas de ratán (tipo de palmera tropical del sureste de Asia) y su herida se infectó”, señaló Bao.

Los elefantes salvajes están protegidos en China, con una población calculada en 300 ejemplares, contra menos de 200 en la década de 1980. Se encuentran exclusivamente en la región tropical y turística de Xishuangbanna.

Los zoólogos aún no han podido determinar el porqué la manada abandonó su vasta reserva.

Pero su periplo ha creado conciencia entre el público en general en cuanto a la pérdida de su hábitat y los desafíos para su sobrevivencia, en uno de los pocos sitios del mundo donde el número de ejemplares salvajes está en aumento.

AFP