Los talibanes dicen haber tomado un puesto fronterizo clave de Afganistán con Pakistán

Talibanes dicen haber tomado un puesto fronterizo clave de Afganistán con Pakistán

 

 

 

Los talibanes, que llevan dos meses librando una ofensiva sin cuartel contra las fuerzas afganas, dijeron haberse apoderado de un paso fronterizo clave entre Afganistán y Pakistán en la provincia sureña de Kandahar, información que fue desmentida por el gobierno afgano.

Un funcionario de seguridad paquistaní que pidió el anonimato afirmó a la AFP que los talibanes habían tomado el control del puesto fronterizo entre Spin Boldak (Afganistán) y Chaman (Pakistán). “Izaron su bandera y retiraron la bandera afgana”, describió.

“Nuestros combatientes han tomado una importante ciudad fronteriza, Wesh, en la provincia de Kandahar. Ahora la carretera que une” Chaman, Spin Boldak y Kandahar “está bajo su control”, dijo Zabihullah Mujahid, un portavoz talibán, en un comunicado.

Los talibanes “aseguran a todos los comerciantes y residentes que su seguridad está garantizada”, añadió.

Varios residentes locales contactados por AFP dijeron que había una fuerte presencia de talibanes en Wesh, particularmente en los edificios oficiales y en la carretera que une Spin Boldak con Kandahar, la capital provincial.

“Cuando fui a mi tienda esta mañana vi talibanes por todas partes. Están en el bazar, en el cuartel de la policía y en las aduanas. Se escuchan próximos los sonidos de los combates”, dijo Raz Mohammad, un vendedor que trabaja cerca de la frontera.

Feda Mohammad, conductor de autobús, contó a la AFP cómo los talibanes le pararon en la carretera principal que une Kandahar con Pakistán y llega hasta el puerto paquistaní de Karachi.

“Quería llevar a unos pasajeros de Kandahar a Spin Boldak. Los talibanes me pararon y me obligaron a dar media vuelta. Patrullan la carretera Kandahar-Spin Boldak”, explicó.

Por su parte, el Ministerio del Interior de Afganistán afirmó a la AFP que las fuerzas gubernamentales “repelieron” un intento de los talibanes para apoderarse del puesto fronterizo.

“Los terroristas talibanes se acercaron a la zona fronteriza” en el distrito de Spin Boldak, pero “las fuerzas de seguridad repelieron su ataque”, dijo a la AFP el portavoz del Ministerio del Interior, Tariq Arian.

El funcionario paquistaní dijo que las fuerzas paquistaníes estaban “en alerta máxima en (su) lado” de la frontera y “todavía evaluando la situación”. Desde hace mucho se acusa a Pakistán de apoyar a los talibanes y darles refugio.

 

– Sector clave –

 

El paso fronterizo que los talibanes dicen haber tomado enlaza Afganistán con la provincia paquistaní de Baluchistán (suroeste), cuya capital Quetta, según esas acusaciones, alberga a algunos de los dirigentes talibanes o recibe a los heridos.

Horas después de la caída del puesto fronterizo, un periodista de la AFP en el lado paquistaní pudo ver a cerca de 150 talibanes en motocicletas, portando banderas rebeldes y exigiendo cruzar a Afganistán.

Una importante autopista conecta la frontera con el principal centro comercial de Pakistán, Karachi, y su puerto en el mar Arábigo, considerado un eje primordial para el tránsito de la heroína afgana, que desde hace años permite a los talibanes financiar su esfuerzo militar.

Los insurgentes afirmaron la semana pasada que tienen en su poder un 85% del territorio afgano, una cifra rebatida por las autoridades del país e imposible de verificar de forma independiente.

Desde que lanzaron su ofensiva a principios de mayo, los talibanes se hicieron con vastos territorios rurales del país así como con varios puestos fronterizos claves con Irán, Turkmenistán y Tayikistán.

Privados del apoyo aéreo estadounidense, el gobierno afgano solo controlaría un pequeño grupo de capitales de provincia, rodeadas por los talibanes, y que necesitan ser abastecidas por avión.

El 1 de mayo comenzó la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN, que finalizará en las próximas semanas, tras 20 años de presencia en el país.

La sencilla y rápida expansión de los insurgentes sembró el miedo a que las fuerzas de seguridad afganas se vean sobrepasadas.

A principios de semana, el portavoz del Pentágono estadounidense, John Kirby, afirmó que el éxito de la defensa del país ante los talibanes depende de los líderes afganos, y no de lo que haga Estados Unidos.

“Saben lo que necesitan hacer”, añadió Kirby ante la prensa.

AFP