Por qué los científicos creen que está en curso la “sexta gran extinción” de los animales

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que el calentamiento global está alterando el tamaño del cuerpo de todo tipo de criaturas, desde ranas de sangre fría hasta mamíferos de cuerpo cálido, y a menudo hace que los animales sean más pequeños (Europa Press)

 

 

 

Ya sabemos que el cambio climático afectará a la vida silvestre de varias maneras, desde cambiar la distribución de algunas especies hasta alterar el color de otras. Pero podría resultar sorprendente conocer cambios en algo tan fundamental como el tamaño corporal, así lo reseñó INFOBAE.

En ecología, un principio llamado regla de Bergmann sugiere que los individuos de una población de animales de sangre caliente como aves o mamíferos serán más grandes en climas más fríos y más pequeños en climas más cálidos. Intuitivamente, esto tiene sentido: los individuos más grandes tienen más facilidad para conservar el calor cuando hace frío, y los animales más pequeños tienen más facilidad para refrescarse cuando hace calor. Esto tiene que ver con la relación entre el tamaño del cuerpo de un animal y su superficie. (Es la misma razón por la que un cubo de hielo grande se derrite relativamente más lento que uno pequeño).

La idea de que el calentamiento está relacionado con tamaños corporales más pequeños también se confirma en la evidencia fósil. Durante el evento de calentamiento más grande en el Eoceno temprano, hace unos 56 millones de años, cuando las temperaturas aumentaron entre 5 y 8 grados Celsius en 10.000 años, muchos animales se hicieron más pequeños, incluidos los mamíferos (lo que los científicos aprendieron midiendo los dientes fosilizados). Otro evento de calentamiento pasado llamado Eoceno Térmico Máximo 2, que vio aumentar las temperaturas en 3°C, también se asoció con la contracción de los animales.

Los científicos analizan estos períodos de calentamiento para comprender cómo podría ser el futuro. Si el calentamiento actual continúa, podemos esperar que el planeta sea 1,5°C más cálido para 2040, en comparación con los niveles preindustriales. Y subirá desde allí. “Las reducciones en el tamaño del cuerpo en los fósiles”, escribieron dos ecólogos en una perspectiva de 2011 para Nature Climate Change, “son particularmente informativas de lo que podemos esperar en el próximo siglo”.

Muchos animales se están volviendo más pequeños, pero no es una tendencia universal

En 2019, cuando los científicos examinaron más de 70.000 especímenes de aves en la colección del Field Museum, encontraron que los individuos de 52 especies de aves se redujeron en un promedio de 2.6 por ciento entre 1978 y 2016. Una parte de las patas de las aves, conocida como tarso, también se hizo más pequeño, en promedio.

“No teníamos idea hasta hace dos años de que 52 de las especies más comunes y conocidas de aves de América del Norte se han vuelto más pequeñas en los últimos 40 años”, dijo Brian Weeks, autor principal del estudio y profesor asistente de ecología y evolución en la Universidad de Michigan. “Tiene grandes implicaciones para lo que sucederá en el futuro”.

Otros estudios sobre aves, ciervos, roedores, insectos y peces muestran patrones similares. La investigación en 2017, por ejemplo, encontró que el tamaño corporal de un pequeño pez plateado llamado lacha, que se usa ampliamente para la alimentación animal y el cebo, se ha reducido en promedio un 15 por ciento en los últimos 65 años, probablemente debido al calentamiento. “A medida que la atmósfera y los océanos de la Tierra continúen calentándose, el futuro de la lacha, al parecer, será aún más pequeño”, aseguró R. Eugene Turner, autor del estudio y profesor de la Universidad Estatal de Louisiana.

Lo interesante es que los peces y otros llamados ectotermos no generan su propio calor, por lo que tener un cuerpo más pequeño no los ayuda a mantenerse frescos. En cambio, podrían encogerse en respuesta al calentamiento por otras razones, dijo Jennifer Sheridan, curadora asistente de anfibios y reptiles en el Museo Carnegie de Historia Natural y autora principal de la perspectiva de 2011. Las temperaturas cálidas, por ejemplo, aceleran las fases de desarrollo de las ranas, desde el huevo hasta el renacuajo, etc., pero su tasa de crecimiento no se mantiene, advirtió. Como resultado, son más pequeños cuando llegan a la edad adulta.

Pero si bien hay muchos ejemplos que se ajustan a esta tendencia, también hay muchas excepciones. Si la regla de Bergmann fuera verdaderamente universal, podríamos esperar que los individuos de la población de una especie fueran más pequeños en las partes más cálidas de su área de distribución, por ejemplo, osos polares más pequeños más al sur. Pero un análisis de 2017 de más de 950 especies de aves y mamíferos encontró que “la mayoría de las especies tenían tamaños similares independientemente de la temperatura de su entorno”.

Incluso hay evidencia de que ciertos animales están creciendo, dijo Sheridan. No está del todo claro cómo sucede eso, pero una explicación es que el calentamiento frena el invierno y extiende la temporada de crecimiento, lo que permite que los animales que comen plantas crezcan. (Sheridan también dijo que los museos con colecciones de especímenes se encuentran más comúnmente en regiones templadas y más ricas, lo que puede crear brechas en los datos).

El caso es que los sistemas naturales son realmente complicados. Incluso si la teoría y la investigación de laboratorio sugieren que los animales se encogen constantemente con el calentamiento, el resultado exacto del cambio climático es más complicado en realidad. “Casi siempre es el caso de que algunos se están haciendo más pequeños y otros no”, dijo Sheridan. “Con el cambio climático, hay muchos otros factores que cambian al mismo tiempo”.

También hay preguntas sin respuesta sobre cómo, exactamente, los animales se están encogiendo. La más importante es si los cambios en el tamaño del cuerpo son el resultado de la selección natural, es decir, se transmiten de una generación a la siguiente, o si ocurren durante la vida de un solo animal, lo que los investigadores llaman cambios “plásticos”.

La gran extinción

Los animales salvajes ya se enfrentan a una amplia gama de amenazas. Si se encogen, y especialmente si se encogen a diferentes ritmos, como predicen los investigadores, eso podría empujar a algunas especies aún más cerca de la extinción. Y podría afectar a los ecosistemas de los que dependen los seres humanos.

Investigadores mexicanos y estadounidenses develaron que dentro de cientos de años -no tantos- podría haber una sexta gran extinción de animales -contando las que hubo a lo largo de la historia-. Los hallazgos de los estudios publicados en la revista Science Advances arrojaron que el ritmo de desaparición de especies es 100 veces mayor desde el siglo XX y que dentro de tres generaciones podría haber alrededor de 400 menos que ahora.