Video: Así fue el mega operativo en Haití para capturar a los sospechosos del asesinato de Jovenel Moïse

Asesinato presidente de Haití: así fue el operativo para capturar a los sospechosos del homicidio – Foto: AP

 

Como de película. Así fue el gigantesco operativo que emprendieron las autoridades haitianas para poder capturar a los sospechosos, la mayoría colombianos, del magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

Por semana.com

Imágenes e información obtenida en exclusiva por el medio CNN revelan qué hicieron las autoridades y cómo lo hicieron para capturar en pocas horas a los que serían los autores de este homicidio.

De acuerdo con ese medio, una fuente con conocimiento de la operación describió que este caso se trató de un asedio sangriento y una persecución de varios días a través del lujoso y exclusivo vecindario en Puerto Príncipe, donde residía el presidente. Sin embargo, el megaoperativo también se centró en el empobrecido barrio de al lado, una tienda abandonada en la carretera y la embajada de Taiwán, donde se escondieron varios sospechosos, entre ellos los colombianos, de acuerdo con la misma entidad.

Como se sabe, la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joanne Ou, dijo que la embajada se cerró ese miércoles “por motivos de seguridad” tras el asesinato.

“El 8 (de julio) de madrugada la seguridad de la embajada descubrió que un grupo de hombres armados había entrado por la fuerza en el patio de la embajada”, declaró a la AFP. “El personal de seguridad informó inmediatamente al personal de la embajada y a la policía haitiana”.

“A petición del gobierno haitiano, y para ayudar a la detención de los sospechosos, la embajada ha dado permiso a la policía haitiana para entrar en el perímetro de la embajada”, prosiguió.

Cuando ocurrieron los hechos, que fueron en la madrugada y con una irrupción violenta por parte de los sospechosos que aseguraron ser parte de un operativo de la DEA, las fuerzas de seguridad haitianas que se habían enterado del ataque corrieron a la casa del presidente, solo unos instantes después, pero ya había sido demasiado tarde y la escena con la que se encontraron fue abrumadora, pues como se conoce hasta el momento, el cuerpo de Moise presentó fuertes contusiones, como 12 impactos de bala, las piernas y los brazos rotos y el ojo izquierdo fuertemente afectado.

De acuerdo con el medio estadounidense, según una fuente familiarizada con el operativo, los equipos policiales que llegaron al lugar en las horas de la madrugada, pero todavía era bastante oscuro. Allí observaron un convoy sospechoso de cinco autos cerca de la casa del presidente. Temiendo que Moïse u otros pudieran ser rehenes adentro, evitaron un enfrentamiento y permitieron que el convoy se fuera. Pero había una trampa en el camino.

Así, en una curva cerrada en Route de Kenscoff, la carretera principal que conduce al centro de la ciudad, el convoy se encontró de repente con un retén policial, donde cientos de miembros del personal de seguridad se habían reunido.

Como los ocupantes del convoy no tenían otra opción y se verían obligados a pasar por el retén, huyeron, abandonando las armas de fuego dentro de sus vehículos. Desesperados por cubrirse, algunos saltaron al lodo contaminado de un canal de drenaje profundo al borde de la carretera; otros se dispersaron en los edificios circundantes a pie, según la fuente.

Como se sabe, varios de los involucrados en el comando que habría cometido el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, fueron anteriormente informantes de las fuerzas del orden de Estados Unidos, según informaron distintas fuentes a CNN.

En concreto, la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) confirmó al medio estadounidense que al menos uno de los detenidos por las autoridades haitianas por el asesinato de Moïse trabajó como “fuente confidencial” de esta agencia. “En ocasiones, uno de los sospechosos del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue una fuente confidencial de la DEA”, dijo la agencia en el comunicado al medio.

“Tras el asesinato del presidente Moïse, el sospechoso se puso en contacto con sus cercanos en la DEA. Un funcionario de la DEA asignado a Haití instó al sospechoso a que se entregara a las autoridades locales y, junto con un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos, proporcionó información al Gobierno haitiano que ayudó en la entrega y arresto del sospechoso y otro individuo”, especificó.