Biden piensa extender el crédito por hijo y la secretaria del Tesoro solicitó que sea permanente

Noticias por el mundo

 

El presidente Joe Biden reforzó este jueves su pedido de extender hasta al menos el 2022 los pagos mensuales de $250 y $300 del Crédito Tributario por cada hijo, mejorado solo por este año debido a la pandemia, y argumentó que es posible financiarlo con los impuestos de corporaciones y de quienes más ingresos reciben en Estados Unidos.

Por: Univisión

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, fue más allá y se alineó con lo que han solicitado congresistas demócratas: que este beneficio federal permanente. “Creo que es muy importante que continúe”, aseguró la alta funcionaria al programa ‘Morning Edition’ de NPR.

Biden confirmó que los primeros depósitos mensuales se hicieron efectivos este jueves y que, aquellos que optaron por un cheque físico, lo recibirán pronto. “Esto puede cambiar la vida” de familias, el 97% de ellas de clase trabajadora. “Esto es un recorte de impuestos para familias de la clase media”, agregó el mandatario demócrata en una pronunciamiento desde la Casa Blanca.

Hogares en todo Estados Unidos que en total tienen cerca de 60 millones de niños comenzaron a recibir este jueves estos pagos del crédito conocido en inglés como el Child Tax Credit. Este año, las familias recibirán un crédito de $3,600 por cada hijo menor de 6 y de $3,000 por cada hijo de entre 6 y 17 años.

La mitad de esa cantidad es entregada en pagos mensuales —en o cerca del día 15 de cada mes— y, la otra mitad, será desembolsada al presentar la declaración tributaria del 2021.

La vicepresidenta Kamala Harris dijo que esos pagos pueden ayudar las familias, muchas de bajos recursos, que afrontan problemas para costear sus necesidades básicas porque el sueldo no les alcanza.

Expertos, como los del Urban Institute, estiman que este crédito ayudará a reducir a 8.7% la tasa de pobreza en el país y en casi un 50% para los niños y hogares golpeados por la pérdida de empleo. “La pobreza caerá cerca de 42% para los afroestadounidenses no hispanos, 39% para los latinos y 34% para los blancos no hispanos, reduciendo la desigualdad en las tasas de pobreza de los afroestadounidenses e hispanos en relación con los blancos”, explicó en un análisis.