Extraño caso de un estadounidense que encontró 160 bolas de boliche enterradas en el jardín de su casa

Todo empezó como una remodelación para arreglar una fuga de agua y terminó con 160 bolas de bolos desenterradas del suelo de su casa.

 

Un hombre de Michigan (Estados Unidos) se sorprendió al encontrar 160 bolas de boliche debajo de una escalera fuera de su casa mientras realizaba renovaciones en su propiedad.

Por Infobae 

David Olson, de 33 años, de la ciudad de Muskegon en Michigan, encontró las bolas debajo de una escalera de concreto en su casa el sábado 1 de julio después de que comenzó a demoler los escalones para averiguar por qué persistía una fuga de agua en su hogar.

Un inspector le había dicho a Olson que necesitaba demoler la escalera para investigar el problema y decidió hacer el trabajo él mismo.

“El inspector me dijo que la plataforma de cemento, justo al lado de su puerta corrediza de vidrio, se inclinaba hacia la casa”, dijo Olson a medios locales. “Tenía un par de horas en mis manos, así que quería darle al mazo”.

Pero después de pasar la primera losa de concreto notó varias bolas de boliche azules incrustadas en la arena debajo, y reveló que encontraba más cada vez que cavaba más en el suelo.

“Estaba asumiendo que tal vez solo había un par allí para completar. Pero cuanto más me metía en esto, más me daba cuenta de que era básicamente una cuadrícula completa de ellas (las bolas) haciendo el peso allí”, dijo Olson al Detroit Free Press.

Podrían haberse enterrado hace más de 70 años.

 

“De hecho, estaba un poco feliz por eso porque es un poco más fácil hacer rodar las bolas de boliche que mover la arena y averiguar dónde poner todo eso”, agregó.

En una publicación que se hizo viral en Facebook, Olson reveló que el primer conteo de bolas era 50, pero al final del día, había descubierto 158 y después encontró más en los arbustos de su patio, así que el conteo total fueron 160 bolas de boliche enterradas en su casa sin razón aparente.

“Fue algo alucinante. Me sentí como un paleontólogo con su pequeño cepillo desempolvando los huesos”, dijo el sorprendido hombre a los medios.

Olson confirmó en Facebook que se comunicó con la oficina de Brunswick Bowling (la marca de las bolas) en Muskegon para preguntar si las bolas eran tóxicas y seguras de desechar.

La empresa le dijo que las bolas podían desecharse de manera segura, pero reveló que, en cambio, decidió reciclar algunas y donar otras a una iglesia local y a su padrastro.

Me dijeron que en la década de 1950 solían poner bolas de boliche dañadas a disposición de la gente para que las tomaran gratis y las usaran como relleno sanitario”, dijo Olson que le contaron en Brunswick.

“No hay forma de saber con certeza si eso es lo que hizo el propietario anterior, pero dado el lugar donde se encontraron las bolas de boliche, parece lógico”, agregaron

Olson contó que Brunswick más tarde se puso en contacto con él sobre la posibilidad de que donara dos de los balones para exhibirlos en su oficina por “razones sentimentales”.

Dijo que les preguntó si a cambio le podrían dar dos pelotas nuevas para que él y su esposa puedan “jugar con estilo”, pero confirmó que aún no ha recibido respuesta.

El hombre de 33 años comenzó una campaña de GoFundMe con la que espera recaudar 15 mil dólares para continuar excavando en su casa y cerciorarse si hay más bolas debajo de los cimientos.

Según Olson la campaña se creó porque para buscar más pelotas tendría que cavar el resto de su patio, algo que no podría pagar sin la ayuda económica de otros.

Luego agradeció a quienes enviaron mensajes de apoyo, escribiendo: “Me gustaría agradecerles a todos por su tiempo, energía y recursos. No puedo creer lo lejos que se ha extendido mi historia”.