Marcos Hernández López: El estado actual del voto PSUV

Marcon Hernández López @Herconsultores

Hoy en Venezuela se puede afirmar que los votantes experimentan una parálisis por el cambio de paradigma socio – político y una desmotivación en muchos votantes que desde su expresión se niegan a participar por la interminable crisis económica, social y política, es significativo apuntar que existen otros factores que inciden en el momento de votar.

Haciendo una breve historia de los 8.191.132 votos alcanzados en 2012 por el PSUV, con Chávez, pasaron a 7.587.579 sufragios que fueron los que alcanzó Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales abril 2013. Se revela que poco más de medio millón votos perdidos en tan solo cinco meses que separó un evento electoral de otro. En el año 2015 el PSUV y sus aliados consiguieron 5.625.248 votos en las elecciones parlamentarias, salen derrotados por la oposición, nuevamente su votación se mueve un poco en los comicios presidenciales de 2018 a 6.245.862 sufragios (la oposición G4 no participó), en los comicios parlamentarios de 6 de diciembre 2020 obtienen 4.317.819.

Desde la lógica como método de razonamiento, el apoyo de las ciencias sociales y aplicadas se puede inferir que los factores que están presente son los siguientes tomando como referencia las dimensiones de la sociología, dentro de este análisis es relevante resaltar que los presupuestos teóricos para la construcción de la interpretación de la acción del voto PSUV se mueve según el enfoque sociológico en: 

– Nivel socio económico según nuestros los estratos D y E siempre son los de mayor manipulación. Se juega con el hambre de la gente.

– El discurso de gobierno, impone el compromiso, disciplina y obligatoriedad de los seguidores del PSUV y aliados. Se puede visualizar en su votación con fluctuaciones desde el 2015 y 2020 en promedio en 5.500.000. Un precario capital político / electoral

– Control social, seguimiento y evaluación en las diversas comunidades por las diferentes estructuras responsables de partido a nivel regional, municipal, UBCH, CLAP, Consejos Comunales entre otros. 

– La narrativa ideológica enfocada en la justicia social

– “Beneficio y oportunidades”

– Clima de opinión de algunos líderes, políticos, intelectuales y dirigentes universitarios.

– Presión social y el miedo al cambio.

– Manejo de simbolismo de Chávez como el liberador.

El significado más consistente, sólido y homogéneo que tienen los militantes con relación al voto PSUV, su acción de votar como un deber y compromiso partidista en tres acepciones: sentimientos de obligación, más allá de las motivaciones; compromiso social con su grupo o comunidad; y una responsabilidad pensamiento chavista.

Todo esto devela que existe un apoyo económico, social y una base cultural en lo “ideológico” formada por normas y valores que han sido potenciados en las diferentes comunidades con talleres, cursos de formación ideológica, estratégicos apoyos socioeconómicos.

Las tendencias en los resultados cuantitativos demuestran que es cierto que el voto PSUV se moviliza más en las presidenciales, pero igual se puede observar que en ambos casos (presidenciales y parlamentarias), el descenso en el número de votantes es notable. Ese “voto duro” de más de cinco millones y medio de votantes registrado en las elecciones parlamentarias de 2015, es comparable a los 5.423.324 votos que registró el chavismo en las elecciones de diputados a la Asamblea Nacional de 2010, por lo que se puede comprobar que ése era el “voto duro”, el que votaba por convicción, así no fuera Chávez el candidato y así no hubiera un contendor significativo en el bando contrario.

En definitiva, en el voto PSUV se nota un agotamiento, apatía y un distanciamiento del proyecto revolucionario originario. El liderazgo político de Maduro está muy cuestionado a lo interno, además del beneficio del CLAP y los bonos de la patria, que mitigan un poco el hambre de los militantes, Nicolás debería ponerse a reflexionar, y atender la configuración de la desesperanza dentro y fuera de su partido político.

Marcos Hernández López presidente de Hercon Consultores

Correo: herná[email protected]

Síguenos en Twitter: @Hercon44 / @Herconsultores

IG: @hercon44