¿Por qué el “socialismo del siglo XXI” destruyó el desarrollo social en Venezuela?

Vicente Brito – Red por la Defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución

 

 

 

Al analizar los resultados del modelo denominado socialismo siglo XXI en el desarrollo social. Podemos afirmar que las desmejoras en calidad de vida han sido causadas por la aplicación de este modelo, el cual nos ha llevado a la difícil situación en que se encuentra la familia venezolana. Lo cual se demuestra en los números de producción actual de las haciendas, fincas, hatos y empresas privadas tomadas al aplicarse la política de estatización de los medios de producción, con caídas entre el 80% y la totalidad de su producción. Con sus efectos en precio y consumo.

Las consecuencias en el desarrollo social se hacen evidentes con el crecimiento vertiginoso de los niveles de pobreza, los cuales se han triplicado desde que en el 2005 se empezó con la aplicación del plan estatista denominado Socialismo Siglo XXI. El cual establecía producir más y a menores precios para mejorar el consumo de las familias venezolanas. Lo que era una alegría por lo anunciado por voceros oficiales, paso a ser un manojo de calamidades ante la drástica caída de la producción nacional, con sus consecuencias en los precios y niveles de escasez existentes de esos productos tradicionales que estábamos acostumbrados a consumir, hoy sustituidos en buena parte por los importados, los cuales son adquiridos en el exterior en dólares, permitiendo las fluctuaciones de sus precios de acuerdo a su valor en los mercados externos.

Otra de las principales razones de esos aumentos de pobreza ha sido la política expansiva monetaria del Banco Central, para apoyar el financiamiento del déficit fiscal, siendo utilizados buena parte de esos recursos para cubrir las inmensas pérdidas de ese gran conglomerado empresarial público, las cuales según las opiniones de destacados analistas nacionales y extranjeros, ninguna dan utilidades sino solo pérdidas, encontrándonos con que los montos requeridos para su sostenimiento provienen de ese financiamiento del Banco Central, lo cual es la razón de la hiperinflación en la que nos encontramos, así lo demuestra la cantidad de dinero en circulación la cual alcanza los dos trillones de bolívares.

Estas evidencias presentadas nos indican cómo la implementación del modelo socialismo siglo XXI resultó antagónico al desarrollo social, así lo demuestran los elevados niveles de pobreza extrema y crítica, caída del consumo familiar por las desmejoras en los ingresos reales. Las reducciones productivas de estas empresas y fincas estatizadas han tenido sus efectos en las comunidades en las cuales se encuentran ubicadas, ya que la reducción de la actividad económica afectó al entorno de empresas vinculadas a su actividad, con sus consecuencias en el empleo al reducirse sustancialmente el número de puestos de trabajo disponibles así como los salarios percibidos.

Todo lo cual nos demuestra cómo el modelo estatista denominado socialismo siglo XXI es el principal responsable, de las desmejoras sociales que afectan nuestra calidad de vida y niveles de desarrollo humano.

Nota de Prensa