El Frente Sandinista celebra el 42 aniversario de la revolución con tres de sus líderes históricos encarcelados por Daniel Ortega

Dora María Téllez, al centro, de boina, a los 23 años comandaba unos tres mil guerrilleros en el Frente Occidental. (Foto archivo)

 

Especial para Infobae.- El Frente Sandinista celebra este lunes el 42 aniversario de la revolución sandinista con tres de sus líderes históricos encarcelados bajo cargos de “traición a la patria”, y otros más han marchado al exilio y otros se mantienen clandestinos para proteger su libertad.

Por infobae.com

El 19 de julio de 1979, caravanas de desaliñados guerrilleros comenzaron a llegar a Managua desde seis frentes de guerra. Dos días antes, había huido de Nicaragua el dictador Anastasio Somoza Debayle, y la Guardia Nacional, desorganizada y casi sin municiones, apenas opuso resistencia al avance guerrillero. Ese día quedó establecido desde hace 42 años como el inicio de la bautizada Revolución Popular Sandinista.

Desde entonces, el 19 de julio se declaró feriado nacional y se ha celebrado a lo grande. Plazas llenas con más cien mil personas, abigarradas de banderas, música y consignas. Famosos invitados entre los que se cuentan Fidel Castro, Yaser Arafat, en los primeros años, y Hugo Chávez, Inacio Lula da Silva, Mahmud Ahmadineyad, Evo Morales y Nicolás Maduro, en los últimos.

Dora María Téllez, al centro, de boina, a los 23 años comandaba unos tres mil guerrilleros en el Frente Occidental. (Foto archivo)

 

Para este lunes no hay anuncio de grandes celebraciones ni famosos invitados, aunque la tradición es que estos últimos llegan de sorpresa. En gran parte se debe a la pandemia de Covid que azota al mundo —la cual desde el año pasado impidió la celebración masiva— y en parte a la crisis política que vive Nicaragua, donde incluso tres de los más prominentes guerrilleros que lideraron la guerra contra Somoza están presos por orden de Daniel Ortega.

Dora María Téllez, con solo 23 años entonces, estaba el mando del poderoso Frente Occidental guerrillero que llegó a Managua para el 19 de julio de 1979.

El 13 de junio pasado, Téllez fue detenida con violencia bajo cargos de traición a la patria, sin que hasta ahora se sepa nada de ella. No la han visto familiares ni abogados. “Por realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización”, argumentó la Policía nicaragüense para su detención.

Otro guerrillero histórico detenido es el general Hugo Torres, quien participó en las dos operaciones de rescate a prisioneros políticos más famosas de la historia del Frente Sandinista. Y el tercero, Víctor Hugo Tinoco, quien comandaba una columna guerrillera del Frente Central, en Jinotega y Matagalpa, al momento del triunfo revolucionario.

Cristian Tinoco, víctima de cáncer, muestra el retrato de su padre Víctor Hugo Tinoco, otro guerrillero histórico detenido por Ortega. (Foto AFP)

 

“Son héroes de la lucha sandinista contra la dictadura somocista”, dice a Infobae la también histórica comandante guerrillera Mónica Baltodano, quien se mantiene escondida por temor a ser presada por su antiguo compañero de armas. “Desde hace algún tiempo no podemos estar en nuestro domicilio. Tomamos medidas de resguardo y protección de nuestra integridad física. No cesan las acciones de vigilancia, de la inteligencia policial y sus patrullas, sobre nosotros. Mi hija Mónica López, sus padres y algunos hermanos, tenemos medidas cautelares de la CIDH, e informamos de todos estos abusos. ¡Por supuesto que temo ser detenida!”

Dora María Téllez fue muy cercana a Daniel Ortega durante su etapa guerrillera. De hecho, estuvo a su lado en la única acción armada en la que participó Ortega. Sucedió en octubre de 1977, cerca de la frontera con Honduras, cuando una columna guerrillera bajo el mando de Ortega emboscó a una patrulla de la Guardia Nacional causando, al menos, cinco bajas fatales. Dora María Téllez estaba a cargo de la ametralladora liviana que abatió la caravana militar.

Luego Téllez sería la tercera al mando en la operación estilo comando, que organizó el Frente Sandinista en agosto de 1978 para tomarse el Congreso, hacer rehenes a los diputados y exigir la liberación de unos 60 presos políticos que la dictadura somocista mantenía hasta entonces. En los meses siguiente la joven guerrillera asumiría la jefatura del Frente Occidental, en León y Chinandega, con aproximadamente tres mil hombres y mujeres bajo su mando.

Este es el comando guerrillero que en 1974 rescató a Daniel Ortega de la cárcel. El primero de la izquierda, en la primera línea, es Hugo Torres. (Foto archivo)

 

Durante la década de los años 80 fue ministra se Salud y diputada. En 1995, por fuertes discrepancias con el grupo que encabezaba Daniel Ortega, dejó el Frente Sandinista para junto a otros formar el partido de disidentes Movimiento Renovador Sandinista (MRS) hoy rebautizado como Unión Demócrata Renovadora (Unamos).

Esta agrupación política ha sido un blanco particular de la represión de Ortega. En 2008 la ilegalizó como partido político al quitarle su personería jurídica y en 48 horas, entre el 12 y 13 de junio pasado, encarceló a seis de sus dirigentes. El general en retiro Hugo Torres es vicepresidente de Unamos.

Torres fue miembro del comando guerrillero que asaltó la casa del somocista José María “Chema” Castillo el 27 de diciembre de 1974. En la casa de Castillo se celebraba esa noche una fiesta en honor al embajador de Estados Unidos en Nicaragua Turner B. Shelton y a ella asistieron familiares de Somoza, altos funcionarios de gobierno y empresarios. El comando negoció la vida de los rehenes, entre los que no se encontraba el embajador estadounidense, a cambio de la liberación de 14 reos sandinistas. Daniel Ortega, quien paras entonces cumplía siete años de una condena de 14 años por el asalto a un banco, fue uno de los liberados por la negociación del comando.

Hugo Torres, frente al Palacio que una vez se tomó, también está encarcelado por Ortega. “Hace 46 años arriesgué la vida para sacar de la cárcel a Daniel Ortega”, relata en un video que grabó antes de ser detenido. (Foto La Prensa)

 

“Hace 46 años arriesgué la vida para sacar de la cárcel a Daniel Ortega y a otros compañeros presos políticos. En 1978 volví a arriesgarla junto con Dora María Téllez y otros compañeros para liberar a aproximadamente 60 presos políticos, entre ellos Tomás Borge, Doris Tijerino, René Núñez y otros”, relató Torres en el video grabado poco antes de su detención.

Víctor Hugo Tinoco, quien fuera vicecanciller de Nicaragua durante los años de la revolución, fue expulsado del Frente Sandinista en 2005, después que intentó disputar la candidatura presidencial a Daniel Ortega en ese partido. También está encarcelado desde el 13 de junio.

“Víctor Hugo Tinoco se destacó como dirigente estudiantil mientras estudiaba Medicina en León. Siendo ya clandestino en Managua dirigió esfuerzos para fundar el Movimiento Pueblo Unido y luego pasó a la montaña, siendo integrante de la Unidad General Pedro Altamirano (GPA). Participó en distintas acciones ofensivas y en la insurrección final, en las tomas de Achuapa y El Sauce. En los ochenta fue embajador de Nicaragua antelas Naciones Unidas; posteriormente, fue vicecanciller del gobierno de Nicaragua”, resume Mónica Baltodano quien se ha dedicado a recoger y publicar la historia de esta guerrilla que llegó al poder en Nicaragua.

Luis Carrión, quien junto a Ortega fue uno de los todopoderosos comandantes de la Dirección Nacional en la década de los 80, huyó al exilio para evitar se apresado. Igualmente se mantienen en el extranjero, aunque sin reconocerse aún como exiliados, el escritor Sergio Ramírez Mercado, quien fuera segundo al mando de Ortega en el gobierno revolucionario; la escritora Gioconda Belli y Moisés Hassan, miembro de la primera Junta de Gobierno que se formó en julio de 1979.

Indignación y vergüenza. En estas dos palabras resume Baltodano los sentimientos que le provoca la celebración del 42 aniversario del triunfo revolucionario que ellos protagonizaron. “Pone en evidencia una vez más la distopía del orteguismo con el proyecto sandinista. Ortega empujó al país en dirección contraria a lo que plantearon Carlos Fonseca (líder histórico de la revolución) y miles de hombres y mujeres que murieron por acabar con la dictadura somocista y construir una sociedad democrática, con justicia social, con libertad e igualdad entre los nicaragüenses”, dice desde su clandestinaje la comandante guerrillera.