“Éramos la santa y la pecadora”: Sarah Ferguson, ex del Príncipe Andrés, habla sobre su relación con Lady Di

Diana de Gales y Sarah Ferguson en un partido de Polo en Windsor, Berkshire (Photo by Tim Graham Photo Library via Getty Images)

 

Sarah Ferguson se casó en 1986 con el tercer hijo de la reina Isabel II, Andrés -hoy con enredos judiciales por su vínculo con el financista pedófilo Jeffrey Epstein -muerto en la cárcel.

Por infobae.com

Pero en los 80, ambos eran jóvenes y sin pasado turbulento detrás. Ese enlace con un miembro de la monarquía le valió mucha notoriedad a Sarah Ferguson, pero también la colocó bajo el foco su amistad con Diana de Gales, su cuñada, que era objeto de un constante escudriño e incluso acoso por parte de los medios.

Los medios las comparaban, las criticaban, buscaban contrastarlas e incluso oponerlas e instalar la idea de un enfrentamiento entre ellas.

Entrevistada por la revista People, Sarah, hoy de 61 años, contó que Diana y ella eran amigas desde la adolescencia, cuando tenían 14 y 15 años respectivamente.

Diana y Sarah Ferguson en el Guard’s Polo Club, Windsor, en june de 1983. Dos años después, la Princesa de Gales le presentó a su amiga a su cuñado Andrés (Photo by Georges De Keerle/Getty Images)

 

De hecho, fue Lady Di quien le presentó a su cuñado. Al verlo ella dijo: “Ay, Andrés es realmente muy buen mozo”. Era el año 1985 y Diana Spencer, casada desde 1981 con el príncipe Carlos, hizo de casamentera entre el hermano de su esposo y su amiga. El “match” funcionó y Sarah y Andrés se casaron al año siguiente, en 1986. La pareja tuvo dos hijas, Beatriz y Eugenia.

En 1992 se separaron, luego de que el Daily Mirror publicara en primera plana fotos comprometedoras de Sarah en la plyaa haciendo topless mientras un amigo le chupaba los dedos de los pies. El divorcio formal tuvo lugar cuatro años después, en 1996.

Tiempos felices: el Príncipe Andrés y Sarah Ferguson en el yate real -Photo by Mike Walker/Shutterstock (9791989c)

 

Ahora, evocando el modo en que las retrataba la prensa en aquellos tiempos, Sarah dijo que “en los 80, estaba Diana, que lucía hermosa, y luego estaba la gorda desgarbada Fergie”. Ella llegó a ser catalogada como “Duquesa de Pork” por la prensa amarilla, en alusión a su silueta. “Diana y yo estábamos allí para que cierta gente ganara muchísimo dinero, pero en aquel momento no nos dábamos cuenta de eso”, dice.

Diana y Sarah en un balcón del Palacio de Buckingham Palace durante una ceremonia, en junio de 1991 (Photo by Jayne Fincher/Princess Diana Archive/Getty Images)

 

“Nos presentaban como la santa y la pecadora. Y lo más importante para nosotras era permanecer fuertemente unidas, y lo hicimos, sin importar lo que se escribiera de nosotras”.

Lo cierto es que la prensa explotaba las diferencias de carácter entre ambas. Más que la amistad que las unía atraía el contraste de personalidades de las concuñadas reales: la reservada y tímida Diana Spencer parecía la contracara de la expansiva y dicharachera Sarah.

Sarah, el príncipe Harry y Diana, asistiendo a un servicio religioso en St Mary Magdalene Church en Sandringham, Norfolk, en la Navidad de 1991 (Photo by Princess Diana Archive/Getty Images)

 

Por otra parte, en aquellos años, eran Sarah y Andrés los que más dolores de cabeza le causaban a la Reina Isabel, por su conducta un tanto alborotada, y algún que otro negocio no del todo transparente (ella apareció mencionada en los Panama Papers, en 2016), mientras que Diana y Carlos se mostraban más circunspectos. Imposible imaginar entonces que serían estos últimos los que con sus desavenencias más complicarían a la familia real. Más imposible aún imaginar que la tímida Diana se animaría a incriminar a su marido del modo en que lo hizo y a ventilar los secretos de alcoba de su infeliz matrimonio.

Princess Diana (1961 – 1997, left) with the Duchess of York during a skiing holiday in Klosters, Switzerland, 9th March 1988. (Photo by James Andanson/Sygma via Getty Images)

 

La Duquesa de York debuta en estos días como novelista, con Her Heart for a Compass (Su corazón por una brújula), que estará en librerías el próximo 3 de agosto, de momento sólo en inglés, y ese es el motivo por el que concedió una entrevista a People que le dedica la portada. Algún antecedente como autora tiene Sarah Ferguson ya que en los últimos años escribió varios libros infantiles.