Fauci aseguró que erradicar la viruela hubiera sido imposible con la desinformación en EEUU

El principal epidemiólogo de EE.UU., Anthony Fauci. EFE/EPA/ANNA MONEYMAKER / POOL/Archivo

 

Erradicar enfermedades como la viruela hubiera sido imposible con la cantidad de información errónea sobre las vacunas que se propaga actualmente en los Estados Unidos, dijo el sábado el máximo asesor de la Casa Blanca para la pandemia del COVID-19, Anthony Fauci.

Por Infobae

“Si hubiéramos tenido el rechazo a las vacunas que vemos en algunos medios, no creo que hubiera sido posible erradicar la viruela”, dijo el inmunólogo en una entrevista con la cadena CNN.

“Probablemente todavía tendríamos viruela, y probablemente todavía tendríamos polio en este país, si hubiéramos tenido el tipo de información falsa que está tan extendida ahora”, agregó.

El viernes, el presidente Joe Biden había acusado a los grandes operadores de las redes sociales de “matar gente” al dejar circular información falsa sobre vacunas, mientras Estados Unidos intenta reactivar una campaña de vacunación que se ha enlentecido.

“Están matando gente. Mire, la única pandemia que tenemos es entre los no vacunados”, recalcó Biden antes de subirse al helicóptero Marine One hacia la residencia presidencial de Camp David, en Maryland, EEUU.

Además, la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki reiteró la acusación a China y Rusia de estar difundiendo desinformación en redes sociales sobre los efectos secundarios y la eficacia de las vacunas creadas en Occidente para promover sus propios sueros contra la covid-19, y dijo que se basaba en datos recopilados por el Departamento de Estado.

Psaki desmintió una de las informaciones que se ha hecho popular en EEUU en las últimas semanas, que apunta a que las inoculaciones pueden causar infertilidad. “Ha sido refutada una y otra vez”, insistió.

El jueves, la máxima autoridad sanitaria de EEUU, el cirujano general Vivek Murthy, avisó de la “amenaza urgente” que supone la desinformación sobre la covid-19, en un momento en el que los casos están subiendo y las tasas de vacunación se han estancado.

La Casa Blanca, además, ha reclamado en varias oportunidades a Facebook que censure este tipo de informaciones no contrastadas u oficiales.

Facebook fustigó estas críticas, presumiendo que había “salvado vidas” con medidas que permiten a sus usuarios tener un mejor acceso a la vacuna.

“No nos distraeremos por acusaciones que no están apoyadas en hechos”, dijo Facebook luego de los comentarios de Biden. Más de 2.000 millones de personas accedieron en Facebook a información autorizada sobre el covid-19 y las vacunas, lo cual es mucho más que cualquier otro sitio de internet, agregó la red social.

La viruela, que mató a alrededor de 300 millones de personas en el siglo XX, más que los conflictos armados, fue declarada oficialmente erradicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1980 gracias al esfuerzo mundial de vacunación lanzado después de la Segunda Guerra Mundial.

La poliomelitis, erradicada oficialmente desde agosto de 2020 de África gracias a la vacuna, resiste en Asia, particularmente en Pakistán y Afganistán, donde esta enfermedad, que provoca parálisis en niños pequeños, sigue siendo endémica.

El fracaso de las campañas de vacunación en esos países se explica en particular por la desconfianza de las poblaciones rurales y la creencia en teorías de conspiración contra los musulmanes.

La ralentización en el ritmo de vacunaciones en Estados Unidos se ha notado especialmente en el tramo de los 12 a los 15 años, que, según datos de los CDC, se ha estancado en las últimas semanas.

De hecho, solo el 25,8% de este grupo de la población está completamente vacunado; frente al más de 47% entre las personas de entre 25 y 39 años o el 74% de entre 50 y 64 años.

”Estamos viendo a gente más joven hospitalizada en este momento relativamente hablando a lo que veíamos antes, cuando no teníamos la gran mayoría de personas mayores vacunadas”, aseveró el coordinador de respuesta a la pandemia de la Casa Blanca, Jeff Zients, en referencia al 77% de inoculados entre los mayores de 75 años en EEUU.