Gobierno dominicano pidió apoyo internacional para promover diálogo interno en Haití

Calma en en las calles de Puerto Príncipe días después del magnicidio

 

El gobierno dominicano solicitó este domingo a la comunidad internacional que contribuya a crear un “ambiente favorable” para un diálogo interno en Haití en medio de la crisis desatada en ese país por el asesinato del presidente Jovenel Moise.

“Simpatizamos con las voces que desde Haití llaman a un gran diálogo nacional que brinde respuesta a esta profunda crisis política y espiral de violencia por la que atraviesa”, señala un comunicado difundido por la cancillería.

República Dominica expresa su “preocupación” por la crisis que “desborda el marco constitucional” de Haití, país con unos 11 millones de habitantes cuya situación se agravó con el magnicidio de Moise.

“Reiteramos el llamado a la comunidad internacional para que contribuya en todo cuanto sea posible a la creación de un ambiente favorable para este imperioso diálogo. Asimismo, manifestamos que no hay solución dominicana a la situación haitiana”, añade el texto.

Dominicana señala que para la conformación de un gobierno “democrático” en Haití se requiere “un proceso electoral justo, libre, transparente y competitivo”.

Pero “esto solo será posible a partir de un diálogo político amplio, inclusivo, sostenido y de buena fe, que permita a los distintos actores lograr un pacto de gobernabilidad que restaure la legitimidad democrática y la institucionalidad en Haití”.

República Dominicana y Haití, que comparten la isla caribeña La Española, tienen una porosa frontera de unos 390 kilómetros por donde pasa un enorme flujo irregular, principalmente de inmigrantes haitianos en busca de mejores condiciones de vida.

Tras el asesinato del mandatario haitiano a manos de presuntos mercenarios extranjeros el pasado 7 de julio, el presidente dominicano, Luis Abinader, ordenó el refuerzo militar y cierre “inmediato” de la frontera para el tránsito de vehículos y personas.

Una semana después, las autoridades dominicanas reiniciaron las exportaciones hacia Haití para evitar un “desabastecimiento general” en el país vecino que produjera “inestabilidad social y flujos migratorios”.