Los Juegos Olímpicos de Tokio frente al temor de un primer brote en la Villa Olímpica

Un venezolano entre los 29 atletas refugiados que participarán en Tokio 2020

 

Dos jugadores y un técnico del equipo sudafricano de fútbol instalados en la Villa Olímpica han dado positivo en covid-19 este domingo, haciendo temer por un brote en la Villa.

En la mañana de este domingo, el comité organizador de Tokio-2020 había anunciado que tres casos positivos “del mismo país y el mismo deporte” habían sido detectados en la Villa Olímpica sin dar mayores precisiones.

Sudáfrica se medirá a México, Francia y Japón en el torneo olímpico masculino de fútbol, que comienza el jueves en la víspera de la ceremonia de apertura de los Juegos.

“Tres miembros de la delegación del equipo sudafricano de fútbol dieron positivo en covid-19 y se encuentran aislados en un recinto adecuado”, afirmó el Comité Olímpico Sudafricano en un comunicado, señalando que el resto del equipo ha dado negativo.

Por su parte, Tokio-2020 había explicado antes que los dos deportistas positivos y su acompañante fueron “aislados en su habitación” y sus “contactos estrechos han sido identificados”.

Estos “contactos” han sido sometidos inmediatamente a pruebas nasofaríngeas, que se añaden al control de saliva cotidiano de los participantes en los Juegos, y deberán “comer en su habitación, entrenarse aparte y tomar transportes separados”, explicó Pierre Ducrey, director adjunto de los Juegos en el seno del Comité Olímpico Internacional (COI).

– Casos “inevitables” –

La duración de estas medidas, que influyen en la vida del grupo así como en la preparación de la competición, dependerá de lo que dicte el “centro de control” anti-covid en la Villa Olímpica.

“Sólo cuando los expertos dictaminen que no supone ningún riesgo para los demás puede uno unirse a su equipo”, detalló Pierre Ducrey.

Un cuarto caso, que afecta a un entrenador, fue identificado en el seno del equipo de rugby VII sudafricano, concentrado en Japón, pero que no está todavía en la Villa Olímpica.

No se trata de los primeros casos de covid-19 relacionados con los Juegos ya que el COI contabilizaba este domingo 55 pruebas positivas entre las 30.000 llevadas a cabo sobre 18.000 deportistas, personal de sus equipos, oficiales o periodistas, llegados a Japón desde el primero de julio.

El COI también confirmó que uno de sus miembros, el surcoreano Seung Min Ryu, dio positivo a su llegada al archipiélago. El martes y el miércoles, los 102 miembros de la instancia se reunirán en un hotel de la capital japonesa para su asamblea general.

Pero el brote sudafricano en la Villa Olímpica ilustra los temores a una infección en cascada en este lugar sin equivalente en el mundo deportivo, poniendo a prueba las medidas anti-covid preparadas desde hace meses.

“Es inevitable que tengamos casos”, reconoció este domingo Christophe Dubi, director de los Juegos en el COI, consciente del temor de una parte de la población japonesa frente a esta cita planetaria.

– Un pico de 6.000 personas –

Aseguró, no obstante, que “todo está listo para limitar las relaciones” y “mantener el riesgo” de infección en cadena “en un mínimo absoluto”.

Los casos positivos ligados a los Juegos son por ahora marginales, subrayaba el sábado el presidente del COI, Thomas Bach, que promete desde hace meses unos Juegos Olímpicos “seguros” tanto para los participantes como para la población japonesa.

Desde la primavera, el COI había concentrado sus esfuerzos en la vacunación de las delegaciones, alcanzando un acuerdo con los laboratorios Pfizer y BioNTech antes de poner en marcha ‘vacunódromos’ olímpicos en Catar y Ruanda.

La instancia pone ahora el acento en el cribado intensivo de los participantes en los Juegos, la limitación de contactos y el aislamiento inmediato de los casos positivos.

“Probablemente sea la población más controlada del mundo en estos momentos”, insistió Pierre Ducrey.

Por otro lado, mientras la Villa Olímpica ha sido concebida para 17.000 personas, sólo “6.000” como máximo podrán residir al mismo tiempo, en el pico previsto a la mitad de los Juegos, calculaba el sábado Christophe Dubi.

La casi totalidad de las pruebas de los Juegos tendrán lugar a puerta cerrada y decenas de miles de participantes -de deportistas a oficiales, pasando por periodistas llegados del extranjero- serán sometidos a estrictas restricciones debido a los riesgos sanitarios.

Preguntados por AFP, habitantes de Tokio mostraron su preocupación: “Pensaba que la Villa Olímpica sería más segura, me sorprende que el virus haya podido entrar (…) la epidemia se extenderá más una vez empiecen los Juegos”, dijo Riyoka Kasahara, de 23 años.

“De alguna manera, me lo esperaba. Me pregunto por qué se celebran estos Juegos, aunque hayamos esperado un año, sobre todo viendo que hay variantes más contagiosas”, afirmó de su lado Shotaro Watanabe, de 22 años.

AFP.